avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- En la Asamblea General en Nueva York el martes, se aprobó una resolución que pedía a la comunidad internacional no “prestar ayuda o asistencia a actividades ilegales de asentamientos“.

TOVAH LAZAROFF

Unos 147 estados miembros de las Naciones Unidas, incluida la Unión Europea, han pedido que se suspenda toda ayuda a los asentamientos de Judea y Samaria, mientras el primer ministro Benjamin Netanyahu está presionando para anexar el Valle del Jordán, publicó The Jerusalem Post en su sitio.

En la Asamblea General en Nueva York el martes, aprobaron una resolución que pedía a la comunidad internacional que no “prestara ayuda o asistencia a actividades ilegales de asentamiento, incluyendo no proporcionar a Israel ninguna asistencia para ser utilizada específicamente en relación con los asentamientos en los Territorios ocupados“.

La resolución, llamada “Solución pacífica de la cuestión de Palestina“, también debía aplicarse al este de Jerusalén y los Altos del Golán.

También desautorizó la soberanía israelí sobre Jerusalén oriental, un territorio que Israel se apoderó de Jordania durante la Guerra de los Seis Días en 1967 y que se anexó formalmente en 1980.

La resolución fue uno de los textos antiisraelíes y propalestinos aprobados por la AGNU (Agencia General de Naciones Unidas). Son los primeros de una serie de 20 resoluciones anuales que la AGNU debe aprobar este mes.

Solo siete naciones miembros se opusieron a la medida y 13 se abstuvieron. El año pasado, el texto fue aprobado 156-8 con 12 abstenciones. Los 28 estados miembros de la Unión Europea aprobaron la resolución.

Los países que se opusieron este año y el pasado, incluidos Australia, Canadá, Israel, Islas Marshall, Micronesia, Nauru y Estados Unidos. Kiribati, que se opuso en 2018, estuvo ausente de la sala este año.

La resolución “Programa de información especial sobre la cuestión de Palestina” se aprobó de manera similar 144-8 con 14 abstenciones, en comparación con el año pasado cuando se aprobó 152-8 con 14 abstenciones. Los países que se opusieron este año y el pasado, incluyeron Australia, Canadá, Guatemala, Israel, Islas Marshall, Micronesia, Nauru y Estados Unidos.

La embajadora adjunta de Estados Unidos ante la ONU en Nueva York, Cherith Norman Chalet, dijo que su país se había opuesto a las cinco resoluciones, explicando que este “enfoque unilateral solo socava la confianza entre los israelíes, los palestinos y la comunidad internacional, y no crea el tipo de ambiente positivo crítico para lograr la paz“.

Agregó que “varias de las resoluciones presentadas hoy aquí apoyan a los organismos de la ONU cuyo propósito principal es increíblemente atacar a Israel, como el Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino. Estos organismos le cuestan a la ONU 6 millones de dólares anuales, pero no nos acercan a una solución pacífica del conflicto“. Tales organismos, dijo, “promueven una cultura de prejuicios contra Israel, como lo demuestra el tono antiisraelí en los eventos, publicaciones y retórica producida por los organismos, y aún más sobre el consumo de los escasos recursos de la ONU que podrían dedicarse mejor a otras prioridades“.

El pequeño impacto que recibió Israel el martes fue más evidente en la resolución en nombre de la “División de los Derechos de los Palestinos” que ayuda a organizar la actividad pro-palestina en la ONU.

El año pasado, esa resolución pasó 96-13, con 64 abstenciones. Este año, ese mismo texto fue aprobado por 87-23 con 54 abstenciones.

El cambio se produjo como resultado de 11 estados miembros de la Unión Europea y dos naciones latinoamericanas que el año pasado se abstuvieron y este año eligieron votar en contra del texto.

Los países que cambiaron para votar “no” fueron: Austria, Brasil, Bulgaria, Colombia, República Checa, Dinamarca, Estonia, Alemania, Grecia, Lituania, Países Bajos, Rumania y Eslovaquia.

Los otros 10 países que votaron en contra de la resolución tanto en 2018 como en 2019 fueron: Australia, Canadá, Guatemala, Honduras, Hungría, Israel, Islas Marshall, Micronesia, Nauru y los Estados Unidos.

Entre los países más importantes para cambiar su voto se encontraba Brasil, que votó “no” o se abstuvo en las cinco resoluciones pro-palestinas y anti-israelíes aprobadas por la AGNU. El año pasado, Brasil votó a favor de los palestinos en cuatro de las mismas resoluciones y se abstuvo en una sola.

Es necesario mejorar con vistas a lograr textos más equilibrados y menos sesgados, especialmente con respecto al Comité para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino y la División de los Derechos de los palestinos“, dijeron los representantes brasileños a la AGNU.

Lamentamos dedicar recursos de la ONU a organismos que se han utilizado para promover narraciones unilaterales y opiniones sesgadas contra una de las partes en el conflicto sin aportar ninguna contribución real a un arreglo integral, pacífico, justo y duradero“, dijo el representante.

Pero Israel también perdió apoyo en la ONU. Tres países que se opusieron a la resolución de la “División de los Derechos de los Palestinos” el año pasado también cambiaron sus votos. Moldavia y las Islas Salomón se abstuvieron. Kiribati estuvo ausente de la votación.

Costa de Marfil y Chad, que el año pasado se unieron a los palestinos y apoyaron la resolución, cambiaron su postura, con Costa de Marfil absteniéndose y Chad eligiendo estar ausente de la sala. La República Centroafricana que en 2018 se abstuvo, estuvo ausente este año.

Se aprobó una resolución sobre el Comité para el ejercicio de los derechos inalienables de los palestinos 92-13 con 61 abstenciones.

Los países que se opusieron a la resolución fueron: Australia, Brasil, Canadá, Colombia, República Checa, Guatemala, Honduras, Hungría, Israel, Islas Marshall, Micronesia, Nauru y Estados Unidos.

El año pasado, la resolución pasó 100-12, con 62 abstenciones. Brasil en 2018 estuvo entre los que apoyaron a los palestinos y apoyaron el texto en contraste con este año cuando se opuso a la medida.

El embajador palestino en la ONU, Riyad Mansour, agradeció a la Asamblea General por su muy fuerte demostración de apoyo.

Creo que defender el derecho internacional como se refleja en estas resoluciones es la esencia del trabajo de la asamblea general, debatimos, discutimos, respetamos el derecho internacional“, dijo.

Se aprobó una resolución que condena la soberanía israelí sobre los Altos del Golán 91-9, con 65 abstenciones. Los nueve países opositores fueron: Australia, Brasil, Canadá, Israel, Islas Marshall, Micronesia, Palau, Reino Unido y Estados Unidos.

Ocho de esos países opositores adoptaron la misma postura el año pasado cuando se aprobó la resolución 99-10, con 66 abstenciones. Contaba con el apoyo de Kiribati, que este año estuvo ausente, y Nauru, que el martes se abstuvo. Brasil votó en contra del texto el año pasado.

La caída en el apoyo de 99 el año pasado a 91 este año se debió en gran parte a los países que el año pasado votaron por el texto y este año estuvieron ausentes. Eso incluyó los siguientes países: Burkina Faso, Chad, Comoras, Congo, Guyana, Guinea Bisson, Malawi, Níger, Somalia y Tanzania.

La resolución, que fue escrita como si no se desatara en Siria una guerra civil, dijo que laocupación continua del Golán sirio por parte de Israel y su anexión de facto constituyen un obstáculo en el camino para lograr una paz justa, integral y duradera en la región“.

Pidió “a Israel que reanude las conversaciones sobre las vías sirias y libanesas y que respete los compromisos y promesas alcanzados durante las conversaciones anteriores“.

La resolución exigió además “que Israel se retire de todo el Golán sirio ocupado hasta la línea del 4 de junio de 1967 en aplicación de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad“.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí