Inicio » Opinión » Análisis » El nuevo antisemitismo es el viejo antisemitismo

El nuevo antisemitismo es el viejo antisemitismo

Enlace Judío México e Israel.- ¿Por qué está aumentando el antisemitismo? La masacre de Pittsburgh y el tiroteo de San Diego. Caricaturas grotescas en un desfile belga y en el New York Times. La proliferación de los SDE. Legislación propuesta en Irlanda que tipifica como delito el turismo en Israel. Profanaciones en sinagogas y cementerios. Epítetos abiertamente antisemitas del Congreso Americano y del Parlamento Británico. Amenazas no provocadas y agresiones físicas.

RABINO YONASON GOLDSON

Después de décadas de inactividad, ¿por qué ahora? La pregunta es imposible de responder a menos que entendamos por qué existe el odio hacia los judíos. Y esa pregunta ha sido debatida casi desde el momento en que el pueblo judío entró en existencia.

Sigmund Freud (como muchos antes que él) identificó la “alteridad” cultural como la fuente del animus gentil hacia los judíos. Sin embargo, la historia refuta la hipótesis de Freud. La violenta opresión de los sirio-griegos tras el ascenso del helenismo judío, la autodeterminación de la Inquisición española tras la conversión de los marranos y la incineración de innumerables judíos alemanes aculturados en los crematorios de Hitler demuestran que la asimilación intensifica, en lugar de inhibir, el antisemitismo.

Más bien, esa misma “alteridad” se ha ganado la admiración y el elogio de los judíos. El historiador no judío Paul Johnson se hizo eco de los sentimientos expresados por John Adams, Leo Tolstoy, Mark Twain y Winston Churchill cuando escribió en su libro “Historia de los judíos”:

“A [los judíos] debemos las ideas de la igualdad ante la ley, tanto divina como humana; de la santidad de la vida y la dignidad de la persona humana; de la conciencia individual y, por ende, de la redención personal; de la conciencia colectiva y, por ende, de la responsabilidad social; de la paz como ideal abstracto y del amor como fundamento de la justicia; y de muchos otros elementos que constituyen el mobiliario moral básico de la mente humana”.

¿Por qué un idealismo tan elevado produce odio?

La respuesta se encuentra en el patio de la escuela.

En 2008, la escritora de bestsellers Jodee Blanco se embarcó en una campaña para erradicar el acoso escolar. En “Por favor, deja de Reírte de Nosotros”… “La Búsqueda de un Sobreviviente para Prevenir el Acoso Escolar”, la Sra. Blanco intenta deconstruir y cuantificar las dinámicas sociales que dividen a los niños – y a veces a los adultos – en depredadores y presas.

Basándose en innumerables entrevistas y observaciones, la Sra. Blanco llega a una hipótesis intrigante: describe a la típica víctima de la intimidación como un niño mayor, un individuo que posee un sentido de empatía más desarrollado que sus compañeros. Al flexionar consciente o inconscientemente su “músculo de la compasión”, estos pequeños adultos se separan de sus compañeros menos sensibles que pueden llegar a sentirse inferiores en presencia de una mayor madurez emocional y amenazados por un mecanismo de respuesta que no pueden entender. Una vez que un torturador ataca a una víctima, otros niños y niñas se ponen a la cola.

La Sra. Blanco sugiere que los intimidadores están afectados por el trastorno de déficit de empatía, un nivel subdesarrollado de sensibilidad que inhibe su capacidad de sentir compasión. La trágica ironía es que la víctima, incapaz de ocultar su propio sentido de empatía hiperdesarrollado, es despreciada por su madurez atípica por el individuo que más se beneficia aprendiendo de su ejemplo.

A nivel nacional e histórico, ¿no son los judíos el niño antiguo, la pequeña nación advenediza que desafió los valores paganos del poder, y que hace que la anarquía moral y el derecho sean correctos? ¿Qué sucede cuando el don de la madurez moral no es apreciado, cuando exige un nivel de responsabilidad superior al que el receptor está dispuesto a aceptar? ¿No se convertirá ese don inevitablemente en una amenaza, una maldición y una fuente de profundo resentimiento?

Comenzando con el relato bíblico de la nación de Amalec atacando a los israelitas mientras huían de Egipto hacia el desierto, la historia registra una letanía de culturas que buscan aplastar a los descendientes de Jacob. ¿Por qué? Porque los judíos defendían un ideal que esas culturas despreciaban: el rechazo de la autonomía moral y la afirmación del deber moral de vivir una vida de virtud.

Así fue con los asirios, los babilonios, los griegos, los sirios y los romanos. Lo mismo sucede con España, Francia, Turquía, Polonia, Rusia y Alemania, cada uno de los cuales acogió calurosamente a los judíos al principio, y luego se volvió contra ellos con maldad.

Por fin, América ofreció refugio a los judíos. Basándose en los principios introducidos en el mundo por la enseñanza judía, los Forjadores crearon la primera sociedad puralista fundada sobre los ideales de la meritocracia, los derechos humanos y la dignidad humana. La comunidad de la humanidad respondió comenzando gradualmente a reconocer la nobleza de cada ser humano, el valor de la responsabilidad colectiva, la obligación de cada ciudadano de ayudar a llevar el yugo de aquellos que son demasiado débiles para llevar el suyo propio. Las sensibilidades liberales comenzaron a arraigarse hasta que ninguna persona de pensamiento claro se atrevió a discutir con valores progresistas tan fundamentales como la justicia social y la caridad, valores que surgieron de las enseñanzas de la tradición judía y de la ley judía.

Y cuando el Holocausto nazi enfrentó al mundo con la espantosa obra del mal desenfrenado, el mundo abrazó al pueblo judío como el ejemplo de las normas morales generales que rigen la sociedad civilizada. La empatía innata de la humanidad comenzó a surgir. El antisemitismo se volvió tan indefendible como el infanticidio.

Trágicamente, el péndulo ha vuelto a girar hacia atrás.

En parte, la memoria se desvanece. Más significativamente, la política ha venido a reemplazar a la religión como la doctrina guía de la humanidad. Los principios introducidos en el mundo por los judíos han sido secuestrados y reclutados para defender una ideología utópica. Juzgar a cada persona favorablemente ha mutado en no-juicio. La caridad se ha convertido en un derecho. La libertad se ha convertido en libertinaje. La civilidad ha sido convertida en corrección política.

Más perversamente, Israel ha sido equivocadamente comparado con la Alemania nazi.

A medida que la autonomía moral reemplaza al deber moral, los valores tradicionales del judaísmo se vuelven peores que irrelevantes; se convierten en una amenaza. La mera sugerencia de una autoridad moral superior anula el derecho del individuo a definir su propio código moral. Los valores tradicionales se convierten en una forma de herejía, y todos los herejes deben morir.

Las ideologías se arraigan. La verdad se vuelve subjetiva. El discurso civil se desintegra. La retórica se convierte en armamento. La sociedad desciende al desorden de déficit de empatía.

Inevitablemente, la violencia sigue a medida que la intimidación se convierte en la nueva normalidad.

El resurgimiento del odio hacia los judíos, por lo tanto, es un síntoma del declive moral del hombre, no en la inmoralidad sino en la amoralidad, el rechazo de los absolutos morales y el abrazo de la autonomía moral relativista.

Irónicamente, el antisemitismo tiene mucho más que ver con la sociedad no judía que con el judío o su judaísmo. Es la respuesta reflexiva del intimidador ante la madurez moral en el patio de recreo de la sociedad humana.

¿Existe una solución? Por supuesto.

Necesitamos líderes lo suficientemente seguros como para comprometer a su oposición sin recurrir a la desinformación, la hipérbole o la difamación. Necesitamos una ciudadanía que se niegue a apoyar a los candidatos que subvierten los ideales de integridad intelectual y personal. Necesitamos un medio con el coraje ético para dejar de lado la ideología a favor de la verdad tanto fáctica como contextual. Tenemos que enfrentarnos al círculo vicioso del trastorno de déficit de empatía y asumir la responsabilidad de interrumpir su implacable avance.

La batalla por el alma de la civilización occidental se ganará cuando las voces del debate racional y el discurso civil se unan contra el extremismo ideológico a ambos lados del pasillo. Sólo entonces el odio en todas sus formas comenzará a perder el favor. Sólo entonces prevalecerán los antiguos ideales de la nobleza humana.

 

 

Fuente:israelnoticias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *