Inicio » Entretenimiento » Alan Stavans, el escritor mexicano que describe la América Latina judía

Alan Stavans, el escritor mexicano que describe la América Latina judía

JTA —Hace más de 10 años, Ilan Stavans escandalizó a los puristas del lenguaje del mundo de habla hispana al traducir un capítulo de “Don Quijote” – al español.

ALAN GRABINSKY

Desde entonces, el llamado zar de la cultura latina se ha convertido en uno de los interlocutores más importantes para los hispanos en los Estados Unidos.

En su último libro, “El Séptimo Cielo”, publicado a principios de este mes, Stavans, nacido en México, comparte un diario de viaje de un recorrido a través de la América Latina judía, un tema en el que se ha convertido en un destacado experto en las últimas décadas.

“Muy pocas personas saben acerca de los judíos latinoamericanos, incluidos los judíos de América Latina, que conocen sus propias comunidades pero no necesariamente las de otros países latinoamericanos”, dijo.

Stavans habló con JTA sobre algunos desafíos que enfrentan los judíos latinoamericanos hoy y sus esfuerzos para representarlos ante un público global.

JTA: Cuéntame cómo se concibió este libro.

Stavans: este libro es un intento de explorar las complejidades de los judíos latinoamericanos durante un período relativamente pacífico y productivo, pero en medio de posibles cambios rápidos y aterradores.

Fue inspirado por un libro de S. Ansky, el autor de “The Dybbuk”. Ansky era un etnógrafo que viajó por el Pale of Settlement a principios del siglo XX. Dejó un documento sorprendente sobre las comunidades judías que vivían en shtetls de Europa del Este antes de que fueran destruidas por la historia.

Con mi conocimiento interno como judío mexicano y la visión de un extraño como latino que vive en los Estados Unidos, quería crear un artefacto literario y etnoantropológico, un libro de viajes de esta comunidad.

El libro está escrito en inglés a propósito: quería crear un libro que viniera de adentro hacia afuera, con una elección de idioma relacionado con la visión global del judaísmo. El yiddish solía ser la lingua franca de los judíos asquenazíes, y se ha sugerido que el inglés es el yiddish del siglo XXI.

¿Cuáles son algunos de los desafíos tangibles que enfrentan los judíos latinoamericanos hoy?

La respuesta depende del país. La pequeña comunidad judía en Venezuela ha sido el blanco directo del antisemitismo patrocinado por el estado desde que Hugo Chávez llegó al poder. Las sinagogas han sido profanadas. Los judíos cubanos bajo el comunismo se benefician de la buena voluntad de los estadounidenses y otros extranjeros.

La izquierda en muchos países está apegada a la causa palestina, en algunos casos a puntos de vista extremistas y el antisionismo se desenfrena, a menudo haciendo metástasis en el sentimiento antijudío. Las sinagogas y las instituciones culturales requieren alta seguridad. Varias economías, como la de Argentina, están en desorden.

La emigración a Israel, Estados Unidos y Europa diezman las comunidades judías en todo el continente, al igual que la asimilación. Los secuestros, aunque dramáticamente menos que hace un par de décadas, siguen siendo preocupantes. Los grupos de autodefensa están bien organizados.

Por otro lado, hay un crecimiento de las comunidades ortodoxas. La educación judía continúa de manera sólida entre los jóvenes, al igual que las organizaciones culturales. Los judíos latinoamericanos son políglotas que viajan por el mundo y tienen una creciente influencia política, económica y cultural en todas partes.

¿Crees que los judíos latinoamericanos están en un punto de inflexión similar a las comunidades que S. Ansky documentó?

El libro realmente no trata de establecer el hecho de que lo que sucedió en el Pale of Settlement es exactamente lo que está sucediendo ahora para los judíos latinoamericanos. Las condiciones del Pale of Settlement hace un siglo son muy diferentes de las de los judíos latinoamericanos de hoy.

Los judíos latinoamericanos son judíos modernos del siglo XXI. Muchos de nosotros estamos asimilados, y la religión no juega el papel que jugó hace un siglo. Además, cada uno de los países (Colombia, Argentina, Chile, México, Cuba) tiene su propio metabolismo y responde a sus propias fuerzas. Sería una afirmación radical decir que es el mismo paisaje.

Como judío latinoamericano que ha vivido en los Estados Unidos durante más de la mitad de su vida, ¿cuál cree que es el concepto erróneo común de los estadounidenses y los judíos estadounidenses sobre los judíos latinoamericanos?

Los judíos estadounidenses que viven en los Estados Unidos tienen una visión muy limitada de todo lo que no se trata de sí mismos. El hecho de que haya judíos mexicanos, o judíos colombianos, es totalmente exótico para ellos, es como si viniéramos de Marte.

Para los estadounidenses en general, existe la impresión de que América Latina es un país homogéneo, católico y mestizo (mezcla de español e indígena). Pero América Latina ha sido una tierra de inmigrantes desde el principio con la llegada de españoles y portugueses. En este momento hay judíos, japoneses, rusos y escandinavos y muchas otras minorías que viven en América Latina.

Los judíos estadounidenses han tenido mucho éxito en los Estados Unidos. Pero el aspecto trágico y dramático de esto son las altas tasas de asimilación. En América Latina, debido a la dinámica étnica y religiosa, hay menos asimilación. La pérdida de miembros de la tribu es menor; los judíos tienen un sentido más devoto de tradición, cultura e identidad. Esto, en muchos casos, convierte la curiosidad inicial (“¿Hay judíos mexicanos?”) en envidia: los cripto judíos como Luis de Carvajal son vistos como héroes por mantener su fe.

¿Cuánto influyen las categorías de “latino” e “hispano”, tal como se concibe en los Estados Unidos, en la forma en que las personas miran a los judíos de América Latina y América Latina?

Dada la cantidad astronómica de inmigración de latinos a los Estados Unidos (hay 60 millones de latinos en los Estados Unidos, más que la mayoría de los países latinoamericanos), el deseo de tener un terreno común y elementos comunes empuja a las personas a comprender ciertas características como unificadoras.

Los latinos se miran y se sienten conectados con ciertas herencias históricas y lenguaje común. Una vez que se unen, crean la sensación de que todos son como ellos.

La mayoría de los latinos en los Estados Unidos son de origen católico, protestante o no denominacional. La porción de judíos dentro del grupo latino es minúscula, y debido a que esa porción es acomodada y bien educada, y conectada con la comunidad judía en general, tiene una relevancia y un poder que es muy notable.

Lo que está sucediendo ahora en los Estados Unidos es una conexión fascinante entre la comunidad latina y la comunidad judía, y el puente entre ellos son los judíos latinos.

¿Cómo encaja la historia judía latinoamericana en la historia judía mayor?

Creo que los judíos estadounidenses están exhaustos con ciertos temas, como Israel y el Holocausto, y la América Latina judía también ofrece una forma alternativa de ver la historia y la política.

Aunque hemos sido considerados un capítulo no importante en la historia de la civilización judía moderna, creo que con el crecimiento de América Latina y los latinos en los Estados Unidos, el papel de la comunidad judía en América Latina será cada vez más crucial para comprender a los judíos. historia.

Mi libro es parte del esfuerzo por expandir la narrativa de la historia judía. Hay una narrativa sionista simplista que nos convierte a los judíos latinoamericanos en “judíos étnicos”, y en la que todo tiene que terminar en Israel.

Pero el hecho es que América Latina ha sido, en muchos sentidos, la tierra prometida judía. Argentina compitió con Jerusalén y Palestina protegida por los británicos como un lugar donde el estado judío podría haberse establecido. Las comunidades judías en Colombia, Argentina y México están prosperando.

¿Cuáles son los desafíos de escribir sobre los judíos latinoamericanos en los Estados Unidos?

En este momento de mi vida, ya no puedo decirte si soy mexicano o estadounidense, si el inglés o el español es “mi idioma”. Pero creo que esta es la experiencia de miles de judíos en la diáspora.

Creo que estar fuera de contexto es una condición judía, no del todo dentro y no del todo, siempre dislocada. Quería que el libro creara esa impresión. En mi perspectiva, somos traductores y viajeros por definición. Si mi libro puede crear esta empatía con dislocación, sería feliz.

Esta entrevista ha sido editada y condensada por brevedad y claridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *