Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Monte Moriah, el sacrilegio más grande de la historia

Monte Moriah, el sacrilegio más grande de la historia

Enlace Judío México e Israel.- Queridos amigos, es frecuente que mentiras increíbles, por permanentes deformaciones históricas, se transformen en una nueva verdad, no discutida por nadie.

EDUARDO HADJES

En la actualidad, los palestinos, vergonzosamente abalados por UNESCO, nos pretenden imponer que el “Monte del Templo” no está vinculado con la fe judía, sino que sería patrimonio palestino. Este Monte del Templo, es en realidad, el Monte Moriah, mencionado en la Torá (conocido en el mundo cristiano como Pentateuco o los primeros 5 libros del Antiguo Testamento) prácticamente desde los inicios mismos de la fe del pueblo judío, con la idea del DIOS único.

Abraham, el primer Patriarca del pueblo de Israel, es sometido a 10 pruebas por Dios. La última, es la orden de sacrificar a su hijo Isaac, “su único, su amado”. El lugar al que es conducido Abraham para efectuar tal sacrificio, oportunamente frustrado por El Creador, es el Monte Moriah. Luego de esta prueba, Hashem (Dios) comprende que elegir a Abraham y su descendencia, como su pueblo elegido, es correcta.

Nuevamente nos encontramos con su mención en la Torá, cuando se relata el sueño de Jacob y la escalera que lo conduce al cielo. En ambas oportunidades, el lugar preciso para estos trascendentales acontecimientos, es justo en una roca que, por tales acontecimientos, pasa a ser sagrada. Reiteradamente, Jerusalén es mencionada en El Tanaj (la Biblia para los judíos y para los cristianos el Antiguo Testamento) llegando a 631 veces, mientras que en el Corán, nunca es nombrada.

Pasados los siglos, será en dicho lugar, donde el Rey Salomón, construye el Templo a Dios, conocido mundialmente como “El Templo de Salomón”. Esto acontece aproximadamente 1000 años a.e.c. y el lugar es elegido por ser, dada su santidad, el sitio donde se ha de guardar el “Arca de la Alianza” y el Kadosh a Kadoshim (lo más sagrado de lo sagrado) donde se guardan las 2 Tablas de la Ley, con los 10 mandamientos, gravados por Dios, cuando se los entrega a Moisés.

El año 586 a.e.c. Nabucodonosor, Rey de los Babilonios, destruye el Templo de Salomón, llevando a la mayoría de los israelitas, al destierro. Con posterioridad, los persas derrotan al Imperio babilonio y devuelven a los judíos a sus tierras ancestrales, donde el Rey Herodes el Grande, reconstruye en el mismo lugar, el Templo conocido como el “Segundo Templo”

El año 332 a.e.c. los griegos conquistan el reino de Israel y ocupan Jerusalén, siendo derrotados por los israelitas el 167 a.e.c. El Segundo Templo es purificado y vuelve a ser el principal lugar de oración para los israelitas. El año 69 a.e.c. serán los romanos los que conquisten el Reino de Judá, lo que no impide que el Segúndo Templo, siga activo. Será en dicho lugar donde, acorde a la tradición cristiana, predicará Jesús y sus apóstoles, todos ellos judíos.

Es en torno a Jerusalén y el Reino de Judá, donde los Apóstoles darán nacimiento al Cristianismo, palabra derivada del latín que no se refiere a la crucifixión de Jesús, sino que en torno a la idea del “Mesías”.

El año 70 e.c. los romanos destruyen el Segundo Templo, en un intento por vencer definitivamente a los israelitas que permanentemente se sublevan, por no aceptar la imposición de dioses paganos. Lo único que queda del Templo de Herodes, será el muro occidental, hoy conocido como el “Muro de los Lamentos” “Hakotel Hama’aravi” el lugar más sagrado para el pueblo judío, hasta la actualidad, lo que hoy es conocido como el “Muro de los Lamentos” estando gran parte del muro, bajo las mezquitas hoy existentes. Es sólo en una porción no cubierta, el Muro Occidental, donde los judíos, a lo largo de 2 mil años, en forma ininterrumpida, han concurrido a efectuar sus oraciones.

El Emperador romano Vespasiano, es quien destruye el Segundo Templo, el año 67. Será su hijo Tito quien, luego de derrotar a Bar Kojba, el año 135, termina definitivamente con la conquista de Judá, el segundo Estado Judío, cambiándole el nombre en un vano intento por erradicar totalmente la fe judaica. A partir de ese momento, Judá será “Palestina”, palabra de origen filisteo, uno de los enemigos más encarnizados del pueblo de Israel.

Jerusalén, a su vez, será rebautizado Aelia Capitolina. ¿Recuerda alguien este nombre en la actualidad? Sabemos que no, con lo que se demuestra el fracaso de las intenciones de Tito.

El año 575, nace en La Meca, Mahoma, creador del islamismo y su dios Alá. Muere el año 632 en Medina, teniendo como lugar sagrado, el sitio en que se ubica hasta nuestros días, la Kaaba o Piedra Negra. Sabemos que los musulmanes efectúan sus oraciones diarias, mirando esta Roca, ubicada en La Meca, capital de Saudi Arabia y, en teoría, cada musulmán debería visitar como mínimo, una vez en su vida. Tiene tal importancia esta peregrinación, que aquellos que la efectúan, tienen el privilegio de agregar a su nombre Adj (peregrino) lo que les da un prestigio inigualable.

Son muchos los conquistadores que pasan por Jerusalén y ninguno lo establece como su capital. Incluso “Palestina” sólo pasará a ser un lugar más, dentro de los bastos dominios de cada uno de estos conquistadores.

El año 688 (56 años después de la muerte de Mahoma) Abd al-Malik, Califa de Damasco, construye en los lugares más sagrados para el pueblo de Israel, la Mezquita del Domo de la Roca, por haber sido levantada en torno a la Roca del sacrificio de Abraham a su hijo y del sueño de Jacob, como ya vimos anteriormente. Sabemos que en dicho lugar, estuvo el Sancto Sanctórum en el Primer Templo.

¿Se habrá dado en la historia de la humanidad, una profanación tan espantosa?

Posteriormente, bajo la dinastía de los Omegas, se levantará también en estos lugares tan sagrados para los judíos, ya que corresponde a la Explanada del Templo, hoy nombrada como la Explanada de las Mezquitas, la Mezquita Al Aqsa, entre los años 691 y 710.

DOBLE PROFANACIÓN QUE NADIE RECONOCE COMO TAL.

Según la tradición musulmana, Mahoma ascendió al cielo “desde la Mezquita más lejana” a la Piedra Negra. Durante siglos, fue considerado este “punto más lejano” una Gran Mezquita de Medina. Con posterioridad, ahora dicen referirse a La Mezquita Al Aqsa. Si Mahoma murió el 632 ¿Cómo pudo ascender al cielo, montando su caballo blanco desde una mezquita cuya construcción se inició 59 años después?

Esta mezquita ha sido destruida en 5 oportunidades a causa de terremotos. La última reconstrucción fue el año 1035. Es tal la certeza que estas dos mezquitas fueron construidas justo donde originalmente se erigieron los dos Templos judíos ya mencionados, que durante la conquista de los Cruzados, la porción del muro no cubierto por las dos mezquitas profanadoras, fue conocido como el Muro del Templo de Salomón.

El tercer Estado Judío, ubicado siempre en el mismo lugar, nace a partir del 14 de Mayo de 1948, luego del retiro de los ingleses, acorde a una resolución de la ONU, que dividía lo que quedaba de “Palestina” luego del despojo del Reino Unido, al crear en todas las tierras al otro lado del Jordán, al Reino Hachemita del Jordán, hoy Jordania, en un Estado Judío y otro Árabe.

Nunca la resolución de la ONU habló de Estado Palestino. Tampoco Egipto y Jordania, que luego del desconocimiento del acuerdo internacional por parte de los Países integrantes de La Liga Árabe, al invadir al naciente Estado de Israel, quedaron al finalizar esta primera guerra, con parte importante de lo destinado para el Estado Árabe, por Egipto al sur (La Franja de Gaza) y Jordania al centro y el norte. Jamás pasó por la mente de nadie, el dar cumplimiento de la resolución de la ONU, referido al tal Estado Árabe.

Fue necesario que Israel conquistara el total de las tierras usurpadas por Egipto y Jordania, el año 1967, para que árabes y ahora “palestinos” reclamaran que Israel abandonara los territorios ocupados, luego de defenderse del ataque árabe, derrotándolos estrepitosamente, para crear “Palestina” y que su capital fuera una parte de Jerusalén, justo donde están los sitios más sagrados para los judíos, como es el Muro de los Lamentos y su explanada.

Entre 1948 y 1967, la parte antigua de Jerusalén, quedó bajo la ocupación jordana. En dicho período, se prohibió a los judíos a visitar sus ligares sagrados y, por añadidura, los jordanos destruyeron 50 sinagogas, muchas de ellas, milenarias.

Nadie, salvo los judíos, reclamó por esta nueva profanación por parte de musulmanes a lugares sagrados judíos. ¿Se imaginan la reacción mundial si Israel tan sólo tocara una mezquita? Ya vimos que desde sus inicios, los seguidores de Mahoma, se han considerado con el derecho a destruir y profanar templos judíos o cristianos. Sólo sus propios lugares sagrados son intocables y eso, el mundo lo acepta, guardando ominoso silencio.

Lo más asombroso de esta historia es que, en la actualidad y bajo los funestos auspicios de la UNESCO, se ha establecido que desde siempre, fueron los “palestinos” los que poblaron los reinos de Israel y Judá. Igualmente, fueron “palestinos” los que salieron de Egipto, para establecerse en Canaán, para construir el Templo de Salomón, incluso, acorde a declaraciones de Mahmoud Abbas, Jesús era palestino.

Tan horrenda deformación histórica, aunque parezca mentira, al respaldarla la UNESCO, pasan a ser la mayoría de los estados democráticos del mundo, los que dan con su voto, validez a tal aberración. La mayoría de los países latinoamericanos (incluido Chile) y europeos, acatan este cambio a la historia de la humanidad.

¿Será ignorancia histórica o antisemitismo ancestral lo que lleva a tal vergonzosa situación? DE MÁS ESTÁ REITERAR COMO EL MUNDO SUPUESTAMENTE CIVILIZADO, GUARDA VERGONZOSO SILENCIO ANTE LA PROFANACIÓN DE TEMPLOS SAGRADOS, TANTO JUDÍOS COMO CRISTIANOS.

Mientras en Occidente se construyen permanentemente Mezquitas, en ningún país musulmán, se pueden edificar Iglesias y mucho menos, Sinagogas. Mientras los integrantes de UNESCO sigan respaldando la causa palestina en este aspecto, seguiremos viendo profanaciones y distorsiones carentes de explicación racional.

LA CULPA NO ES DEL CHANCHO SINO QUE DEL QUE LE DA EL AFRECHO.

David ben Jaim

 

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

1 Comment

  1. CARSINI dice:

    Tremendo analisis..muy bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend