avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Un complejo de viviendas ha sido evacuado en Hong Kong tras detectar que el coronavirus se ha propagado por las tuberías del edificio. 

En China, el número oficial de muertos por el coronavirus ha alcanzado los 1,016, mientras que el número total de casos en China ha superado los 43,000. Decenas de personas han sido puestas en cuarentena y otras evacuadas en Hong Mei House, un complejo de viviendas de Hong Kong, el martes, luego de que el virus se haya propagado a través de las tuberías del edificio, infectando a dos residentes de dos pisos diferentes.

Sophia Chan, secretaria de salud de Hong Kong, dijo que la decisión de poner en cuarentena 23 apartamentos y evacuar el resto del complejo siguió al descubrimiento de una tubería de baño sin sellar en el apartamento de una mujer de 62 años diagnosticada con el virus, que vive 10 pisos por debajo de otro inquilino que está infectado. Otros cuatro inquilinos en tres apartamentos diferentes muestran síntomas de coronavirus.

Hasta el martes, el coronavirus ha afectado a más de 43,100 personas en China y en otros 24 países. Las autoridades chinas estimaron la cifra de muertos en su país en 1.016, 108 más que el lunes, cuando era 908.

El martes aumentó la preocupación de que se estaba subestimando la magnitud del frenazo económico del brote de coronavirus de China, la segunda economía más grande del mundo.

Las empresas lucharon por volver al trabajo después de un feriado extendido del Año Nuevo Lunar, mientras que cientos de empresas chinas dijeron que necesitarían miles de millones de dólares en préstamos para mantenerse a flote. A pesar de las garantías del presidente Xi Jinping de que se evitarían los despidos generalizados, estos ya han comenzado.

“El brote de coronavirus cambió por completo la dinámica de la economía china”, dijeron los analistas de JPMorgan en una nota a los clientes, ya que nuevamente rebajaron las previsiones de crecimiento chino este trimestre.

El lunes, hubo 2,478 nuevos casos confirmados en el continente, por debajo de los 3,062 del día anterior, con un total de 42,638.

Fue la segunda vez en las últimas dos semanas que las autoridades registraron una caída diaria en nuevos casos, ofreciendo una pizca de esperanza de que el virus estaba llegando a su punto máximo. Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la propagación de casos fuera de China podría ser “la chispa que se convierte en un incendio mayor”.

Las autoridades dijeron que implementarían medidas para estabilizar los empleos, además de los recortes anunciados previamente a las tasas de interés y el estímulo fiscal diseñados para minimizar cualquier recesión.

Los mercados de acciones asiáticos siguieron a Wall Street al alza el martes, incluso cuando las fábricas de China lucharon por reabrir sus puertas y los analistas advirtieron que los inversores podrían estar subestimando cuán dañino podría ser el desafío económicamente.

Los analistas de Nomura dijeron que las medidas de retorno de los trabajadores y los flujos de tráfico de pasajeros dentro de China sugirieron que el virus tuvo “un impacto devastador en la economía de China en enero y febrero”.

“Nos preocupa que los mercados globales hasta ahora parezcan estar subestimando significativamente el alcance de la interrupción”, escribieron en una nota.

Un grupo de expertos del gobierno chino pronosticó que el virus eliminaría un punto porcentual de la expansión económica anual y los analistas temen que una interrupción prolongada pueda tener consecuencias negativas para el crecimiento global.

La ira pública por el manejo del brote ha aumentado y el gobierno de Hubei desestimó al jefe del Partido Comunista de la comisión provincial de salud, Zhang Jin, y al director Liu Yingzi, informaron los medios estatales.

Hubei permanece en un bloqueo virtual, con sus estaciones de tren y aeropuertos cerrados y carreteras bloqueadas.

Un funcionario del gobierno de Beijing dijo que sería más difícil frenar la propagación del virus a medida que las personas regresen a trabajar. “La capacidad de las comunidades y el flujo de personas aumentará en gran medida la dificultad”, dijo.

Se espera que alrededor de 160 millones de personas regresen a sus hogares en China durante la próxima semana después del final de las vacaciones, dijo un funcionario de transporte.

El virus ha causado caos en Asia con muchos vuelos suspendidos, negocios interrumpidos y restricciones de entrada impuestas por los gobiernos que intentan evitar la propagación.

También ha sacudido el mundo de los cruceros de lujo.

El crucero Diamond Princess con 3.700 pasajeros y tripulación permaneció en cuarentena en el puerto japonés de Yokohama, con otros 65 casos detectados, llevando el número de casos confirmados de la embarcación propiedad de Carnival Corp a 135.

Tailandia dijo que había prohibido a los pasajeros desembarcar otro barco de Carnival Corp, el MS Westerdam de Holland America Line, el último país en rechazar el barco debido a los temores de coronavirus, aunque no se han encontrado infecciones confirmadas a bordo.

Un ciudadano estadounidense evacuado a EE. UU. desde Wuhan la semana pasada está infectado con el coronavirus, dijo el lunes el centro médico de UC San Diego Health en un comunicado. El paciente había sido dado de alta originalmente, después de dar negativo. El paciente, que había sido evacuado en un vuelo del Departamento de Estado desde China que transportaba a 167 estadounidenses, ha regresado al hospital. Este es el 13er caso confirmado en Estados Unidos, 7mo en California. Más de 500 estadounidenses han sido evacuados en las últimas dos semanas desde China a Nebraska, Texas y California.

Los evacuados están en cuarentena durante 14 días, para determinar si han desarrollado fiebres, tos y otros signos tempranos del virus.

El crucero Westerdam de Holland America / Roger W via Flickr

Mientras tanto, el crucero de Holland America Westerdam, con 1.900 pasajeros y una tripulación de 800, que salió de Hong Kong el 1 de febrero, no puede encontrar un puerto seguro y ha sido rechazado por cinco países, incluidos Tailandia, Filipinas, Japón y el territorio estadounidense de Guam.

Holland America insistió el lunes en que nadie a bordo del Westerdam ha mostrado ningún síntoma del virus, afirmando: “El barco no está en cuarentena y no tenemos ninguna razón para creer que haya casos de coronavirus a bordo a pesar de los informes de los medios”.

Ya ha sido rechazado por Japón y Filipinas.

“Ahora estamos de vuelta en el limbo”, dijo el pasajero Stephen Hansen a Reuters por correo electrónico.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí