Inicio » Opinión » Historia Judía » El ‘Libro Blanco’: ochenta años después

El ‘Libro Blanco’: ochenta años después

Enlace Judío México e Israel.- Jaim Weizmann lo calificó de “sentencia de muerte para el pueblo judío“. David Ben Gurion declaró que los sionistas “pelearían la guerra como si no hubiera un Libro Blanco y lucharían contra el Libro Blanco como si no hubiera una guerra“.

Hace ochenta años, el gobierno británico promulgó una política ominosa y devastadora que traería una severa destrucción al pueblo judío.

El “Libro Blanco” de Macdonald, que lleva el nombre del canciller colonial Malcolm Macdonald, se propuso el 17 de mayo y se ratificó el 22 de mayo de 1939. Esa semana, los compromisos británicos de facilitar un estado judío en los términos de la Declaración Balfour de 1917 quedaron esencialmente anulados. El Libro Blanco también negaba que los judíos buscaran refugio desesperadamente cuando surgió la amenaza nazi.

El 9 de noviembre de 1938, el gobierno británico anunció su intención de invitar a representantes de los árabes en Palestina y países cercanos a reunirse con representantes judíos en una conferencia en Londres que se celebraría entre árabes y sionistas en busca de una solución a las vastas diferencias entre ellos. Desde el principio, las reuniones propuestas fueron una aventura inútil, ya que los árabes se negaron incluso a sentarse con los judíos. Se llevaron a cabo reuniones separadas y terminaron, como era de esperar, sin resolución.

Bajo el “Libro Blanco” de Macdonald, la recomendación de la Comisión Peel de 1937 para la partición de la tierra fue rechazada. Los árabes ya la habían rechazado. La inmigración judía se restringiría a 15,000 por año durante los próximos cinco años, y las compras de tierras por parte de los sionistas se verían severamente restringidas. Cualquier otra inmigración después de los cinco años sería determinada por la mayoría árabe (el Mandato tenía la intención de ser un fideicomiso mantenido por Gran Bretaña hasta que los judíos se convirtieran en la mayoría, en cuyo momento se les otorgaría su patria), que esencialmente terminaría con la empresa sionista.

Este movimiento de los británicos llegó como la culminación de más de veinte años de olas intermitentes de terror árabe y al final de tres años de devastadores disturbios árabes en la Palestina del Mandato británico. Las fronteras inicialmente propuestas de un Estado judío por la Declaración Balfour serían entonces reducidas gradualmente hasta que no hubiera un Estado judío en absoluto. Se cumplieron las demandas de los opositores de Sión.

El hecho de que el Mandato británico sobre Palestina fuera una responsabilidad que le fue otorgada por un partido externo, la Liga de las Naciones en San Remo en 1922, y por lo tanto no otorgó exclusivamente carta blanca a los británicos para que actuaran como quisieran, significaba poco, ya que la organización en los años treinta tenía una importancia mínima. De todos modos, ¿quién responsabilizaría a los británicos cuando sus respectivas naciones también impusieran severas cuotas a la inmigración judía? Estos son los años en que los judíos pudieron haber huido de Europa y haber sobrevivido, pero no tenían a dónde ir.

En la sección uno, párrafo dos, línea uno, del Libro Blanco, la siguiente línea resume las intenciones británicas: “El gobierno de Su Majestad cree que los redactores del mandato en el que se incorporó la declaración de Balfour no pudieron tener la intención de que Palestina se convirtiera en … un Estado judío contra la voluntad de la población árabe del país“.

La Agencia Judía respondió rápidamente con indignación. “El pueblo judío considera que esta política es una violación de la fe y una rendición al terrorismo árabe … Está en la hora más oscura de la historia judía que el gobierno británico propone privar a los judíos de su última esperanza y cerrar el camino de regreso a su patria”. Al día siguiente, se convocó una huelga general para los judíos en Palestina. Ese día, 300,000 judíos en Palestina asistieron a las protestas, en las cuales 120 judíos resultaron heridos durante los enfrentamientos con la policía británica. En una protesta, el Gran Rabino Ashkenazi, Yaakov Herzog, quemó una copia del Libro Blanco. Las protestas continuaron durante las siguientes semanas.

Jaim Weizmann lo calificó de “sentencia de muerte para el pueblo judío“. David Ben Gurion declaró que los sionistas “pelearían la guerra como si no hubiera un Libro Blanco y contra el Libro Blanco como si no hubiera guerra“.

El Fondo Nacional Judío envió fondos de emergencia a Palestina para comprar tierras mientras aún existía la oportunidad.

Tres días después, el 21 de mayo, habían comenzado las protestas en los Estados Unidos. Miles de judíos protestaron en ciudades de todo Estados Unidos. Al mismo tiempo, 230 líderes judíos estadounidenses instaron al secretario de Estado Cordell Hull a rechazar el reconocimiento del Libro Blanco.

El 22 de mayo, la Cámara de los Comunes celebró un debate sobre una moción de que el Libro Blanco era una violación de los términos del Mandato. Fue derrotado por una votación de 268 a 179. Entre los que votaron a favor, estuvo el que pronto será el Primer Ministro Winston Churchill. Otro partidario de la moción, el ex primer ministro, Lloyd George, que tuvo un papel importante en la promulgación de la Declaración Balfour, calificó al Libro Blanco como un “acto de perfidia“. El miembro del parlamento, James Armand de Rothschild, lo reprendió severamente durante el debate en el Parlamento, en el que advirtió, “Para la mayoría de los judíos que van a Palestina, se trata de una migración o de una existencia física”, continuó, “para los árabes es la cuestión de la adición a sus vastos territorios actuales”.

Leopold Amery, miembro del Partido Conservador británico, durante el debate, expresó su oposición y habló de los judíos de Palestina como una fuerza a la que se debe tener en cuenta: “Están compuestos principalmente por hombres más jóvenes que han recibido entrenamiento militar y son muy capaces de defenderse, de defenderse solos, si solo les permitimos …… ¿Mi Honorable amigo cree que estas personas se contentarán con ser relegadas a la posición de una minoría estatutaria, a las que se niegue toda esperanza de dar refugio y alivio a sus parientes torturados en sus países, que esperarán pasivamente hasta que, a su debido tiempo, ellos y la tierra que crearon sean entregados al Mufti? ”(es decir, Haj Amin Al-Husseini)

El senador William King Utah calificó al Libro Blanco de “traición a los judíos“. El congresista de Nueva York, Hamilton Fish, desde el piso de la Cámara de Representantes, calificó al voto británico como un “repudio impactante de las promesas de Balfour“.

Se enviaron numerosos llamamientos a Chamberlain para que cumpla con los compromisos de Balfour. También se enviaron mensajes al presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, y al secretario de Estado de los Estados Unidos, Cordell Hull, para que intercedan.

El 27 de mayo hubo protestas en toda América Latina.

El 28 de mayo, el malogrado barco que transportaba a refugiados judíos alemanes, el St. Louis llegó a La Habana para pronto ser rechazado.

Cientos de judíos desesperados que buscaban entrar en Palestina fueron detenidos y arrestados cerca de las ciudades de Netanya y Haifa.

El líder sionista revisionista, Zev Jabotinsky, quien fue exiliado de Palestina por los británicos diez años antes por sus críticas abiertas al Mandato, abogó enérgicamente por lo que denominó “inmigración libre“, alentando a los judíos a encontrar una manera de ingresar a Palestina.

Jabotinsky criticó a la Agencia Judía, (establecimiento sionista) que predijo que su respuesta no sería sustantiva. Propuso una revuelta armada para desalojar a los británicos que tendría lugar en octubre. El plan fue abandonado cuando estalló la guerra en septiembre de 1939.

Sus advertencias, diez años antes, de que el mandato británico traicionaría las promesas del Estado judío en Palestina llegaron a buen término.

Ochenta años después, recordamos aquellos tiempos trágicos, traumáticos y terribles.

Fuente: The Jerusalem Post – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *