Inicio » Noticias » Israel » Líder cristiano estadounidense-israelí discute el proceso de paz con el príncipe heredero saudita

Líder cristiano estadounidense-israelí discute el proceso de paz con el príncipe heredero saudita

Enlace Judío México e Israel.- El residente de Jerusalén, Joel C. Rosenberg, lidera la segunda delegación evangélica en el reino musulmán, es recibido en el palacio real de Jeddah

RAPHAEL AHREN

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, recibió esta semana a un líder cristiano israelí en Jeddah, donde los dos discutieron el proceso de paz israelí-palestino.

La reunión entre el residente de Jerusalén Joel C. Rosenberg y uno de los gobernantes más poderosos del Golfo se produjo cuando Riad ha intentado aumentar su alcance a los líderes evangélicos mientras busca estrechar los lazos con Washington.

Rosenberg, un ciudadano con doble nacionalidad estadounidense e israelí, dirigió una delegación de evangélicos estadounidenses en una gira de tres días a Jeddah, el segundo grupo de figuras eclesiásticas de alto perfil que ha traído al reino conservador en los últimos años.

Rosenberg, quien tiene antepasados ​​tanto cristianos como judíos, habló a su anfitrión, conocido coloquialmente como MBS, sobre su deseo de ver una distensión israelí-saudita y dijo que esperaba verlo visitar Jerusalén pronto.

Tuvimos una discusión fascinante sobre Israel, los palestinos y el proceso de paz. Si bien lo que nos dijo no fue registrado, pasamos al menos 30 minutos de nuestra reunión discutiendo sobre Israel”, dijo Rosenberg a The Times of Israel.

Le dije que me encantaría ver a nuestros dos países hacer las paces, y espero con ansias el momento en que él esté listo para invitar al primer ministro de Israel a Riad y estamos listos para invitarlo a Jerusalén“.

Rosenberg, que tiene dos hijos que actualmente sirven en unidades de combate en las FDI, dijo que le contó al futuro rey saudí sobre la historia bíblica de la Reina de Saba, a quien describió como una “mujer poderosa que gobernó un reino en la Península Arábiga y decidió viajar a Jerusalén para forjar una amistad y alianza con Salomón, el Rey de Israel“.

Se sabe que Jerusalén y Riad tienen vínculos de seguridad clandestinos, ya que ambos ven en Irán una amenaza existencial, pero el reino del Golfo no reconoce formalmente al Estado de Israel. Algunos defensores pro israelíes esperaban que MBS, de 34 años, estuviera más abierto a considerar las relaciones diplomáticas con Israel, pero hasta ahora no ha hecho ningún movimiento hacia el reconocimiento.

La delegación de nueve miembros incluyó a la esposa de Rosenberg, Lynn, quien también es doble ciudadana estadounidense-israelí. A pesar de ser cristianos practicantes, la pareja emigró a Israel hace unos años, basándose en su derecho de retorno debido a las raíces judías de su padre.

Casi al mismo tiempo que la delegación estabacon MBS y otros altos funcionarios sauditas, incluido el viceministro de Defensa y el ministro de Estado de Asuntos Exteriores, el primer ministro Benjamin Netanyahu anunció su intención de anexar los asentamientos israelíes en Cisjordania si gana las elecciones el 17 de septiembre.

Pocas horas después de la reunión, Arabia Saudita emitió una fuerte condena, condenando el movimiento de Netanyahu “una escalada grave a expensas del pueblo palestino” e instó a otros países a hacer lo mismo. El reino también convocó a una reunión de emergencia de la Organización de Cooperación Islámica para discutir el asunto.

Rosenberg, quien hace varios años trabajó brevemente para Netanyahu, se encontró en una posición incómoda.

Con dos ciudadanos israelíes, mi esposa y yo, sentados en el Palacio Real de Jeddah con el Príncipe Heredero de Arabia Saudita discutiendo el camino hacia la paz entre Israel y el Reino, ¿podría haber un momento más incómodo para que el primer ministro hiciera una declaración política de campaña que obligó a los sauditas a arrinconarse y sentir que tenían que emitir una condena y un rechazo rotundos a la propuesta del primer ministro?”, dijo.

Una delegacion de evangelicos estadounidenses encabezada por Joel C. Rosenberg se reune con el principe heredero saudita Mohammed bin Salman en el Palacio Real de Jeddah, Arabia Saudita, 10 de septiembre de 2019 (cortesia)

Rosenberg es un autor de libros más vendidos de ficción y no ficción del New York Times sobre Medio Oriente, y director de organizaciones sin fines de lucro que ayudan a cristianos en todo Medio Oriente. El año pasado, también recibió delegaciones evangélicas sin precedentes en Egipto y Jordania. Está programado para llevar un grupo a Bahrein a finales de este año.

La delegación de esta semana en Jeddah fue organizada por el embajador saudí en los Estados Unidos, la princesa Reema bint Bandar Al Saud, cuya oficina emitió una breve declaración, que incluía varias fotos, sobre la rara reunión.

Durante la reunión, las dos partes destacaron la importancia de los esfuerzos en curso para promover la convivencia y la tolerancia, y combatir el extremismo y el terrorismo“, dijo el comunicado. No mencionó la ciudadanía israelí de Rosenberg ni sus raíces judías; tampoco el comunicado de prensa publicado por la delegación de Rosenberg. Más bien, agradeció al príncipe heredero por su hospitalidad y destacó los esfuerzos de reforma, al igual que todas sus reuniones, dijo.

Si bien puede sorprender a algunos que elijamos la semana del 11 de septiembre para visitar el Reino, en realidad sentimos que no hay un momento más apropiado para centrarnos en dónde debe ir, dónde puede ir el Reino y dónde creemos que va.“, decía el comunicado de prensa”.

De hecho, nuestra visita aquí en esta semana profundamente importante desafía a aquellos que aspiran a descarrilar la reforma en el Reino a través del abrazo del odio y el miedo en lugar del coraje y la moderación“.

La delegación, cuya primera visita histórica en noviembre de 2018 llegó a los titulares internacionales, dijo que estaba agradecida de haber “profundizado las relaciones” en el estado del golfo, “donde la confianza es invaluable y donde el cambio es un tema de conversación diaria“.

Esta creciente confianza nos ha brindado la oportunidad de hablar abiertamente, aunque a veces en privado, sobre lo que creemos que debe cambiar en el Reino, incluso mientras celebramos el progreso del Reino en muchas otras áreas“.

La declaración elogió a Arabia Saudita por la “diversificación” de su economía y por la introducción de “diversas formas de apertura y modernización“, especialmente en relación con los derechos de las mujeres.

Nuestras reuniones no tuvieron prisa y nuestras discusiones fueron sustantivas“, dijo el comunicado.

Francamente, estamos encantados con el alcance de los desarrollos, incluso mientras esperamos más cambios. También somos amigos pacientes con expectativas realistas de que llevará tiempo reformar lo que llevó años crear”.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *