Inicio » Opinión » Análisis » Palestinos: Marchando hacia atrás mientras Israel se prepara para las elecciones

Palestinos: Marchando hacia atrás mientras Israel se prepara para las elecciones

Enlace Judío México e Israel.- Los israelíes están programados para dirigirse a las urnas el 9 de abril para votar por un nuevo parlamento (Knesset). Estas serán las quintas elecciones general en Israel desde 2006.

KHALED ABU TOAMEH

Desde su creación en 1994, la Autoridad Palestina (AP) ha celebrado solo dos elecciones para el Consejo Legislativo Palestino (PLC): la primera en 1996 y la segunda en 2006. El PLC se elige solo por cuatro años, pero las rivalidades políticas entre las facciones palestinas han bloqueado cualquier acuerdo sobre la celebración de votaciones a tiempo.

Por otro lado, los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza, desde 2006, no han tenido una convocatoria de  elecciones para su parlamento, conocido como el Consejo Legislativo Palestino (PLC).

Desde 1994, los palestinos también han celebrado solo dos elecciones presidenciales: la primera en 1996 y la segunda en 2005. Yasser Arafat ganó la primera elección con el 88,2% de los votos. Su único oponente fue Samiha Khalil, una destacada trabajadora de la caridad, que obtuvo solo el 11.5% de los votos.

Mahmoud Abbas ganó la segunda elección presidencial, que tuvo lugar el 9 de enero de 2005. Después de ganar el 62% de los votos, fue elegido para un mandato de cuatro años como el nuevo presidente de la Autoridad Palestina. Abbas, de 83 años, fue uno de los siete candidatos que se presentaron a las elecciones.

Israel ha celebrado siete elecciones generales desde el establecimiento de la Autoridad Palestina en 1994, y desde entonces ha elegido a cinco primeros ministros: Shimon Peres, Benjamin Netanyahu, Ehud Barak, Ariel Sharon y Ehud Olmert. Los palestinos, por el contrario, solo han elegido dos presidentes en los últimos 25 años: Arafat y Abbas.

En esta etapa, parece poco claro si los palestinos lograrán celebrar las elecciones presidenciales y parlamentarias, que se debieron hace mucho tiempo. Abbas acaba de ingresar en el decimoquinto año de su mandato de cuatro años, mientras que el parlamento palestino ha estado inoperativo desde 2007, año en que Hamás tomó el control de la Franja de Gaza.

Abbas decidió recientemente disolver el parlamento palestino. Su decisión provocó fuertes críticas de varios grupos palestinos, incluido Hamás. Los rivales políticos de Abbas han condenado su movimiento como “ilegal e inconstitucional“. Abbas dice que quiere celebrar nuevas elecciones para el parlamento y ha dado instrucciones a su gobierno y al Comité Central de Elecciones de Palestina para que comiencen a prepararse para la votación.

Nadie puede adivinar cómo Abbas celebrará elecciones parlamentarias cuando Hamás y otros grupos palestinos estén diciendo que boicotearán la votación. Bajo las circunstancias actuales, Abbas puede tener que celebrar las elecciones únicamente en los territorios bajo el control de su Autoridad Palestina en Cisjordania, y no en la Franja de Gaza controlada por Hamás.

Lo que está impidiendo principalmente que los palestinos celebren elecciones presidenciales y parlamentarias es la disputa continua entre la facción Fatah de Abbas y Hamás. ّّ No parece que el desacuerdo / la rivalidad haya seguido su curso. Los intentos repetidos en los últimos 13 años por varios países árabes, entre ellos Egipto, Arabia Saudita y Qatar, de llegar a “acuerdos de reconciliación” entre la Autoridad Palestina y Hamás hasta ahora han fracasado.

En las últimas semanas, la rivalidad entre Fatah y Hamás se ha intensificado hasta un punto en el que han comenzado a realizar campañas callejeras y en línea para desacreditarse mutuamente.

Una campaña patrocinada por Hamás está pidiendo la destitución de Abbas con el pretexto de que ya no se lo considera un líder merecido y legítimo porque su mandato en el cargo expiró en 2009. Miles de palestinos han tomado las calles en la Franja de Gaza administrada por Hamás para protestar contra Abbas y exigir que sea destituido del poder en la Cisjordania administrada por Fatah. Las protestas se llevan a cabo bajo la pancarta: “¡Vete!” Los manifestantes anti Abbas están particularmente enojados con el presidente de la Autoridad Palestina debido a las sanciones que impuso en la Franja de Gaza hace más de un año. Estas incluyen recortar los salarios a miles de palestinos y negarse a pagar a Israel por el combustible y los suministros de electricidad a la Franja de Gaza.

Los leales a Fatah en Cisjordania lanzaron una contra-campaña en apoyo de su presidente, Mahmoud Abbas. La semana pasada, Fatah organizó varios mítines a favor de Abbas en varias ciudades de Cisjordania bajo el lema: “Usted me representa” y “Nosotros le elegimos“. Los manifestantes pro Abbas también están criticando a Hamás por su continuo gobierno sobre la Franja de Gaza y su negativa a permitir que el gobierno de la Autoridad Palestina asuma sus responsabilidades allí.

Las manifestaciones, tanto a favor como en contra de Abbas, son otro signo de la profundización de la crisis entre Fatah y Hamás, los principales actores en la arena palestina. Las dos partes también se acusan mutuamente de arrestar y torturar a sus partidarios. La semana pasada, Fatah afirmó que Hamás había arrestado a más de 100 miembros de Fatah en la Franja de Gaza por su papel en la organización de mítines a favor de Abbas allí. Hamás, por su parte, dice que apenas pasa un día sin que la Autoridad Palestina detenga a varios de sus partidarios y miembros en Cisjordania.

Fatah dice que sería imposible celebrar elecciones justas y libres en la Franja de Gaza en un momento en que Hamás está arrestando y torturando a activistas de Fatah y otros opositores políticos allí. Del mismo modo, Hamás dice que sería imposible celebrar elecciones libres y democráticas en Cisjordania en un momento en que las fuerzas de seguridad de Abbas continúan su represión contra los miembros y simpatizantes de Hamás allí.

Que el mundo tome nota: la solución de dos estados se ha realizado en Medio Oriente. Los palestinos han terminado con dos mini-estados separados propios. Estos mini-estados han estado en guerra unos con otros desde 2007. Los líderes de la Autoridad Palestina y Hamás no pueden ponerse de acuerdo en nada, ni siquiera en el horario de verano. Si la AP dice que el horario de verano termina en un día específico, Hamás rechaza la decisión y elige otro día, creando dos zonas horarias diferentes para Cisjordania y la Franja de Gaza.

Si la Autoridad Palestina y Hamás no pueden ponerse de acuerdo sobre la hora del día, se necesita poca imaginación para comprender que no pueden ponerse de acuerdo para garantizar a los palestinos el derecho a tener elecciones democráticas y libres.

Una vez más, los palestinos deben quedarse sentados y mirar con envidia cómo los israelíes se preparan para las próximas elecciones generales, mientras que la Autoridad Palestina y Hamás continúan lanzándose barro en lugar de dirigir al pueblo palestino.

Por ahora, parece que ni la Autoridad Palestina ni Hamás están interesados ​​en celebrar elecciones presidenciales y legislativas. Las dos partes se sienten cómodas con el status quo; la Autoridad Palestina y Abbas son los gobernantes no cuestionados de partes de Cisjordania y no ven ninguna razón por la que deberían arriesgarse a celebrar unas elecciones que podrían resultar en una victoria de Hamás. Hamás, por su parte, se siente cómodo con su control exclusivo de los dos millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza y no ve ninguna razón por la que debería permitir a los palestinos practicar su derecho a elegir nuevos líderes.

En vez de los palestinos marchar hacia la democracia, la Autoridad Palestina y Hamás han elegido el modelo de totalitarismo como forma de gobernar a su pueblo. Las manifestaciones pro Abbas organizadas por Fatah en Cisjordania recuerdan las dictaduras en el mundo árabe que envían a sus leales a las calles para expresar su apoyo al gobernante. Las manifestaciones contra Abbas patrocinadas por Hamás en la Franja de Gaza no resolverán ninguna de las crisis que enfrentan los palestinos allí. Estas protestas son la forma en que Hamás distrae la atención de su incapacidad para mejorar las condiciones de vida de las personas bajo su régimen represivo.

La única forma en que los palestinos pueden avanzar es protestando contra sus líderes fallidos en la Autoridad Palestina y Hamás. Sin embargo, muchos palestinos tienen miedo de hablar en contra de sus gobernantes en Cisjordania y la Franja de Gaza. ¿Por qué hablaría un palestino contra Abbas cuando la Autoridad Palestina arresta y acosa a quienes incluso se atreven a publicar comentarios críticos en Facebook? ¿Por qué cualquier palestino en la Franja de Gaza criticaría a Hamás cuando él o ella sabe que esto pondría en peligro sus vidas?

El 9 de abril, los israelíes volverán a celebrar la democracia votando en unas elecciones libres y democráticas. Mientras tanto, los palestinos marcarán otro año de dictadura y liderazgo fallido, y seguirán soñando con dirigirse a cualquier urna electoral.

Khaled Abu Toameh, un periodista premiado residente en Jerusalén, es un becario de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.

Fuente: Gatestone Institute / Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *