avatar_default

ÁMSTERDAM (JTA) — Una caja parecida a una bomba casera fue dejada en las afueras de un restaurante Kosher de Países Bajos donde han ocurrido varios ataques antisemitas.

La caja de cartón, que no contenía explosivos y llevaba el logo de la marca de cerveza Heineken, fue encontrada el miércoles por la mañana frente al restaurante HaCarmel en el sur de Amsterdam. Tenía cables pegados con cinta adhesiva y un interruptor negro de gatillo eléctrico en su parte superior.

La unidad de zapadores de la Policía se apresuró a la escena para examinar el dispositivo, según la cuenta de Twitter del grupo comunitario judío Federatief Joods Nederland. La Policía dijo en las redes sociales haber examinado la caja. La investigación reveló que la caja no contenía explosivos, dijo la Policía en un comunicado.

En 2017, un hombre de 29 años que agitaba una bandera palestina rompió las ventanas de HaCarmel con un palo de madera, robando una bandera israelí colgada allí. Los agentes de Policía se quedaron quietos mientras destrozaba el lugar, pero arrestaron al sospechoso, un solicitante de asilo sirio, cuando salió de ahí. Fue declarado culpable de vandalismo después de 52 días en la cárcel mientras esperaba su juicio, pero fue liberado sin pena adicional. Los judíos holandeses criticaron el fallo porque no contenía una referencia que identificara sus acciones como un crimen de odio.

En los últimos años, el restaurante ha sido blanco de múltiples incidentes, incluidos daños en las ventanas y el lanzamiento de huevos a su fachada.

El año pasado, el propietario, Sami Bar-On, dijo que tendría que cerrar a menos que la Policía lograra frenar los ataques a su negocio.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí