Inicio » Destacado » Luxemburgo: el último punto débil de Europa occidental en la restitución del expolio del Holocausto

Luxemburgo: el último punto débil de Europa occidental en la restitución del expolio del Holocausto

(JTA) – Una ley de 1950 impide que aproximadamente el 75% de los casi 4,000 judíos que vivieron allí antes de la invasión nazi de 1940 solicitaran una compensación por propiedad robada

CNAAN LIPHSHIZ

Cuando Luxemburgo asumió la presidencia del principal grupo de trabajo internacional de conmemoración del Holocausto del mundo, su gobierno prometió una acción enérgica.

Tenemos que actuar. Tenemos que movilizarnos. Tenemos que oponernos al” revisionismo y la indiferencia, dijo el mes pasado George Santer, embajador de Luxemburgo ante la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés), cuando su país asumió la presidencia rotatoria de ese grupo de trabajo de 32 naciones.

Sin embargo, casi dos meses después, Luxemburgo aún hace más difícil que cualquier otra nación de Europa occidental que los judíos reclamen bienes y propiedades perdidos bajo la ocupación nazis.

Los críticos dicen que las leyes del país hacen que incluso la solicitud de restitución sea imposible para la mayoría de los judíos que vivieron allí durante la Segunda Guerra Mundial y sus descendientes.

La controversia está arraigada en una ley de 1950 que restringe la idoneidad de restitución para los ciudadanos y algunas “personas apátridas” que emigraron al pequeño país antes de 1931. Única en el oeste del continente, la ley de restitución de Luxemburgo excluye a aproximadamente el 75 por ciento de los aproximadamente 4,000 judíos que vivieron allí antes de la invasión nazi de 1940.

Esta ley es ciertamente inusual entre los vecinos de Luxemburgo“, dijo Vincent Artuso, un historiador residente en París.

En 2015, Artuso publicó un informe condenatorio sobre la colaboración de las autoridades de Luxemburgo con los nazis. Mientras que otras naciones de Europa occidental reformaron sus leyes de restitución en la década de 1990, “la de Luxemburgo siguió siendo la misma“, dijo.

Esto significa que Luxemburgo “es el único país de Europa occidental con importantes problemas de restitución no resueltos“, según Gideon Taylor, presidente de operaciones de la Organización Mundial de Restitución de Judíos.

En juego están cientos de propiedades inmobiliarias en la ciudad de Luxemburgo, una de las capitales más bellas y caras de Europa. Pero incluso eso puede verse eclipsado por el dinero atrapado en fondos inactivos o robados que se hallan perdidos en el opaco sector bancario de Luxemburgo, la industria líder en este país de 500,000 habitantes que es aproximadamente del tamaño de Rhode Island.

El sobreviviente del Holocausto Marcel Kahn tocando la armonica durante una ceremonia de conmemoracion del Holocausto en Luxemburgo el 27 de enero de 2016. (Jwh / Wikmedia Commons)

Luxemburgo tiene unos 140 bancos con una fuerza laboral combinada de unos 30.000 empleados. Constantemente encabeza la tabla de producto interno bruto per cápita de Europa con $ 114,000. Eso es cuatro veces el promedio europeo y 36 por ciento más alto que Suiza, el segundo lugar en la lista.

El secreto bancario y las leyes en Luxemburgo “hacen imposible saber lo que perdimos“, dijo Marcel Salomon, un nativo del país que sobrevivió al Holocausto de niño porque su familia obtuvo visas para la República Dominicana.

El hecho de que Luxemburgo es un importante centro bancario parece guardar relación con la aparente dificultad del país para reformar sus leyes de restitución, dijo Artuso.

El problema aquí probablemente no se trata de devolver el dinero y las propiedades de unos pocos cientos de judíos“, dijo. “La preocupación, creo, es que una revisión de lo que sucedió con la propiedad judía se abriría al escrutinio de la absorción de fondos de innumerables cuentas inactivas en la industria bancaria. Podría comenzar una avalancha“.

Esa misma razón llevó a otras potencias bancarias, entre ellas Bélgica y Suiza, a resistir el escrutinio de su manejo de las propiedades judías durante muchos años hasta que finalmente cedieron, incurriendo en miles de millones en pérdidas.

Las leyes de restitución de Luxemburgo también tendrán que cambiar“, opinó Artuso.

Hay indicios de que el problema ya está cambiando.

En febrero, Luxemburgo acordó establecer un grupo de trabajo que examinaría los problemas de restitución después de una reunión entre su primer ministro, Xavier Bettel, y el enviado especial de los Estados Unidos para asuntos del Holocausto, Tom Yazdgerdi.

Hay problemas específicos con las cuentas bancarias inactivas que estamos viendo con el gobierno, y hay un proyecto de ley en el parlamento para resolverlo“, dijo Yazdgerdi al Luxembourg Times durante su visita.

Establecer el grupo de trabajo es un “avance“, dijo Taylor, el jefe del grupo de restitución mundial. También dijo que Luxemburgo era “una nación víctima” de la ocupación nazi, a pesar de cierta colaboración.

Por ahora, el problema de la restitución es “una injusticia constante“, según Karin Meyer, miembro de la comunidad judía de Luxemburgo, cuya carta abierta el año pasado a su gobierno provocó una consulta parlamentaria. No dio lugar a un cambio, ya que el gobierno reiteró su posición en contra de la reforma. Pero centró la atención de los medios locales en el problema.

Traicionados por un vecino de los nazis en 1940, mis abuelos y bisabuelos perdieron todo: su negocio de pintura, su departamento, sus muebles y equipo, su dinero y sus posesiones, y su dignidad“, escribió Meyer. Su dinero “permanece escondido en misteriosas cuentas inactivas en los bancos de Luxemburgo“.

Santer, el embajador ante la IHRA, no respondió a la solicitud de comentarios de la Agencia Judía Telegráfica sobre este tema, refiriéndola a la Oficina del Primer Ministro, que no respondió de inmediato a la pregunta de JTA.

Artuso dijo que la cantidad de dinero robado a los judíos y absorbido por la riqueza nacional de Luxemburgo es desconocida “porque no hay voluntad política para averiguarlo“.

La ley de Luxemburgo de 1950 parece haber sido diseñada específicamente para impedir que los refugiados busquen una restitución, dijo.

Específicamente, la estipulación que prohíbe a las personas que llegaron a Luxemburgo después de 1930 buscar la restitución “habla por sí misma“, dijo Artuso. Al predecir el ascenso al poder de Adolf Hitler por dos años, excluye a al menos 2,000 judíos que huyeron a Luxemburgo después de 1933, duplicando la población judía del país.

El padre de Marcel Salomon, Aron Joseph Salomon, era un inmigrante polaco que abrió un exitoso taller de reparación de zapatos en Luxemburgo después de 1930. Nunca fue naturalizado “porque era imposible convertirse en ciudadano“, dijo su hijo a JTA. Antes de huir, el padre logró convertir gran parte del efectivo de la familia en diamantes.

Pero no tenemos idea de lo que quedaba en las compañías bancarias y de seguros, y en los bienes raíces“, dijo Salomon, de 84 años.

Los Salomon huyeron de Luxemburgo poco después de la invasión nazi en mayo de 1940. Abordaron un tren a Portugal, pero fueron detenidos en España y enviados de vuelta a Francia. A la edad de 5 años, Salomon pasó días y días en el tren con sus padres y docenas de otros judíos, sin poder salir de un vagón que rápidamente se inundó de orina y excrementos.

Una mujer y su bebé habían muerto durante el parto en el vagón“, recordó. “Sus cuerpos fueron dejados allí por días hasta que los alemanes nos dejaron sacarlos“.

Salomon dijo que las condiciones a bordo del tren eran tan horribles que los judíos que viajaban en él se sintieron aliviados al ser trasladados de España a la Francia ocupada por los nazis, aunque sabían que estaban destinados a los campos de concentración.

Arrastrando a la mayoría de las otras naciones de Europa occidental por cerca de dos décadas, Luxemburgo en 2015 finalmente se disculpó oficialmente por la colaboración de sus autoridades en reunir judíos para ser asesinados.

Fue parte de un cambio más amplio que siguió a la formación en 2013 de una coalición de izquierda encabezada por el Primer Ministro Bettel (también es el primer jefe de estado abiertamente homosexual de Luxemburgo). Terminó con un control del poder por parte del Partido socialdemócrata de centro derecha, que se prolongó durante décadas, “y hubo una sensación de querer hacer lo correcto y decir la verdad sobre el Holocausto“, dijo el historiador Artuso.

Pero, con el tiempo, “se hizo evidente que la buena voluntad se extendía a decir lo correcto“, dijo. “No fue suficiente para pasar a la acción y la compensación material“.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend