avatar_default

(JTA) — Una esvástica hecha de tierra y flores recién excavadas fue realizada frente a la sede de la Comunidad Judía de Lituania en Vilna, la capital del país.

El incidente del domingo es inusual en Lituania y sigue a un agrio debate en el país sobre el homenaje a los colaboradores de los nazis, algunos de los cuales son ampliamente vistos como héroes antisoviéticos en Lituania a pesar de su papel en la casi aniquilación total de los judíos lituanos.

En línea, algunos comentarios sobre la esvástia sugirieron que no solo tenía la intención de ofender, sino de intimidar con elementos que evocaran un entierro.

En julio, el ayuntamiento de Vilna votó por cambiar el nombre de una calle en honor a un colaborador nazi, Kazys Škirpa, a pesar de las protestas de los nacionalistas. En agosto, una placa dedicada a otro colaborador, Jonas Noreika, fue retirada de un edificio universitario en Vilna por orden del alcalde.

La semana pasada, manifestantes nacionalistas instalaron sin permiso otra placa para Noreika en el mismo lugar de que había sido retirado, dijo Efraim Zuroff, director de la rama del Centro Simon Wiesenthal en Europa Oriental, a la Jewish Telegraphic Agency. “Si esta es la respuesta de los llamados patriotas, entonces es una indicación de que no tienen intención de abordar el pasado del Holocausto de Lituania”, dijo.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí