Inicio » Opinión » Análisis » La carta de Moussali / Ucrania

La carta de Moussali / Ucrania

Estimados amigos:

La primera vez que oí hablar de Ucrania fue hace décadas cuando empecé a leer las horríficas historias sobre el Holocausto. La enciclopedia judaica muestra las fotos de unas mujeres judías que fuero desnudadas por la turba, otras en ropa interior que huían despavoridas cuando eran atacadas por unas hordas de ucranianos que querían asesinarlas en plena calle. Las mismas páginas hablan de los campos de la muerte nazis resguardados por guardias ucranianos y el trato bestial que recibían los judíos que se encontraban ahí.

ANDRÉ MOUSSALI PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Años después conocí a un judío ruso que venía de visita a México que me contó que los ucranianos eran salvajes. Los locales participaron gustosamente para acabar con la población judía de ucrania. Odessa y Kiev eran dos ciudades donde había centenares de yeshivot y de sinagogas judías que desaparecieron durante la ocupación nazi. Uno no puede recordar a Ucrania más que sentir un rechazo hacia el país y sus habitantes.

Durante la dominación soviética, el antisemitismo y la persecución a todo lo que simbolizaba el judaísmo fue reprimido hasta el punto de desaparecer. Han pasado 70 años desde el Holocausto judío. Nos sorprendemos sobre manera al leer que este mismo país ha elegido nada más que a un presidente y un primer ministro judío, Volodymyr Groysman.

El mundo da vueltas. ¿Qué es lo que ha pasado durante estos 75 años que un judío como Vladímir Zelenski haya sido elegido con una mayoría abrumadora de 73% de los votantes? Haciendo de Ucrania el único país, fuera de Israel, donde los líderes del gobierno son judíos.

Sin embrago la religión contó muy poco durante la campaña electoral. Toda la población de Ucrania espera que se lleven a cabo las reformas que los saquen de la pobreza y del subdesarrollo y darle un respiro a la población que ha sufrido durante décadas el yugo del comunismo soviético.

Según el historiador Igor Shchupak, la persecución de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial fue llevada a cabo cuando el territorio ucraniano fue dominado por Estados extranjeros, principalmente Rusia y Alemania que hicieron del antisemitismo su política oficial. Según él “tenemos antisemitas hoy pero no tenemos un antisemitismo de Estado”.

De acuerdo con las encuestas Pu Resourse Center encontró que solo el 5% de los ucranianos encuestados no aceptarían a judíos como sus compatriotas mientras que en Polonia el 18% lo afirma, el 22% de los romanos y 23% de los lituanos. Actualmente ucrania tiene la tercera o cuarta comunidad judía del mundo y se estima que podría varía entre 120 mil a 400 mil personas de origen judío, dependiendo de quién hace la cuenta.
Según el rabino Kaminezki, el tiempo de los pogroms ya está en el pasado y no está en la mira de nadie.

El rabino conoció a Zelenski desde hace años y en un cumpleaños en Suiza de un millonario judío, Igor Kolomoisky quien es judío y se sintió horrorizado porque en la misma comunidad judía hay un temor por la candidatura de Zeleski que se aliaron con el actual presidente Petro Poroshenko al igual que los ultra nacionalistas de derecha que protestaba por la elección de un no cristiano. Sin embargo, el origen judío de Zelenski no fue un problema durante la elección dijo Shchupak. Durante la campaña los aliados de Poroshenko si mencionaron que Zelenski es una marioneta siniestra que es controlado por el billonario judío Kolomoisky quien es dueño de la cadena televisiva ucraniana e invirtió una gran cantidad en la campaña de Zelenski.

Aunque Kolomoisky fue acusado de corrupción es una persona muy respetada en la Ciudad de Dnipro por su papel como salvador de la ciudad de la conquista de los separatistas armados pro Rusia, quienes se apoderaron de parte del territorio ucraniano y Kolomoiski es particularmente muy popular con los judíos locales por haber invertido millones de dólares para construir el centro comunitario judío más grande del mundo, un edificio gigante en el centro de la ciudad.

Dnipro conocido desde finales del siglo 18 y hasta inicios del siglo 20 como uno de los más importantes centros de la vida y costumbres judíos del mundo. Con una población de alrededor de 35% de judíos. La ciudad tiene cerca de 50 sinagogas, cuando había 1 durante el yugo soviético. La población judía de la ciudad representa el 5% de un millón de habitantes.

La población judía de la ciudad ha aumentado a pesar de la inmigración hacia Israel y Europa de acuerdo con Shcupak. La gente que antes escondía su fe ahora está manifestando su judaísmo. Una señal de que los antiguos prejuicios van desapareciendo.

A pesar de todo, el nuevo Centro Comunitario Judío como los que presentaron su candidatura para la presidencia ha rechazado manifestarse públicamente porque alegan que si las promesas de Zelinski no se cumplen entonces habrá una manifestación antisemita.

El señor Zelisnki no trató de esconder su religión durante las elecciones, manifestó que: “el hecho de ser judío es una de la veinteava cuestión que me caracteriza”.

Después del colapso de los imperios zarista de Rusia durante la Segunda Guerra Mundial, Dnipro y otras ciudades en la región como Kryvyi Rih, donde creció Zelenski, eran conocidas como las colonias, un área del imperio ruso donde los judíos podían vivir y trabajar en contraste de otras partes del territorio ruso.

Hasta la próxima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend