Inicio » Mujer Judía » Arabia Saudita permitirá a las mujeres viajar al extranjero sin el consentimiento de un hombre

Arabia Saudita permitirá a las mujeres viajar al extranjero sin el consentimiento de un hombre

Enlace Judío México e Israel – Arabia Saudita publicó nuevas leyes que reducen las restricciones a las mujeres al permitir que cualquier ciudadano solicite un pasaporte y viaje al extranjero, poniendo fin a una política de tutela que le dio a los hombres control sobre las mujeres.

AYA BATRAWY

Las nuevas medidas representan un cambio potencial sobre los derechos de las mujeres en Arabia Saudita. El sistema legal ha sido criticado durante mucho tiempo porque trató a las mujeres como menores durante toda su vida adulta, exigiendo que tengan el consentimiento de un hombre para obtener un pasaporte o viajar al extranjero. A menudo, el tutor masculino de una mujer es su padre o esposo, y en algunos casos su propio hijo.

Los cambios fueron ampliamente celebrados por los sauditas en Twitter, quienes publicaron memes que muestran a personas corriendo al aeropuerto con equipaje y otros que elogian al príncipe heredero de 33 años que se cree que es la fuerza detrás de estos movimientos. Pero los cambios también provocaron una reacción violenta por parte de los conservadores, quienes publicaron videos de importantes clérigos sauditas en los últimos años argumentando a favor de las leyes de tutela.

Otros cambios emitidos en los decretos permiten a las mujeres registrar un matrimonio, divorcio o nacimiento de un hijo y recibir documentos familiares oficiales. También estipulan que un padre o una madre pueden ser guardianes legales de los hijos.

Estos documentos familiares podrían aliviar los obstáculos que enfrentan las mujeres para obtener una tarjeta de identidad nacional e inscribir a sus hijos en las escuelas.

Sin embargo, todavía existen reglas que requieren el consentimiento masculino para que una mujer sea liberada de la prisión, salga de un refugio de abuso doméstico o contraiga matrimonio. Las mujeres, a diferencia de los hombres, aún no pueden transmitir la ciudadanía a sus hijos ni dar su consentimiento para que sus hijos se casen.

Bajo el sistema de tutela del reino, las mujeres esencialmente dependen de la “buena voluntad” y los caprichos de los parientes varones para determinar el curso de sus vidas. Hubo casos, por ejemplo, de mujeres jóvenes sauditas cuyos padres están divorciados, pero ya que el padre sigue siendo el tutor legal, no pudieron aceptar becas para estudiar en el extranjero porque no tenían permiso para viajar.

Las mujeres sauditas que huyen del abuso doméstico y el sistema de tutela ocasionalmente atrajeron la atención internacional sobre su difícil situación, como en el caso de Rahaf al-Qunun, de 18 años, antes de que Canadá le concediera el asilo. Las historias de mujeres fugitivas han creado una avalancha de titulares negativos para el reino.

Para abandonar el país, algunas mujeres sauditas dicen que tuvieron que hackear el teléfono de su padre y cambiar la configuración de una aplicación del gobierno para conseguir el permiso de abandonar el país. Hubo llamados en Washington para que Google y Apple bloqueen el acceso a la aplicación por completo.

En un extenso estudio de las leyes de tutela masculina saudita en 2016, Human Rights Watch lo criticó como un “sistema que estaba encaminado al abuso”.

Las nuevas reglas, aprobadas por el rey Salman y su gabinete, permiten a cualquier persona de 21 años en adelante viajar al extranjero sin consentimiento previo y cualquier ciudadano puede solicitar un pasaporte saudí por su cuenta.

Los decretos, emitidos el miércoles, se hicieron públicos antes del amanecer del viernes en el boletín oficial semanal Um al-Qura del reino. No queda claro si las nuevas reglas entrarán en vigor de inmediato.

El príncipe heredero Mohammed bin Salman ha promovido una serie de cambios radicales mientras impulsa un ambicioso plan de reforma económica que alienta a más mujeres a integrarse a la fuerza laboral. Él estuvo detrás de levantar la prohibición de conducir a las mujeres el año pasado, reduciendo las restricciones de segregación de género y trayendo conciertos y cines al país.

También ha dirigido una represión simultánea contra activistas, incluida la detención de las principales activistas por los derechos de las mujeres del país que habían exigido el fin de las normas de tutela masculina. Las mujeres, entre ellas Loujain al-Hathloul, enfrentan juicio y alegan que fueron torturadas en prisión.

El príncipe heredero continúa enfrentando críticas internacionales por el asesinato del columnista y crítico del Washington Post Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul el año pasado. Arabia Saudita ha negado cualquier participación del príncipe, mientras que la propia investigación del reino reconoció que la operación fue planeada por dos de los principales asesores del príncipe.

Como señaló el periódico saudí Arab News, los decretos que describen los cambios en los viajes están escritos en un lenguaje neutral en cuanto al género, eliminando restricciones previas específicas para las mujeres, en lugar de declarar abiertamente que las mujeres ya no requieren del consentimiento de los hombres.

Los informes de los cambios habían sido objeto de burlas en los medios saudíes vinculados al estado durante semanas, posiblemente para preparar al público y evaluar la reacción.

Las formas en que se anunciaron los decretos y el lenguaje utilizado para anunciar los cambios indican la sensibilidad de estos movimientos entre el sector conservador del país. Durante años, los predicadores respaldados por el estado dijeron al público saudí que las mujeres no deben viajar más de una noche solas y que esto se basaba en la práctica islámica.

Sin embargo, otros países musulmanes no tienen estas restricciones de viaje para mujeres.

Aún así, los clérigos en Arabia Saudita han apoyado la imposición de la tutela masculina basada en un verso en el Corán que establece que los hombres son los guardianes y protectores de las mujeres.

Otros eruditos islámicos argumentan que esto malinterpreta conceptos coránicos fundamentales como la igualdad y el respeto a las diferencias de género.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *