Inicio » Opinión » Ciencia y Tecnología » Centro Médico Cedars-Sinai: Correr o no correr

Centro Médico Cedars-Sinai: Correr o no correr

Enlace Judío México e Israel.- Correr es una de las formas más rápidas y baratas de hacer ejercicio: no requiere membresía ni pago por clase, por lo que no es necesario ir al gimnasio para hacerlo. A menudo se discute si correr es bueno o malo para ti.

Los corredores dirán que es un excelente ejercicio cardiovascular y que tiene muchos beneficios para el corazón y la salud mental. Los escépticos señalan problemas en las articulaciones y lesiones musculares que pueden ser causadas por golpear con frecuencia el pavimento.

Entonces, ¿qué opinan los médicos? El Dr. Carlos Uquillas, cirujano ortopedista que se especializa en la prevención de lesiones en el Instituto Cedars-Sinai Kerlan-Jobe, ayuda a evaluar los pros y los contras de este legendario ejercicio.

Lo bueno

Los estudios demuestran que el ejercicio cardiovascular prolongado, incluyendo correr, es enormemente benéfico para la salud. El Dr. Uquillas nota que al correr:

Aumentan los niveles de endorfinas: las endorfinas son los productos químicos naturales del cerebro para sentirse, estimulan el metabolismo y brindan una sensación positiva de bienestar, a menudo denominada “alta del corredor”.

Mejora el sueño: mejor sueño mejora el metabolismo, la función de los órganos y la energía física y mental.

Reduce el riesgo de depresión: la depresión es una de las afecciones de salud mentales más comunes y puede empeorar otras enfermedades.

Mejora la densidad ósea: esto ayuda a disminuir el riesgo de osteoporosis y fracturas, especialmente a medida que la persona envejece.

Fortalece los músculos: la carrera funciona con varios grupos musculares, comprometiendo los músculos centrales y de la cadera, formando los glúteos y los isquiotibiales, y reduciendo el riesgo de lesiones.

“Creo que las ventajas de correr son bastante claras”, dice el Dr. Uquillas. “En general, correr es realmente benéfico para tu salud”.

Lo malo

A pesar de todos estos beneficios, correr aún tiene sus escollos. Aquellos incluyen:

Poner tensión en la espalda y las articulaciones, especialmente las rodillas

Exacerbando los síntomas de la artritis.

Aumentar las posibilidades de forzar o desgarrar los músculos.

“Las tasas de lesiones para correr no son necesariamente altas, pero son reales”, dice el Dr. Uquillas. “Es una actividad con cierto grado de riesgo y, a medida que envejeces, debes tener más precauciones para minimizar los riesgos”.

Las precauciones

Ya seas un corredor ocasional, un guerrero de fin de semana o en entrenamiento para tu centésimo maratón, el Dr. Uquillas recomienda:

Hidratar adecuadamente antes, durante y después de correr.

Usar calzado adecuado y reemplazar los zapatos aproximadamente cada 700 kms.

Mezclar cardio de bajo impacto, como nadar, andar en bicicleta o una máquina elíptica para reducir la frecuencia de correr

Correr en superficies más blandas, como rieles de hule, caminos de tierra lisos o asfalto, que son menos rígidos que el concreto (la arena es suave, pero su superficie inestable también puede provocar lesiones), por lo que hacer ejercicio en la playa tiene sus propias ventajas y desventajas)

Comenzar lento e incrementar la actividad en no más del 10% cada semana.

 

 

 

Fuente:Cada Veintiocho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *