Inicio » Opinión » Análisis » Por qué Gantz debería haber dicho sí al debate

Por qué Gantz debería haber dicho sí al debate

Enlace Judío México e Israel.- Netanyahu soltó lo que finalmente pudo haber sido ese cambio de juego el martes por la noche cuando retó a Gantz a un debate. Pero Gantz dejó caer la pelota deliberadamente.

GIL HOFFMAN

El primer ministro Benjamin Netanyahu y el líder del Partido Kajol Laván Benny Gantz han estado haciendo campaña uno contra el otro durante 14 meses sin lo que los estrategas políticos llaman un “cambio de juego”.

Netanyahu entregó lo que finalmente pudo haber sido ese cambio de juego el martes por la noche cuando retó a Gantz a un debate. Pero Gantz dejó caer la pelota deliberadamente.

¿Por qué debatir con Netanyahu podría haber cambiado las reglas del juego para Gantz?

Porque finalmente habría estado en igualdad de condiciones con Netanyahu, jugando su propio juego. Todos saben que Netanyahu habla bien, por lo que no tenía nada que ganar de un debate y, por lo tanto, evitó los debates durante más de 20 años.

Gantz, por el contrario, lo tenía todo para ganar. Podría haber contrarrestado la imagen que le dio Netanyahu como un general vacío controlado por asesores de relaciones públicas, demostrando que es un pensador articulado y profundo con una agenda bien pensada sobre temas clave.

Después de un año con personas diciendo que Gantz no era más que “cualquiera excepto Bibi”, Gantz, cuyo partido en realidad tiene una larga plataforma, podría haber utilizado el debate para familiarizar al público con lo que representa, si hubiera llamado engaño lo de Netanyahu.

Cuando les preguntaron por qué Gantz rechazó el desafío del debate siendo que él mismo convocó a un debate en las tres elecciones, incluso el sábado por la noche, los asesores de Gantz respondieron que no quería participar en el giro político de Netanyahu.

Así que el momento del desafío de Netanyahu el mismo día en que se anunció la fecha de su juicio fue molesto para Gantz. Eso es comprensible, pero las agendas de las elecciones cambian constantemente.

Dos noticieros nocturnos en horario estelar encabezaron los titulares el miércoles por la noche con informes de que el Fiscal General Avijai Mandelblit pronto investigaría la empresa en quiebra de Gantz, The Fifth Dimension (La Quinta Dimensión). Ahora es Gantz quien necesita cambiar la agenda, pero perdió la oportunidad de cambiarla con un debate, al descartarlo con tanta firmeza cinco horas antes.

Netanyahu usará la investigación de La Quinta Dimensión para sugerir que si él es corrupto, entonces todos los políticos lo son. Un debate habría sido un buen lugar para explicar al público que existe una diferencia entre vetar un caso y tres acusaciones penales por siete cargos.

Ya es demasiado tarde para que este cambio de juego regrese a Gantz. Si llega otro antes del 2 de marzo, dependerá de él decidir si atraparlo o no.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *