Inicio » Opinión » Análisis » ¿Quién era el extraño invitado de la fila 4?

¿Quién era el extraño invitado de la fila 4?

Enlace Judío México e Israel.- Mohsen Alí dijo que había que investigar si el ataque a la AMIA no fue un autoatentado de la colectividad judía. Estuvo entre los invitados especiales a la presentación del libro de Cristina Kirchner en La Rural.

HÉCTOR GAMBINI

Estuvo en la cuarta fila de la sala Jorge Luis Borges, como invitado especial a la presentación del libro de Cristina. Se sentó delante de Pino Solanas, María Victoria Donda y Leopoldo Moreau. Antes de salir se sacó una selfie con Felipe Solá y Aníbal Fernández. Los tres sonríen.

Como casi todos los que ocuparon las mil sillas para invitados el día de la presentación de Sinceramente, el Sheij Mohsen Alí también estaba eufórico.

Mohsen Alí -argentino, religioso de la mezquita At-Tahuid de Floresta- había sido señalado por el fiscal Nisman como uno de los nexos entre el gobierno de Cristina y el gobierno de Irán en la época en que se urdió el pacto de encubrimiento al ataque a la AMIA (1994, 85 muertos) que luego denunció el fiscal, cuatro días antes de ser hallado sin vida en su departamento de Puerto Madero.

Además de enarbolar habituales consignas antisemitas, Mohsen Alí le pidió a la Justicia argentina que investigara la posibilidad de un autoatentado. Es decir, si la AMIA fue volada por la comunidad judía. Se lo planteó al juez federal Rodolfo Canicoba Corral a quien, cuando se comenzó a investigar la “pista iraní”, acusó de “haber cedido al lobby sionista”.

Nisman lo menciona como “uno de los principales facilitadores de las comunicaciones entre grupos fundamentalistas iraníes y Buenos Aires”, aunque no lo imputó. No hubo escuchas directas que lo involucraran.

Las vinculaciones que le atribuyen a Alí con Hezbolá lo sitúan cerca del ex agregado cultural de Irán Mohsen Rabbani, imputado por el atentado a la AMIA. Alí lideró movilizaciones en Buenos Aires en favor de Hezbolá y cultivó buenos vínculos con el viejo Quebracho de Fernando Esteche, siempre al amparo de las “fuerzas de choque” que proveía Luis D’Elía-, en su afán por derribar la pista iraní y ayudar a lubricar el pacto que el fiscal Nisman investigó como una negociación para que el atentado quedase impune. La misma denuncia sostiene que Quebracho se financiaba con fondos iraníes.

Nisman menciona a Mohsen Alí junto a Jorge “Yussuf” Khalil, también de la mezquita de Floresta. Khalil sí fue procesado e irá a juicio junto a la autora de “Sinceramente”, si la Corte lo permite. Rabbani se fue a Irán y es uno de los líderes que debía interrogar la Justicia argentina tras el pacto. Fue el fundador de la mezquita que hoy preside Mohsen Alí.

Según Nisman, en esa mezquita Rabbani “adoctrinó en sus posturas extremas a seguidores locales”. En esa platea estaba Alí.

En el Instituto Patria negaron que el Sheij tenga allí un empleo estable. Para llegar al privilegio de la fila 4 invitado por su jefa política, sólo debió caminar unos pasos. La mezquita At-Tahuid, que él dirige, tenía su propio stand en la Feria del Libro.

El repudio tras su aparición en el acto de Cristina provocó la defensa de FEIRA (Federación de Entidades Islámicas de la República Argentina) a través de un comunicado firmado por su presidente, Daniel Hosain.

Hosain fue detenido por la Justicia Federal en 2010 acusado por la AFIP de evadir 16 millones de pesos en impuestos. Hace dos años se acercó a la mezquita de Floresta a trabajar con el Sheij Alí, a quien ahora salió a defender desde el sello de una entidad que funciona en la misma mezquita. Parece una autodefensa.

Un tiempo antes de sentarse en la fila 4, Mohsen Alí había opinado que Nisman se suicidó. Lo hizo con la convicción militante de quienes creen que si el fiscal fue asesinado, como sostiene el expediente judicial, su crimen aún salpicaría al gobierno de Cristina.

 

 

Fuente:clarin.com

1 Comment

  1. Este sheij es el representante de hizballah y de Irán en la Argentina.La mezquita de Floresta es la del prófugo Moshen Rabbani, quien la fundó en 1983, cuando se fueron los militares y volvio una democrácia permisiva al país.
    La mezquita de Floresta junto a la mezquita de la ciudad de Cañuelas y la de San Miguel de Tucumán (en la provincia de Tucumán) siempre estuvieron en la mira de la Side o inteligencia de Argentina por los atentados antijudíos en particular el de AMIA en 1994.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *