Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Del Holocausto a los Héroes de Hogan

Del Holocausto a los Héroes de Hogan

Enlace Judío México e Israel.- Robert Clary nació en Francia en 1926. Fue el más joven de 14 hermanos. Desde niño, el canto era uno de sus entretenimientos preferidos. Su madre, quien cantaba constantemente durante el trabajo de la casa y el tiempo que se pasaba cuidando a su numerosa familia, le inculcó el gusto por la música y tal como lo refiere en su autobiografía, él intentaba aprender las canciones en Ydish desde que era muy pequeño mezclándose con los Klezmorim. (La palabra klezmer viene de la raíz “kli” que quiere decir instrumento y “zemer” que significa melodía).

THELMA KIRSCH

Estos grupos musicales utilizaban el Ydish para alegrar bodas, Bar Mitzvot, y otros festejos comunitarios y se ganaban la vida yendo por las calles del “shtetl” que eran los pueblos donde se congregaban los judíos de la Europa Oriental antes de las dos guerras mundiales.

Fue en aquella época cunado Clary empieza a cantar profesionalmente en la radio francesa siendo apenas un niño de 12 años con una gran sensibilidad, ya que por aquellos días estudia a su vez artes plásticas en un colegio dedicado solamente a estas asignaturas.

En 1942, debido a su condición de judío, fue hecho prisionero y llevado al campo de concentración de Buchenwald, en Polonia, y es allí donde pierde su nombre y es tatuado en el brazo con el número A5174. Dicho número lo mostraría por el resto de su vida con una mezcla de dolor, orgullo de supervivencia y éxito a pesar de haber vivido en condiciones infrahumanas.

Durante su época en el campo sobrevivió cantando para los oficiales de la SS acompañado por un acordeón.

En sus memorias también cuenta cómo fue despojado de cualquier traza de dignidad humana. Un ejemplo que menciona es la tortura a la cual era sometido, al hacerle dormir dentro de las cámaras de gas junto con cientos de personas hacinadas y a las que habían preparado para el final de su existencia.

Pasaba entonces semanas sin alimento alguno y al recordar aquella terrible época de su juventud, Clary escribe en sus memorias que sobrevivió a ese infierno gracias a su inmadurez, su juventud y al talento que venía desarrollando como cómico y músico, pero principalmente a su buena salud.

“Aun las pesadillas me despiertan sudoroso y gritando a mitad de la noche, -dice recordando aquellos días- pero es entonces cuando empiezo a reflexionar acerca de la parte oscura de la mente humana e intento entender que fue lo que sucedió y cuáles fueron las condiciones históricas para que justo en aquella época saliese a flote la peor parte de ésta y rogándole a D´s que no permitiese que volviera a suceder.”

El campo de Buchenwald fue liberado en abril de 1945. Sin embargo, el resto de su familia ya había sido enviada a Auschwitz y todos habían desaparecido.

Durante su regreso a París y viviendo solo, reanuda su carrera como cantante y logra que sus canciones se vuelvan populares tanto en Francia como en los Estados Unidos. Es así como la empresa Capitol Records se interesó en él y le contrata para viajar hacia los Estados Unidos en 1949.

La sensibilidad y frescura de Robert se convierte en el arma que le sacó adelante dentro del nuevo orden y se integra al gremio artístico participando en diversos shows de televisión como el primer comediante en lengua francesa. En 1950 conoce a Eddie Cantor y llega a ser un padre para él.
Su talento innato fue reconocido muy pronto por Broadway donde participó en diversos musicales.

En el año de 1965 se casa con Natalia Cantor, de quién se había enamorado desde su primer encuentro 15 años antes.

“Los Héroes de Hogan”

En 1965 le ofrecieron el papel de un piloto francés llamado “Le Bau” en la serie cómica que se planeaba presentar en la televisión norteamericana “Los Héroes de Hogan”, cuyo tema central era la vida de un grupo de prisioneros de guerra encerrados en un campo. Estos pertenecían al mismo tiempo a un grupo de la resistencia que realizaba acciones de sabotaje desde dentro.

La serie ridiculizaba a los personajes alemanes. La aparición de Clary en el papel atrajo la atención de los medios, quienes constantemente le preguntaban la similitud de su vida en el campo de concentración y de lo que pensaba se presentaba en la comedia de la cual era parte. Clary por entonces declaraba que “Stalag” era un campo de prisioneros y no uno de concentración y que durante el tiempo que se mantuvo la serie al aire jamás se habló en ella de cámaras de gas, asesinatos o exterminio, pero que no por tratar a los alemanes como incompetentes necesariamente era la verdad, ya que la serie pintaba a los alemanes como el opuesto total de la realidad, pero que para él revivir todos esos recuerdos le había servido para sobrellevar los horrores de una realidad inimaginable.

Cuando la serie salió del aire Clary siguió interpretando papeles en diversos programas, películas y shows de entretenimiento, en los cuales siempre representaba a un héroe de la Segunda Guerra. Además, participó en varias novelas, o como se les llama en inglés “soap operas” y filmó algunas películas.

Dedicó su vida a viajar y dar pláticas y conferencias en Canadá y Estados Unidos acerca de lo que sucedió en la Europa ocupada por el nazismo y la tremenda intolerancia sufrida, de sus vivencias en los campos de concentración y del conocimiento que tenía de los mismos.

Para él, haber sido parte del elenco de “Los héroes de Hogan” significó una catarsis, a la vez que consideraba al programa como un homenaje a los héroes que lucharon por sobrevivir gracias a su ingenio y su talento durante la época más oscura que la humanidad hubiese vivido.

Robert Clary muere en marzo del 2014 a la edad de 88 años habiendo dejado un legado a la humanidad en su autobiografía titulada: “Desde el Holocausto hasta los héroes de Hogan” publicada en el 2001.

Ha sido reconocido por diversas asociaciones y galardonado por la labor a la que dedicó su vida.

“Contar lo sucedido durante el Holocausto para que jamás sea olvidado por la raza humana”

 

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend