Inicio » Opinión » Análisis » El problema de Israel con el Acuerdo del Siglo

El problema de Israel con el Acuerdo del Siglo

Enlace Judío México e Israel – La Autoridad Palestina rechazó rápidamente el plan de paz de Trump, y tampoco le gustarán las ideas estadounidenses sobre Jerusalén; Washington sugiere conectar Gaza y Cisjordania, algo que Israel impidió durante varios años y teme que una gran inversión en el turismo de Aqaba perjudique a Eilat.

ITAMAR EICHNER

La primera parte del autoproclamado Acuerdo del Siglo para la paz en Oriente Medio, publicado el sábado por el gobierno de EE.UU., ha molestado a los palestinos que argumentan que el plan sólo busca comprar sus aspiraciones nacionales con dinero.

Pero el lado israelí también ve problemas menores en la propuesta de Trump.

La conexión de Gaza y Cisjordania, como sugieren los estadounidenses en el plan, está haciendo que el liderazgo israelí vea rojo. Durante años, el gobierno israelí se aseguró de aislar a la población palestina en Gaza de Cisjordania y rechazó cualquier intento de conectar las dos áreas a través de túneles, puentes, trenes o carreteras seguras.

Estados Unidos quiere convencer a los palestinos de que el plan mejorará su calidad de vida y, por lo tanto, lo utilizan para presionarlos a que cooperen.

Sin embargo, los organizadores del taller de Bahréin no invitaron al Coordinador de Actividades Gubernamentales de Israel (COGAT), general Kamil Abu Rokon, el oficial militar a cargo de la administración civil en los territorios, cuya presencia sería esencial para dar impulso a cualquier idea.

Parte de la propuesta de Estados Unidos no sólo requiere el consentimiento de Israel sino también los arreglos del propio Abu Rokon como la persona a cargo.

Incluso la invitación del predecesor de Abu Rokon, mayor general (res.) Yoav “Poly” Mordechai no puede reemplazar la participación del coordinador actual.

Otras cláusulas en la propuesta de política requieren la legislación y regulación de Israel, pero nada puede suceder sin la cooperación de la Autoridad Palestina.

Al mismo tiempo, el plan no menciona ningún incentivo para que el público israelí gane su apoyo. Es posible que dichos incentivos aparezcan en la fase política del plan, pero, a diferencia de sus vecinos, Israel no verá los beneficios del plan económico.

Además, el desarrollo turístico de la localidad costera de Aqaba en Jordania, que se menciona en el plan, podría producirse a expensas de la propia localidad adyacente de Israel, Eilat.

Eran Etzion, ex jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Israel, dijo el sábado que el plan estadounidense no contiene innovaciones reales.

“Extrañamente, el Líbano de pronto aparece en el borrador de la propuesta, junto con Jordania y Egipto, como un objetivo para la inversión y los proyectos. Es posible que esto haya llevado al Líbano a la mesa de negociaciones con Israel con respecto a la frontera marítima, pero eso podría haber sido el resultado de la presión saudí” dijo.

“De cualquier manera, la conexión de Líbano con la cuestión palestina no tiene sentido, y el Líbano, por supuesto, no participará en la cumbre de Bahréin”.

“El plan de EE.UU. también se niega a hacer referencia al Protocolo de París (de 1994) o a cualquier marco económico israelí-palestino. No trata estos temas, y por lo tanto instituye y asegura la inferioridad económica de los palestinos”, agregó Etzion.

“El plan promueve la dependencia palestina en la economía israelí de muchas maneras, y en contra de los intereses israelíes”.

“Incluye temas delicados como el registro de la propiedad sobre la tierra; buena suerte con eso en un gobierno lleno de derecha (a favor de los colonos), Betzalel Smotrich y organizaciones como la de Ze’ev Hever”, concluyó.

Fuente: Ynet / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *