Inicio » Opinión » Arte y Cultura » El espionaje israelí en Netflix

El espionaje israelí en Netflix

Se acaba de estrenar en Netflix la miniserie El espía, conformada por seis intensos episodios en los que se recrea la impactante historia, basada en hechos reales, sobre los años en que Eli Cohen logra infiltrarse como espía israelí en Damasco, Siria, bajo el nombre de Kamel Amin Thaabet, aportando información sumamente valiosa al Mossad durante la década de los sesenta.

CELIA SUTTON EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDIO

Sacha Baron Cohen se destaca con una interpretación atinada del agente encubierto, y a pesar de que su especialidad ha sido como actor de comedia, logra una transición bastante diestra hacia un rol dramático.

El espía es un trabajo del realizador y guionista Gideon Raff, creador de la serie israelí Prisoners of War, en la que se basó más tarde la exitosa Homeland, misma que a su vez contó con la participación de Raff en su dirección. Ambas tratan sobre misiones de guerra, prisioneros sometidos a torturas, y agentes de inteligencia procurando los planes de acción a seguir. Asimismo, recién estrenó en Netflix su última cinta Operación Hermanos, en la que relataba la complicada labor de rescate de los judíos etíopes, trasladándolos desde un hotel que funcionaba como escenario encubierto hasta la Tierra de Israel. Con ‘El espía’ vuelve con los mismos temas que parecen apasionarlo: espionaje, operaciones secretas y maniobras de inteligencia verdaderamente riesgosas en las que la planeación y la preparación son la clave del éxito.

El film logra mantener la atención del espectador a pesar de que éste puede ya estar al tanto del desenlace de la historia, y esto se debe a que esta vez no sólo se enfoca en crear un thriller de espionaje, cargado de la tensión y el suspenso característicos del género, sino que busca un acercamiento más humano al personaje retratado, intentando apuntar sobre todo al sacrificio personal por el bien común. A la par de los logros en Damasco, vemos constantemente lo que Eli está dejando atrás; somos testigos de su terrible soledad, angustia y melancolía al estar apartado de su familia. También acompañamos a su mujer en las escenas en las que aparece abrumada con la crianza de sus hijas ella sola. Resultan especialmente interesantes las tomas de ambos cada uno en su casa, con el encuadre dividido en dos, en que apreciamos a la pareja y sus hábitos cotidianos compartidos a la distancia.

En cuanto a la producción se nota un cuidado extremo a cada detalle, tanto la fotografía como la gama cromática deslavada, están en función de crear un ambiente acorde a la década retratada.

Podemos concluir que en conjunto la miniserie es un trabajo atractivo y bien realizado, centrado en la figura de uno de los más importantes elementos de la inteligencia israelí, en los años precedentes a la guerra de 1967, en la que sus aportes fueron cruciales para la victoria israelí de esta guerra.


Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *