Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Ministro de Exteriores lituano: el acercamiento de Israel a Rusia es “miope”

Ministro de Exteriores lituano: el acercamiento de Israel a Rusia es “miope”

Enlace Judío México e Israel.- Linas Linkevicius, contrario a la actitud de Israel respecto a Rusia, aborda los esfuerzos de su país por “aclararse” sobre la complicidad del Holocausto y por qué Vilnius no reconoce a Hezbolá como organización terrorista

RAPHAEL AHREN

El ministro de Relaciones Exteriores de Lituania expresó su decepción por la falta de solidaridad de Israel con los países de Europa Central y Oriental que enfrentan la agresión rusa, y dijo que si Jerusalén quería que otros se identificasen con sus desafíos de seguridad en Medio Oriente, debería apoyar durante las crisis en otras regiones.

Si bien el deseo de Jerusalén de coordinarse con Moscú, especialmente con respecto a las actividades de Irán en Siria, es comprensible, Linas Linkevicius dijo que el acercamiento de Israel a Rusia fue “miope” y que probablemente no lleve a la estabilidad regional.

En una entrevista exclusiva la semana pasada, Linkevicius, generalmente conocido como uno de los ministros de asuntos exteriores más pro-israelíes de Europa, también discutió en forma considerable una controversia en curso sobre el grado de complicidad de sus compatriotas con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, incluida la continua glorificación de colaboradores.

Dijo que pronto se debería cambiar el nombre de una calle de Vilnius de un notorio antisemita, aunque enfatizó que no correspondía al gobierno nacional sino a las autoridades locales, y que el asunto se encuentra actualmente en proceso.

El Holocausto fue una “cicatriz en la cara de la humanidad” y los lituanos necesitan “aclararse” sobre su papel en él, dijo. Aún así, se negó a admitir que un número significativo de sus compatriotas colaboraron con entusiasmo con los nazis, diciendo que el asunto aún no estaba suficientemente estudiado.

Hablando con The Times of Israel en su oficina de Vilnius el jueves por la mañana, Linkevicius reafirmó el firme apoyo de su gobierno al estado judío, e hizo hincapié en que había desempeñado un papel fundamental en la organización de una reunión inusual entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea en diciembre de 2017 en Bruselas.

Era importante que la UE escuchara los argumentos de Israel, ya fuera sobre el proceso de paz o la cuestión nuclear iraní, dijo Linkevicius. Lituania nunca dejará de defender la posición de Israel en Bruselas, prometió, al mismo tiempo que instaba a Jerusalén a hablar en nombre de los pequeños estados que se sienten amenazados por el expansionismo ruso.

Siempre estamos tratando de ser útiles y de facilitar las cosas, pero por favor háganlo también con la agresión en Europa del Este: Rusia contra Ucrania o Moldavia. Eso nunca ocurre“, dijo. “Si quieres tener esta empatía de los demás por lo que estás haciendo, hazlo“.

Desde que Irán comenzó a afianzarse militarmente en Siria, Netanyahu ha buscado una estrecha cooperación con Rusia, que incluyó muchas reuniones amistosas con el presidente Vladimir Putin. El mes pasado, Israel organizó una cumbre sin precedentes a la que asistieron asesores de seguridad nacional de Rusia y Estados Unidos.

El secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, habla en una cumbre trilateral con el primer ministro Benjamin Netanyahu, centro derecha, el asesor de seguridad nacional de EE.UU., John Bolton, centro izquierda, y el asesor de seguridad nacional, Meir Ben-Shabbat, en el Hotel Orient de Jerusalén el 25 de junio, 2019. (Noam Revkin Fenton \ Flash90)

La asociación de Israel con Rusia, tal vez esté bien calculada: depende de Israel decidir con quién se asociará, eso está bien. Pero dudamos del resultado de la asociación con Rusia en la gestión de crisis de cualquier región, ya sea Siria o en cualquier otro lugar“, dijo Linkevicius, hablando en inglés.

No estamos convencidos de que esto lleve a alguna solución. Tal vez en el corto plazo pueda tener algo de estabilidad, pero a largo plazo será un gran problema, creo, [como] muestra el registro hasta ahora. Rusia no es una superpotencia; Rusia es un super problema, en nuestra opinión“.

La creencia de Israel de que su cooperación con Rusia conducirá a una estabilidad a largo plazo en la región es “algo miope“, agregó Linkevicius, quien se desempeñó como ministro de defensa de Lituania entre 2000 y 2004.

Israel no condenó a Rusia por su invasión y posterior anexión de Crimea en 2014. Más bien, el Ministerio de Relaciones Exteriores en Jerusalén emitió una declaración desdentada que expresaba esperanza de “paz para todos los ciudadanos [ucranianos]” y que la crisis “se manejará por medios diplomáticos“.

Soldados rusos custodian el centro de Simferopol, Crimea, 27 de marzo de 2014. (AP / Max Vetrov)

Lituania, un país de tres millones de habitantes en las inmediaciones de Rusia, estaba “decepcionado” por la falta de una posición clara de Israel sobre el asunto, dijo Linkevicius.

He planteado este problema muchas veces [con mis interlocutores israelíes], y recibí la respuesta de que tenemos suficientes problemas, y estamos analizando eso desde el punto de vista del interés natural. Dije, bien, bastante justo. Pero no es así como actúa la comunidad internacional. Si realmente queremos tener más compasión, más empatía y más comprensión, es bueno que nos mantengamos firmes en los principios y compromisos internacionales“.

¿Una oficina diplomática en Jerusalén? “No estamos jugando estos juegos”

La percepción de que Lituania tiene más simpatía por Israel que por los palestinos es precisa, dijo Linkevicius, quien ha sido el ministro de Relaciones Exteriores del país desde 2012. El apoyo de Vilnius a Jerusalén “no fue ad hoc, no fue accidental [sino] respaldado por argumentos“, agregó. Al mismo tiempo, subrayó, su gobierno quiere seguir siendo un facilitador “objetivo” y, por lo tanto, se abstendrá de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

Creemos que las declaraciones unilaterales o movimientos como este no mejorarán la confianza en la región, que ya es frágil y explosiva. Agregar más no promoverá el diálogo y la comprensión“, dijo.

El primer ministro Benjamin Netanyahu (derecha) se reune con el ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Linas Linkevicius, en la oficina del primer ministro en Jerusalen el 4 de septiembre de 2017. (Haim Zach / GPO / Flash90)

A diferencia de Hungría y la República Checa, Lituania no tiene intención de abrir una misión diplomática en la ciudad. “No vamos a jugar estos juegos. No creo que sea muy productivo y racional“, dijo.

Los interesados, especialmente aquellos que tienen influencia en la región, deberían comportarse de una manera más responsable“, dijo. “Cualquier movimiento unilateral, ya sea relacionado con Jerusalén o una posible anexión de Cisjordania, que Netanyahu dijo que quiere hacer, solo ‘movilizaría fuerzas radicales’“, dijo el ministro lituano.

Una solución de dos estados era la única forma de avanzar, dijo. Lituania considera a Hamás una organización terrorista, pero necesita ver “más evidencia” para aplicar esa designación a Hezbolá. Si bien el Reino Unido y Argentina recientemente declararon al grupo respaldado por Irán como una organización terrorista, Vilnius no considera ningún cambio en esa dirección como una prioridad, dijo, señalando que requeriría el consenso europeo.

“Imposible de olvidar e incluso imposible de perdonar”

Linkevicius habló largamente sobre los esfuerzos de Lituania para conmemorar el Holocausto y restaurar el tremendo legado judío del país. Más del 90 por ciento de la comunidad judía de Lituania fue exterminada por los alemanes y sus colaboradores locales; 904 lituanos no judíos son reconocidos por Yad Vashem como Justo entre las Naciones.

El Holocausto fue el peor crimen en la historia humana y una “cicatriz en la cara de Lituania“, dijo. “Es imposible olvidar e incluso imposible perdonar. Pero habiendo dicho esto, no podemos quedarnos en el pasado“.

Lituania se encuentra entre los países de Europa Central y del Este acusados ​​por algunos eruditos judíos de minimizar el papel de los colaboradores locales y de glorificar a los combatientes de la resistencia nacional antisoviética que participaron en las atrocidades antijudías.

Linkevicius reconoció que algunos de sus compatriotas participaron activamente en el Holocausto y se comprometió a hacer todo lo posible para garantizar que no se honre a esas personas en la Lituania contemporánea. Sin embargo, agregó que muchas personas que los lituanos veneran como luchadores por la libertad realmente lucharon para liberar a su país del dominio extranjero.

Tenemos que limpiar esta historia y, especialmente, separar [a los colaboradores nazis de] los que luchaban por la liberación de mi país y al movimiento partidista [antisoviético]. Y estoy realmente convencido de que la mayoría luchaba por la libertad de Lituania ”, dijo. “Pero hay algunos hechos que todavía no fueron suficientemente explorados, de quienes colaboraron. Creo que esto está en proceso“.

Cuando le preguntaron si está de acuerdo con la evaluación que se encuentra en el sitio web del Centro Conmemorativo del Holocausto Yad Vashem de Jerusalén, “una parte significativa de los asesinatos fue llevada a cabo por fuerzas auxiliares lituanas“, Linkevicius no estuvo de acuerdo.

Significativo podría entenderse como una mayoría. Y no fue una mayoría, que yo sepa”, dijo.

Acusado de colaborador nazi “General Tormenta” Jonas Noreika (Cortesia)

Linkevicius dijo que su gobierno estaba “trabajando bastante intensamente” para cambiar el nombre de una calle de Vilnius que lleva el nombre de Kazys Škirpa, un notorio antisemita, y para eliminar una placa conmemorativa de Jonas Noreika, un famoso partisano lituano que colaboró ​​con los nazis.

Por supuesto que no está bien” que una calle lleve el nombre de Škirpa, dijo. Pero, agregó, “lleva tiempo, somos un país democrático“.

Si bien expresó su comprensión por los historiadores que dudan de la sinceridad de Lituania para aclarar la complicidad del Holocausto siempre que se honre a la gente como Škirpa y Noreika, Linkevicius advirtió que una acusación generalizada del pueblo lituano “moviliza otras fuerzas” y crea una reacción violenta que hace más difícil llevar a cabo reformas.

No se puede sobre-presionar, no se puede acelerar [este proceso] más de lo que es naturalmente posible“, dijo.

Cuando le preguntaron si podía comprometerse a cambiar el nombre de Škirpa Alley el año próximo, una demanda que la comunidad judía local ha hecho desde 2016, señaló que si dependiera de él, sucedería mañana y que el municipio está discutiendo el tema.

Espero, y confío, que se haga. Pero puedo comprometerme contigo a que haré todo lo posible para que esto suceda. Creo que es importante para mi país y para la historia“.

Fuente: The Times of Israel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *