avatar_default

(JTA) – El escritor argentino Jorge Luis Borges es más conocido por sus cuentos y poemas complejos y surrealistas. Pocos saben que era un gran admirador de Israel y del pueblo judío.

Este lado del aclamado autor se revela en “Borges, Judaísmo e Israel“, un nuevo libro que incluye algunos de sus escritos, fotos y cartas no publicadas. Debutó esta semana en la Feria del Libro de Buenos Aires en un panel con profesores académicos y la viuda de Borges, Maria Kodama. Su publicación fue programada para conmemorar los 50 años desde que Borges hizo su primer viaje a Israel y cumplió 120 años.

Borges tenía un sorprendente número de conexiones judías. Su abuela inglesa, Fanny Haslam, era una experta en la Biblia hebrea.

Creo que mi pasión por Israel proviene de mi abuela inglesa. Ella era protestante, lo que significa que era una lectora de la Biblia “, dijo Borges una vez. “Es decir, crecí un poco en un entorno bíblico, es decir, en un entorno judío“.

Borges también estableció estrechos vínculos con muchos amigos y colegas judíos, incluidos dos que conoció mientras estudiaba en el Calvin College de Ginebra: Simon Jichlinki y Maurice Abramowicz, con quienes continuaría siendo amigos durante toda su vida.

Borges nació Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo, y el libro incluye un prólogo de Kodama en el que revela una carta de Borges a Abramovich reconociendo que el apellido Acevedo está asociado con judíos sefardíes, es decir, aquellos con raíces en España.

No sé cómo celebrar esta corriente de sangre judía que corre por mis venas“, escribió Borges a su amigo.

El 16 de octubre de 1966, Borges, quien ya tenía una discapacidad visual (se quedaría completamente ciego a los 55 años), envió una carta a David Ben-Gurion, el primer primer ministro de Israel.

Quizás no ignore la afinidad que siempre he sentido por su admirable pueblo“, escribió.

Borges, un gran admirador de escritores judíos como Baruj Spinoza, Martin Buber, S.Y. Agnon y Gershom Scholem, agregó: “También creo que más allá de los riesgos de la sangre, todos somos griegos y hebreos“.

Borges, que no era religioso pero estaba interesado en varias religiones diferentes, visitó Israel en 1969 y 1971. En su primera visita, fue invitado por el gobierno debido a su amistad con Ben-Gurion.

Justo después de esa visita, Borges escribió un poema titulado “Israel, 1969“. En 1971, Borges estuvo en Jerusalén para recibir el premio literario más alto otorgado por Israel, el Premio de Jerusalén.

Las 246 páginas de los libros incluyen capítulos sobre “Israel”, “Judaísmo”, “Cabalá”, “Spinoza”, “Sefarad” y “Judería”, todo relacionado con la forma en que estos problemas aparecieron en las obras de Borges.

El lunes, la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, participó en un evento en la feria del libro en el que la compañía israelí Orcam donó un dispositivo que ayuda a las personas ciegas a leer. El dispositivo fue probado con el libro sobre Borges e Israel cuando la vicepresidenta tuiteaba a sus millones de seguidores.

El libro es coeditado por el centro argentino para el estudio de la cultura sefardí, Cidicsef y la Embajada de Israel.

En 1986 comenzamos la primera investigación sobre el tema de Borges e Israel en nuestra revista Sefardica. Ahora presentamos nuestra investigación en un nuevo formato“, dijo un emocionado Mario Cohen, el presidente de Cidicsef.

¡’Borges jai vekayam!’”, dijo: en hebreo, Borges está vivo y perdura.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí