Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » ¿Cómo estamos en temas de autoestima?

¿Cómo estamos en temas de autoestima?

Enlace Judío México e Israel.- Venimos al mundo y apenas cuando tenemos una corta edad nuestros padres y abuelos se encargan de decirnos que somos los más guapos, los más inteligentes, lo máximo en el mundo. Palabras mágicas, pues un niño no sabe quién es él mismo, así que las primeras personas que se lo dicen son sus seres queridos. Esto es vital para generar una necesaria autoestima, la cual nos servirá más adelante para construir relaciones, para aprender a amar y para tener una sana vida social.

NADIA CATTAN

En la adolescencia la autoestima se convierte en una gran herramienta, pues es ésta la que nos ayuda a acercarnos a nuestros amigos y personas del sexo opuesto con seguridad. Tener una autoestima alta es uno de los más necesarios componentes de la felicidad.

¿Pero qué pasa cuando no es así? ¿Qué pasa cuando nosotros mismos o algún ser querido carga todos los días la pesada nostalgia de una baja autoestima? ¿Tienes algún caso cerca de tu familia? Mi intención es escribir textos propositivos, de esos que pueden ayudar cuando hay una preocupación o una dolencia emocional. Así que si la baja autoestima merma tu vida o la de alguien más continúa leyendo, este texto puede funcionar como antídoto para ese sentimiento que tiene la capacidad de destruirnos por dentro.

Si tú sufres de baja autoestima, empieza por evaluar tu vida, imagínate a ti mismo cuando eras una niña o un niño. ¿Cómo te trataron tus padres? ¿Qué te dijeron que eras? ¿Te alagaron tus capacidades y tus habilidades por más sencillas que éstas fueran? Recuerdo que cuando yo era pequeña me gustaba escribir, entonces escribía poemas francamente horribles, que muy orgullosamente leía a quien estuviera cerca. Mis papás fingían quedar asombrados, y es obvio que fingían, porque aquellos escritos eran nefastos, no importaba, yo me creí escritora y seguí escribiendo creyendo que tenía una capacidad especial. Para cuando me di cuenta que aquellos poemas eran horribles ya llevaba muchos años escribiendo y mi habilidad se había perfeccionado. Hoy, gran parte de mi trabajo es escribir, y eso se lo debo a mis padres, que me alentaron a continuar con una afición, si ellos no hubieran mostrado ese entusiasmo y admiración yo hubiera perdido la motivación.

¿Comprendes la importancia de los comentarios de la infancia? Bueno, pues si tú no tuviste ese cariño verbal entonces fuiste como una planta a la que le regaron poca agua, esta deficiencia se deja ver en el desarrollo, afectando áreas de nuestra vida que tal vez tú ni te imaginas. Si éste es tu caso resuelve el problema de raíz, visualiza a ese niño que eras hace algunos años e identifica sus mayores atributos, regálate comentarios halagadores, todo el mundo tiene cualidades y tú no eres la excepción. Tal vez fuiste un niño muy audaz, muy noble o muy inteligente, tal vez muy creativo, muy generoso o muy valiente, da igual, identifica tus fortalezas y ponte una medalla por conservarlas a pesar de que nadie te ayudó a verlas.

Si el de la baja autoestima es un ser querido tuyo, ayúdale a identificar sus mejores cualidades, dile para qué sirven estas características tanto en la vida cotidiana como en el ámbito profesional. Yo en lo personal, tengo un hijo al que le encanta discutir con gran necedad y para mí esa característica resulta desesperante, a pesar de ello le digo que sería un excelente abogado, pues siempre encuentra el argumento perfecto para sustentar sus derechos y pensamientos, y esa, sin duda, es una gran capacidad, no lo olvides, hasta lo que se disfraza de defecto puede ser una cualidad si se conduce por el camino correcto.

Si eres padre o madre de familia, o si tienes cerca nietos, adolescentes o cualquier niño o sobrino, recuerda que somos plantas caminando, si nos riegan de vez en cuando con palabras halagadoras hidratan lo más profundo de nuestra raíz, ayudándonos a formar un tronco más fuerte para todo lo que esté por venir. Esto va mucho más allá de decirle a un niño “¡qué guapo o qué guapa estás!”, de lo que se trata es de acercarse tanto a la otra persona que puedas ver sus cualidades con claridad, a partir de entonces puedes hacérselo notar dejándole claro la obligación que tiene para sí mismo hacer algo útil con esas cualidades que lo hacen tan especial, las personas exitosas son las que identificaron sus fortalezas y debilidades y las condujeron hasta explotarlas de manera productiva en su vida cotidiana, porque aunque no lo creas, las debilidades también pueden ser explotadas. Éste es un ejemplo de ello:

Hace algunos años, la compañía productora de la cerveza Victoria se encontraba en un mal momento, su competencia: Corona, estaba en la cima y con su gran posicionamiento a nivel internacional parecía que para la cerveza Victoria no había lugar, pues ésta no tenía permiso para ser vendida en el extranjero, lo que limitaba sus ventas, su imagen y su posición en el inmenso mundo de la mercadotecnia. Fue entonces que la compañía acudió a la mejor agencia publicitaria del momento, Carlos Alazraki, un posicionado publicista de nuestro país experto en encontrarle cualidades a todo. Identificó la fortaleza de la cerveza Victoria y lanzó una extraordinaria campaña publicitaria que mostraba a unos gringos que constantemente viajaban a México para llevar de contrabando la cerveza Victoria a su país, sin embargo en todos sus intentos fracasaban, el mensaje final era que la cerveza Victoria era exclusivamente mexicana. La imagen de ser un producto exclusivamente nacional se convirtió en su mejor cualidad, la exitosa campaña se reflejó en las ventas y así quedó demostrado que hasta las debilidades pueden ser utilizadas como fortalezas.

Esto, traducido al ámbito humano sería más o menos así:

Si eres muy frío y te cuesta trabajo conectarte emocionalmente esto te puede servir para dedicar tu vida a situaciones de emergencia en donde la frialdad es un elemento trascendental.

Si eres muy obsesivo sácale provecho, la obsesión y el perfeccionismo es ideal para muchos empleos que requieren una mente persistente.

Si la gente te ha criticado porque eres de las personas que les gusta llamar la atención no te sientas mal, a conductores, periodistas y artistas les encanta llamar la atención y convirtieron esta característica en parte de su vocación.

Si eres muy sensible con respecto al dolor humano no es malo, la sensibilidad se traduce en los mejores médicos, en hermosa gente altruista, en artistas y veterinarios.

En fin, la lista podría ser interminable. Lo que quiero concluir es que se puede convertir en fortalezas lo que alguna vez fueron debilidades. Pero el inicio de todo es una buena autoestima, la que nos ayuda a conocernos mejor para dirigir nuestro camino con mayor precisión. Por favor, si en tu entorno hay un ser humano en desarrollo, muéstrale que tanto sus cualidades como sus defectos son ideales para ciertos proyectos, ayúdale a construir una imagen positiva de sí mismo, termina siendo la mejor herramienta a lo largo del camino.

 

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *