Inicio » Opinión » Análisis » Quién está financiando asentamientos palestinos ilegales en el Área C: casi 10,000 casos

Quién está financiando asentamientos palestinos ilegales en el Área C: casi 10,000 casos

Enlace Judío México e Israel.- Según los grupos de vigilancia activistas israelíes como Regavim, durante los últimos cinco años, los asentamientos e infraestructura palestinos ilegales se han extendido por más de 9,000 dunams en más de 250 ubicaciones del Área C, apoyados por más de 600 kilómetros de carreteras de acceso construidas ilegalmente y más de 112,000 metros de muros de contención y terrazas. Este proyecto de obras masivas se lleva a cabo a plena luz del día, a menudo anunciado por altos carteles de anuncios y orgullosos comunicados de prensa.

EDWIN BLACK

Los funcionarios del gobierno israelí contactados no disputaron las cifras de Regavim. Exasperado, un portavoz militar cercano a los archivos del Área C estimó que “cerca de 10,000” esfuerzos de construcción ilegales están en marcha, agregando que se sienten “impotentes para detenerlos“.

En la década de 1990, después de años de disputas diplomáticas, Israel y la Organización para la Liberación de Palestina firmaron los Acuerdos de Oslo, imaginando una solución pacífica de dos estados. Bajo los complejos Acuerdos de Oslo, la “Cisjordania” se divide en tres zonas administrativas separadas, Áreas A, B y C.

El Área A está reservada para el control civil y administrativo palestino y asienta a la Autoridad Palestina en Ramala. El Área B está gobernada por el control civil palestino bajo un aparato de seguridad conjunto israelí-palestino.

El Área C, también llamada Judea y Samaria, comprende aproximadamente el 60 por ciento de Cisjordania. La mayoría de los residentes del Área C son israelíes, aproximadamente 325,000 junto con unos 300,000 árabes. Según los Acuerdos de Oslo, solo la Administración Civil israelí puede autorizar nuevas construcciones en la zona, tanto para israelíes como árabes.

Pero en 2009, el Primer Ministro de la Autoridad Palestina, Fayyad, introdujo el llamado Plan Fayyad, bien descrito en un artículo de 2011 en el Diario de Política, Economía y Cultura Palestina-Israel que tiene “el potencial de transformar drásticamente el conflicto israelí-palestino y, por extensión, el panorama político de Medio Oriente“. El análisis agrega: “La esencia del plan Fayyad consiste en establecer un estado palestino desmilitarizado reconocido internacionalmente que abarque tanto Cisjordania como Gaza, con base en las fronteras de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital. Desde agosto de 2009, Fayyad, con la ayuda de la administración de Barack Obama y la Unión Europea, ha estado construyendo silenciosamente instituciones nacionales e infraestructura física … en Cisjordania“.

Para crear un Estado palestino de facto sin más negociaciones o incluso consultas diplomáticas con los israelíes, los países europeos, individualmente y a través de la UE, han inyectado cientos de millones de euros anualmente en decenas de proyectos ilegales de construcción del estado y relacionados, llamados “intervenciones” en el Área C. Solo un grupo del “Programa de Desarrollo del Área C de la Unión Europea” cuenta con un compromiso anual de 300 millones de euros, y dentro de tres años, se presupuesta para alcanzar unos 1.500 millones de euros. Una sola carretera de 1650 metros cerca de Jenin en el Área C fue financiada con una asignación de € 500,000.

El auge palestino del Área C avanza sin ninguna coordinación con los israelíes sobre el uso de la tierra, la seguridad, los impactos ambientales o la proximidad a las aldeas judías. El Proyecto Raíces 2014 de la Autoridad Palestina aceleró enormemente todo el proceso. Por lo tanto, los gobiernos europeos y la AP han completado la destrucción de los ya debilitados acuerdos de Oslo.

La mayoría de los nuevos asentamientos del Área C no son el crecimiento urbano árabe natural o la expansión urbana. Por el contrario, a menudo están estratégicamente dispersos para dividir efectivamente el Área C, a veces rodean las aldeas judías y otras empujan hacia la naturaleza israelí o las reservas militares.

En muchos casos, los residentes árabes de las Áreas A y B son transportados en autobús, alentados por incentivos para reubicarse o comenzar una segunda casa en los nuevos asentamientos. Algunas estructuras están improvisadas adornadas con el logotipo de la Unión Europea. Algunos son centros de oficinas de varios pisos. Otras veces, se construyen casas palaciegas. Se puede ver la gama de estilos de construcción.

En varios casos, las construcciones ilegales se establecen deliberadamente en las reservas militares israelíes. Desde la década de 1970, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han mantenido entrenamiento militar y campos de tiro, como la Zona de fuego 918. Esa zona ahora tiene asentamientos ilegales.

Una carretera, llamada Ruta del contrabandista, recorre las colinas desde la ciudad palestina de Yatta hasta el valle de Arad en el Negiev.

En años anteriores, la Administración Civil de Israel se jactó de sus muchos permisos de construcción palestinos. Un informe brillante cita 328 proyectos autorizados durante 2011 y 2012. Ese número ha disminuido drásticamente porque los palestinos del Área C ya no solicitan permisos; niegan el derecho de Israel de emitirlos. Ahora, solo comienzan a construir.

Si bien la repentina fiebre del desarrollo se ha infiltrado en los medios de comunicación judíos e israelíes, muchos líderes judíos de todo el mundo desconocen por completo este fenómeno. Muchos están incrédulos de que el gobierno israelí no haya actuado para bloquear los proyectos ilegales. Pero un portavoz de seguridad cercano a los archivos del Área C ubicados en Bet El culpa a la inacción del complejo sistema legal de Israel.

Cuando descubrimos algo“, dijo un portavoz de seguridad, “les damos una orden de suspensión, y si no se detienen, son convocados a un panel [de adjudicación]. Pero no vienen. Van a la corte para exigirnos”.

Estos casos judiciales son frecuentemente financiados y representados por ONG bien financiadas, como la Asociación de Derechos Civiles en Israel. El nudo gordiano de principios legales para analizar incluye la ley de tierras otomanas de un imperio desmantelado durante mucho tiempo, la ley jordana de la ocupación ilegal retirada de 1948, la ley administrativa militar posterior a la Guerra de los Seis Días y una biblioteca de códigos legales internacionales, todo avivado y tocado con mapas competitivos, encuestas, opiniones de expertos, decretos, cronologías y relatos históricos.

Puede tomar años decidir, y sin una decisión judicial, no podemos acercarnos“, se lamentó el portavoz, y agregó: “Mientras tanto, sigun construyendo. No podemos hacer nada al respecto“. El portavoz continuó: “El tribunal puede tomar medio año, o cuatro años. No hay un tiempo específico. Cada caso es diferente. Tenemos algunos casos que se abrieron hace 15 años“.

Una vez que el tribunal dictamina, si Israel toma medidas de cumplimiento con las excavadoras, los titulares internacionales, las acusaciones de la UE de crímenes de guerra, amenazas de sanciones, fotos en primer plano de personas que lloran y alboroto global hacen que tener razón legal sea una idea política muy poco atractiva. La UE, las ONG y los colonos ilegales conocen este proceso.

Lo que hace que los asentamientos palestinos sean “ilegales” es la delgada brizna de Oslo que queda. Los Acuerdos se han fracturado tantas veces que lo que queda es solo el cadáver conservado de una visión de larga data.

A fines de julio de 2019, cuando el gabinete israelí votó para autorizar 715 permisos adicionales, la respuesta palestina fue inmediata. El primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh, declaró: “No necesitamos permiso de la potencia ocupante para construir nuestras casas en nuestras tierras“, y agregó que la clasificación de Oslo de las tierras en A, B y C “ya no existe“.

Antes de fin de año, se espera que la Autoridad Palestina emita miles de nuevos permisos para eludir aún más a Oslo. A medida que la expansión palestina se extiende a través del Área C, se avecina la perspectiva de encuentros al estilo de la cerca de Gaza que pronto llegarán a una colina en Judea y Samaria.

A medida que las dinámicas del Área C se vuelven más claras, la fuente y la ruta de los diversos fondos europeos que permiten esta confrontación siguen siendo turbios. Además, existe un temor generalizado de que millones de fondos se canalicen continuamente a través de entidades acusadas abiertamente de estar afiliadas a organizaciones terroristas establecidas.

Fuente: Jewish Press / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *