Inicio » Opinión » Análisis » UNRWA: el problema canadiense de $ 110 millones

UNRWA: el problema canadiense de $ 110 millones

Enlace Judío México e Israel.- Necesitamos una nueva estrategia de la UNRWA que saque a los palestinos del ‘estatus de refugiado’, los alinee con los estándares israelíes y promueva la ciencia, el comercio y la industria.

AVI BENLOLO

Dicen que si le das un pescado a alguien, lo alimentas por un día. Pero si enseñas a alguien a pescar, puede aprender a alimentarse durante toda la vida. Y ese es el dilema de la Agencia de Obras de Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), una agencia que fue diseñada específicamente para mantener refugiados palestinos.

Es la única agencia de la ONU creada específicamente en 1949 y financiada internacionalmente para un grupo designado de personas, para mantenerlos bajo el estatus de refugiados por la eternidad o mientras Israel exista. Desde la Segunda Guerra Mundial, millones de refugiados se han reasentado con éxito en todo el mundo, incluidos más de 860,000 judíos que huyeron de países árabes, pero UNRWA ha mantenido a los palestinos dependientes de la ayuda y como peones en el conflicto de Medio Oriente.

El sitio web de la UNRWA dice que aproximadamente la mitad de su presupuesto de US $ 747 millones en 2018 fue destinado a la educación con servicio a Cisjordania, Gaza, Siria, Líbano y Jordania. Esa “educación” también implica un informe tras informe de prejuicios contra Israel en los libros de texto en las escuelas administradas por UNRWA, por decir lo menos sobre la supuesta infiltración de grupos extremistas. Pero esta semana, las revelaciones parecieron reforzar la sospecha preexistente de que la agencia parece querer avanzar en su liderazgo, no en la población a la que pretende servir.

El problema es un informe de 10 páginas ampliamente divulgado sobre las operaciones de la agencia reunidas por la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de la ONU que cita “informes creíbles y corroborados” de que los miembros de un “círculo interno” en la UNRWA habían cometido “abusos de autoridad para beneficio personal, para reprimir la disidencia legítima y lograr de otro modo los objetivos personales“. Además, la Agencia France-Presse dijo que el documento describe los abusos en la cúpula de la organización, incluyendo “conducta sexual inapropiada, nepotismo, represalia, discriminación y otros abusos de autoridad … “.

Hasta ahora, en respuesta, los Países Bajos y Suiza han suspendido sus fondos para la UNRWA. ¿Pero qué hay de Canadá? Desde que restableció los fondos para la agencia en 2016, Canadá ha comprometido $ 110 millones en apoyo a la UNRWA, incluida una contribución de $ 50 millones en octubre pasado que se distribuirá en dos años. Según la UNRWA, Canadá prometió casi US $ 27 millones el año pasado. En las primeras conversaciones, cuando el gobierno de Canadá consideró esta contribución, el Centro Amigos de Simon Wiesenthal (FSWC) sostuvo discusiones específicas con Asuntos Globales expresando preocupación por la responsabilidad. La organización sugirió que la ayuda directa se entregue en el terreno (algo de eso está sucediendo). A pesar de esto, una y otra vez, FSWC se aseguró de que los funcionarios canadienses en el terreno (y en Asuntos Globales) examinarían cómo se gastaba nuestro dinero.

La declaración de Asuntos Globales de que nuestro “gobierno está preocupado por las acusaciones de irregularidades dentro de la UNRWA” no llega suficientemente lejos. Canadá debería suspender de inmediato toda ayuda en espera de nuestra propia revisión. Canadá tiene buenas intenciones con respecto a querer satisfacer las “necesidades básicas de educación, salud y medios de vida de millones de refugiados palestinos, especialmente mujeres y niños“. Pero, una vez más, aparte del hecho de que esas necesidades no están siendo atendidas adecuadamente por esta agencia debido a las denuncias de corrupción, el mandato de la UNRWA debe ser rediseñado.

Necesitamos una nueva estrategia que saque al pueblo palestino del llamado “estatus de refugiado” y se alinee con el éxito continuo y el refuerzo del estado judío de Israel. La estrategia no solo promoverá la educación avanzada en ciencias, oficios y habilidades, sino que también promoverá la industria, incluida la alta tecnología con alianzas de Israel y otros lugares del planeta. Canadá podría estar invirtiendo su dinero duramente ganado en la creación de zonas de alta tecnología, asociaciones universitarias, alianzas industriales e instituciones que promuevan la democracia para lograr esperanza, prosperidad y, a su vez, paz en la región.

Muchas de estas ideas ya están en juego, incluso entre líderes empresariales israelíes y comunidades palestinas. Al mismo tiempo, dada la opresión y la pretendida represión de los palestinos por parte de Hamás en Gaza y la Autoridad Palestina en Cisjordania, un cambio del “status quo” es casi imposible, pero una estrategia concertada para el avance hacia lo económico y social y la prosperidad cultural debe ser el objetivo. El cambio también debe venir desde adentro, pero bajo la UNRWA no debe perpetuarse eternamente una mentalidad de refugiado.

Avi Benlolo es el presidente y CEO de Amigos del Centro Simon Wiesenthal para Estudios del Holocausto (FSWC), una organización judía de derechos humanos sin fines de lucro. Avi es un destacado activista canadiense de derechos humanos dedicado a promover la tolerancia, la libertad, la democracia y los derechos humanos.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *