Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Los Vengadores Judíos: sobrevivientes del Holocausto que tramaron el asesinato de seis millones de alemanes

Los Vengadores Judíos: sobrevivientes del Holocausto que tramaron el asesinato de seis millones de alemanes

Enlace Judío México e Israel – Un documental de un cineasta israelí revela cómo un grupo de 50 sobrevivientes del Holocausto casi logró vengar el exterminio de seis millones de judíos.

AMY COLES

El plan del grupo llamado Los Vengadores era envenenar los suministros de agua de las principales ciudades alemanas después de la Segunda Guerra Mundial.

La película revela que en 1946, el grupo había logrado infiltrarse en las obras hidráulicas de Hamburgo, Nuremberg, Frankfurt y Munich.

El arquitecto del plan fue Abba Kovner, un sobreviviente del gueto de Vilnius.

Mientras muchos judíos intentaban no provocar a los nazis durante la guerra, Kovner publicó un manifiesto que decía: “¡No vayamos como los corderos al matadero!”

Pasando de las palabras a los hechos, dirigió a un grupo de partisanos. Y recién acabada la guerra, dirigió el objetivo del grupo, conocido como Nokmím, (Vengadores), hacia la venganza.

Kovner, un aclamado poeta israelí, falleció en 1987 a la edad de 69 años.

Él pensaba que no hay tal cosa como un alemán inocente. “El pueblo alemán debe pagar por lo menos durante una generación para disuadir al mundo en el futuro. Cuando supe de la bomba atómica, soñé que podía arrojarla sobre Alemania”, dijo una vez.

El hijo de Kovner, Michael, comenta sobre el plan de obras hidráulicas: “La idea era poner una dosis de veneno que cause un asesinato en masa. De manera indiscriminada. Todos, como una profecía. Desde los niños hasta los ancianos. Una profecía bíblica”.

Kovner envió a Joseph Harmatz y Hasia Warshawski, ambos sobrevivientes del gueto de Vilnius en misiones a Nuremberg, Hamburgo y Munich con Simja Rotem, quien sobrevivió al infierno del Gueto de Varsovia.

“En una de las cintas, Harmatz dice: “Estábamos listos. Estábamos dentro de la planta de agua. Eso es algo de lo que no estábamos seguros antes”, señala el cineasta Avi Mercado-Ettedgui.

Joseph Harmatz

Los videos caseros de Harmatz, quien falleció en 2016, explican qué fue lo que lo motivó. ּHarmatz relata cómo se vio obligado a ver a otros judíos en un pozo mientras les disparaban en la cabeza antes de quemar los cuerpos.

“Las imágenes que he visto … de un anciano judío acostado con la cabeza abierta por una bala y su cerebro derramando. De un joven y una mujer asesinados mientras se abrazaban. O de una madre muerta sosteniendo a su bebé. Cuando lo has visto con tus propios ojos, te invade tan profundamente que incluso si quieres liberarte no puedes”, dice Harmatz.

Para Simja Rotem, de 93 años, la represalia también fue la única respuesta. Es uno de los últimos sobrevivientes del levantamiento del Gueto de Varsovia de 1943 en el que 13.000 judíos eligieron morir en lugar de someterse a los nazis.

Simja Rotem

“Los cuerpos se acumulaban por todas partes. La gente moría tirada en la calle. ¿Cómo puede ser esto? Una noche iba caminando y escuché a un bebé llorar, ahora escucha con atención, mírame a los ojos. Vi a una mujer sosteniendo a su bebé. Me incliné y la mujer estaba muerta. ¿Qué se hace?”

“Los Vengadores pueden haberse infiltrado en las obras hidráulicas, pero el complot tuvo que abandonarse cuando Kovner fue capturado con una lata de leche condensada llena de veneno en un barco a Europa desde Palestina y se vio obligado a tirarlo por la borda. Pero su arresto no iba a ser el final del grupo. Joseph Harmatz ya había establecido las bases para el Plan B en Nuremberg”.

Esta vez, el objetivo eran 12.000 oficiales de las SS, a quienes tenían la intención de matar, atando el pan en dos campos de prisioneros con arsénico.

El historiador y político israelí, profesor Michael Bar-Zohar, dice: “Sabían muy bien que todo el Holocausto fue llevado a cabo por las SS”.

“Por lo tanto, al matar a los oficiales de las SS se vengarían directamente contra los criminales”.

En Nuremberg, Harmatz y Leibke Distel, de 20 años, ya habían conseguido un trabajo en la panadería que abastece al campamento de las SS. Las nuevas cintas revelan detalles extraordinarios del plan. Distel explica cómo introdujeron de contrabando arsénico en botellas de agua caliente.

“Me dieron tres botellas de la sustancia. Las escondí en mis pantalones y me metí en la fábrica porque trabajaba en el turno de noche”.

“Éramos tres en la misión”. El trío corrió contra el reloj para cubrir la mayor cantidad de panes con arsénico antes del amanecer. Al amanecer habían puesto veneno en alrededor de 3.000 panes”.

El trío luego se fue, dejando a su compañera Rachel Glicksman, de 24 años, para descubrir la cifra de muertos en la mañana.

Miles de prisioneros sufrieron vómitos. Pero Rachel, escondida entre un grupo de esposas de oficiales de las SS ansiosas por el destino de sus maridos, descubrió que el plan había fracasado. Nadie había muerto.

Rachel Glicksman se infiltró en un grupo de esposas de oficiales de las SS

“Los estadounidenses hicieron lo que pudieron para evitar que la gente muriera. Llenaron sus estómagos. Puedo imaginar el resultado si la gente muriera adentro, habría disturbios por toda la ciudad mientras se llevaban a cabo los juicios de Nuremberg. No puedo imaginar que los estadounidenses lo hubiesen permitido”, comenta Mercado-Ettedgui.

La mayor parte de los Vengadores emigraron al Mandato Británico de Palestina estuvieron allí para celebrar la declaración del Estado de Israel en 1948.

Sólo seis miembros del grupo sobreviven hoy. Para Leopold Vassiman, de 93 años, quien suministró el arsénico para el Plan B, Auschwitz no le dejó otra alternativa que buscar venganza.

“Por supuesto que pensé en la venganza. La vi en los ojos de los que fueron ejecutados. Ellos pidieron venganza”, dice Vassiman.

“La venganza era mi derecho básico y no me importaba si vivía. Pensé que al igual que mataron a nuestros hijos, podríamos matar a los suyos”.

Pero Hasia Warshawski, líder de la célula de Hamburgo, aún tiene emociones encontradas con respecto a su participación.

Hasia Warshawski

“Años más tarde no logré entender cómo pude pensar así. Sólo los locos pueden pensar en esas ideas. Pero estábamos locos”, dice.

Fuente: Mirror / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend