Inicio » Opinión » Análisis » Esta no es una carta de amor. Es de terror

Esta no es una carta de amor. Es de terror

Enlace Judío México e Israel.- En el punto más alto de su carrera como cantante, Luis Armando Campos estuvo a punto de perder la voz a los 18 años.

ROSI OROZCO

Sucedió cuando su vida caminaba por el rumbo soñado: tras cantar en modestos teatros de su natal Tamaulipas, y luego de años de sacrificios personales, dio un salto hasta el escenario de la cuarta temporada del reality show “La Voz México”, donde su tesitura fascinó a su coach de canto, Yuri.

Pero mientras su mentora le animaba a cantar, un hombre quería cortarle las cuerdas vocales: el representante de Luis Armando, un conocido productor en Tampico, Mario N., muchos años mayor que él, amenazaba con destruirlo, si revelaba la violencia sexual a la que lo tenía sometido desde que tenía 14 años.

Luis Armando conoció a Mario N. por Facebook: el promotor de talentos lo buscó en internet para elogiar su voz y para ofrecerle sus servicios como mánager. Los sacrificios personales no serían sencillos, advirtió: tendría que vivir con él y practicar día y noche. A cambio de obediencia absoluta, Mario N. podía hacerlo una estrella. La mamá del adolescente, presionada por la pobreza y la reputación del mánager, aprobó la mudanza con la certeza de que ella no podría igualar aquella generosa oferta.

Pero la relación de alumno y profesor pronto se comenzó a torcer. Luis Armando era llamado por Mario N. a clases privadas que terminaban en masajes en los pies y sesiones fotográficas en ropa interior. Luego, el adolescente era ofrecido para “presentaciones especiales”, es decir, invitaciones con imágenes de él con el torso desnudo que se distribuían en Facebook como un concierto privado. Quienes contrataban ese servicio pagan a su mánager para escucharlo y después masajearlo, amarrarlo y tener relaciones sexuales con él.

Cada vez que Luis Armando quiso poner un alto a esos abusos físicos y verbales, Mario N. amenazaba con acusar a su mamá de robo para mandarla a prisión y boletinarlo para que nadie le diera trabajo.

El joven calló… hasta que el país lo conoció en “La Voz México”. Pese al cerco de Mario N., Luis Armando reveló a Yuri los abusos a los que fue sometido. La artista lo puso en contacto con la Comisión Unidos contra la Trata y desde entonces le hemos acompañado psicológicamente. En paralelo, el equipo jurídico de la procuraduría de Tamaulipas que lo defiende, logró que en marzo de 2018 un juez otorgara prisión preventiva contra Mario N., quien desde entonces duerme en el penal de Altamira.

Escribo estas líneas días después de que un jurado, por unanimidad, encontró culpable a Mario N. de violación y trata de personas. Los jueces confirmaron que el productor se aprovechó de su posición de poder para vulnerar a un niño soñador en pobreza.

Se trata de la primera sentencia condenatoria por explotación sexual en la historia de Tamaulipas; este triunfo va acompañado de la solicitud de 63 años de cárcel a petición de la fiscal Claudia Gaméz y el procurador estatal Irving Barrios.

En un intento por salvar a su cliente, los defensores de Mario N. hicieron circular por internet una carta escrita a mano por Luis Armando en la que profesa un supuesto amor a su mánager. La usaron como prueba para afirmar que la víctima y el acusado eran novios, a pesar de que muchos saben que el joven cantante tiene mujer y bebé. Su estrategia tuvo un error fundamental: esa carta no es de amor, sino de terror, porque Luis Armando la escribió cuando era menor de edad y Mario N. era un adulto que le triplica la edad. Sus letras salieron de una mano atemorizada intentando salvar sus sueños. La prueba que destruiría la credibilidad de la víctima fue, en realidad, un balazo en el pie.

El triunfo en el caso de Luis Armando es la prueba de que las víctimas de trata de personas sí pueden conseguir justicia, que denunciar les convierte en sobrevivientes y que Luis Armando siempre dijo la verdad y su talento brilla con luz propia.

Pero, sobre todo, este caso demuestra que en un país lleno de gargantas sin miedo nadie puede ni debe confundir una carta de amor con una carta de terror.

 

 

* Presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata.

 

Fuente:milenio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *