Inicio » Opinión » Análisis » El caso palestino en la CPI de La Haya recibió un gran golpe la semana pasada

El caso palestino en la CPI de La Haya recibió un gran golpe la semana pasada

Enlace Judío México e Israel.- Respaldando la posición de Israel contra la investigación de crímenes de guerra pendientes, 7 países dicen que Palestina no es un estado que pueda transferir jurisdicción a la CPI. Ni uno solo argumenta lo contrario

RAPHAEL AHREN

La noción de que “Palestina” es un estado de pleno derecho que puede otorgar jurisdicción a la Corte Penal Internacional recibió un duro golpe la semana pasada, ya que siete países y muchos expertos en derecho internacional alegaron que el tema no era tan simple como los palestinos y sus partidarios querrían que parecira.

Incluso algunos países que han reconocido formalmente el “Estado de Palestina” en la línea anterior a 1967 alegaron que no se puede considerar necesariamente que Palestina pueda dar por sentado la jurisdicción válida de la CPI para investigar crímenes de guerra presuntamente cometidos en su territorio.

Alemania, Australia, Austria, Brasil, la República Checa, Hungría y Uganda presentaron la semana pasada documentos escritos a La Haya, cada uno pidiendo convertirse en un amicus curiae, “amigo de la corte” que no es parte en el caso pero quiere ofrecer sus puntos de vista. Todos postularon que Palestina no puede transferir jurisdicción penal sobre su territorio a La Haya.

Ningún país presentó una solicitud para argumentar lo contrario.

“He hablado con varios líderes de estos países y, junto con organizaciones internacionales y expertos líderes en el mundo, han expresado claramente que el tribunal internacional no tiene autoridad para discutir el conflicto entre el Estado de Israel y los palestinos”, dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu el domingo.

Los profesionales también destacaron la importancia de que varios países respalden la posición de Israel en la CPI.

“Es significativo que incluso estados como Brasil y Hungría, que han reconocido nominalmente a Palestina, planteen serias dudas sobre la jurisdicción de la corte”, dijo el abogado Daniel Reisner, de Tel Aviv, quien dirigió el departamento de derecho internacional del ejército israelí entre 1995 y 2004 y sirvió a varios gobiernos como asesor legal y negociador en varias rondas de conversaciones de paz.

En su cargo de vicepresidente de la Asociación Internacional de Abogados y Juristas Judíos, Reisner fue uno de los doce expertos que también presentaron solicitudes de amicus ante el tribunal.

“Cuestiones como el hecho de que el reconocimiento puede ser simbólico [pero] no legal, que el territorio de la entidad palestina es indeterminado y está sujeto a negociación, y precisamente el grado excepcional de controversia e incertidumbre en torno a esta cuestión, todo ello hace la jurisdicción de la CPI altamente dudosa incluso para reconocer estados”, dijo.

El 20 de diciembre, la fiscal jefe de la CPI, Fatou Bensouda, dijo que había concluido su examen preliminar de media década de la “situación en Palestina” y que tenía “bases razonables para creer que las Fuerzas de Defensa de Israel, Hamás y otros ‘grupos armados palestinos’ cometieron crímenes de guerra”.

Al mismo tiempo, reconoció que La Haya puede no tener la jurisdicción para tratar con Israel / Palestina. Por lo tanto, solicitó una decisión de tres jueces de la CPI para determinar el alcance de la jurisdicción territorial de la corte.

La propia fiscal cree que “Palestina”, que se adhirió al Estatuto de Roma, el documento fundacional de la CPI, a principios de 2015, es un estado suficiente para transferir la jurisdicción penal sobre su territorio a la corte.

Israel ha argumentado durante mucho tiempo que la CPI carece de jurisdicción sobre el caso, sobre todo porque no hay un estado palestino soberano que pueda delegar en la corte la jurisdicción penal sobre su territorio y sus nacionales.

Ahora depende de la llamada cámara previa al juicio decidir sobre el asunto. Los tres jueces de esta sala, Péter Kovács de Hungría, Marc Perrin de Brichambaut de Francia y Reine Adélaïde Sophie Alapini-Gansou de Benin, invitaron a “Palestina, Israel y las víctimas de la situación en el Estado de Palestina, a presentar observaciones escritas” sobre el asunto antes del 16 de marzo.

La fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, derecha, y el fiscal adjunto James Stewart, centro, en la Corte Penal Internacional, CPI, en La Haya, Países Bajos, el viernes 23 de noviembre de 2018. (Piroschka van de Wouw / pool / AP)

Jerusalén aún no ha decidido si hará una presentación formal, pero se espera que se abstenga de hacerlo, para que no se considere que legitima un proceso que los líderes israelíes han denunciado como absurdo, injusto, ilegal y antisemita.

Los estados, así como los grupos u organizaciones privadas, podían solicitar el estatus de amicus curiae antes del viernes pasado.

Si bien ni un solo país presentó dicha solicitud argumentando a favor de la jurisdicción, la Liga Árabe y la Organización de Cooperación Islámica presentaron observaciones amicus curiae diciendo que Palestina es, por supuesto, una nación soberana y que la CPI puede proceder con el lanzamiento de una investigación sobre el conflicto israelí-palestino.

“La Liga [Árabe] afirmaría que, como una cuestión de derecho internacional, el Estado de Palestina es el único soberano sobre este territorio. El estado de ocupación en el territorio de Palestina ha sido universalmente reconocido”, dijo la organización con sede en El Cairo en su solicitud.

La Organización de Cooperación Islámica, con sede en Jedda, Arabia Saudita, dijo que destacaría los “aspectos históricos de la cuestión de Palestina y las injusticias a las que ha estado sujeto el pueblo palestino”, incluida la Declaración Balfour de 1917 y el Plan de partición de la ONU de 1947, “que determinó los contornos fundacionales históricos del Estado de Palestina y los derechos de soberanía palestina”.

La Corte Penal Internacional, o CPI, en La Haya, Países Bajos, 7 de noviembre de 2019. (AP Photo / Peter Dejong)

Pero estos grupos paraguas se representan principalmente a sí mismos y no a sus estados miembros, muy pocos de los cuales son miembros de la corte, y se puede esperar que influyan en los tres jueces de la sala previa al juicio mucho menos que las naciones occidentales poderosas y democráticas que hablaron contra la jurisdicción de la corte.

En sus solicitudes de amicus, que son simplemente una solicitud para presentar una argumentación legal más detallada, los distintos países difieren en sus argumentos y en la profundidad con la que expondrían su caso ante la sala de prejuicio.

Palestina no posee ni poseía la jurisdicción que necesitaría delegar en la Corte para que la Corte ejerza su jurisdicción

Australia, por ejemplo, fue suficiente al afirmar que no reconoce el Estado de Palestina y que “no tiene ninguna relación” con él en virtud del Estatuto de Roma, y ​​que presentará observaciones pertinentes a la jurisdicción.

Alemania, uno de los mayores partidarios de la corte, ofreció una vista previa más detallada de su argumentación. La solicitud amicus de Berlín, firmada por el asesor legal del Ministerio de Relaciones Exteriores, comienza por enfatizar que Alemania fue “un firme defensor” de la CPI y señala que ha sido durante mucho tiempo un defensor de una solución de dos estados para el conflicto israelo-palestino.

Pero, argumentó, “El alcance de la jurisdicción territorial de la Corte de conformidad con el Artículo 12 del Estatuto de Roma no se extiende a los territorios palestinos ocupados. El artículo 12 del Estatuto de Roma presupone que existe un “Estado” que tiene la capacidad, de conformidad con el derecho internacional, de delegar la jurisdicción territorial a la Corte con respecto a los casos pertinentes.

“Palestina no posee ni poseía la jurisdicción que necesitaría delegar a la Corte para que la Corte ejerza su jurisdicción”.

Austria señaló que había votado a favor de la membresía de Palestina en la UNESCO en 2011 y a favor de otorgarle la condición de Estado observador no miembro en la Asamblea General de la ONU en 2012. También reconoció que no protestó por la adhesión de Palestina al Estatuto de Roma en 2015

Sin embargo, su solicitud de amicus enfatizó que esto no significa que Palestina sea un estado que pueda transmitir jurisdicción a la corte, y que “incluso si hubiera jurisdicción, el alcance concreto de la jurisdicción territorial sería dudoso”.

Brasil reconoció a Palestina, pero ahora se opone a la jurisdicción de la CPI

La presentación brasileña comienza enfatizando un “interés permanente para proteger a la CPI de interferencias políticas indebidas”, advirtiendo a la corte que cualquier decisión “que haga uso político del Estatuto de Roma” socavaría su credibilidad y legitimidad.

El país latinoamericano señala que él mismo reconoció un estado palestino en 2010, pero agrega que su “acto unilateral y discrecional de reconocimiento del Estado de Palestina no implica el efecto erga omnes”, la idea de que la postura de un país hacia la condición de Estado palestino obliga al resto del mundo a aceptar esa opinión.

“De hecho, según el derecho internacional, el reconocimiento [no] es constitutivo para terceros estados que no participan en el acto de reconocimiento”, argumenta la solicitud de Brasilia, firmada por su embajador en los Países Bajos. “Además, la mera adhesión a un tratado internacional no determina necesariamente que el Estado Parte sea un Estado soberano de conformidad con el derecho internacional”.

La CPI se considera un “tribunal de último recurso” que solo debe involucrarse en casos en los que su jurisdicción es indiscutible, continúa el documento brasileño, advirtiendo contra una “expansión indebida del alcance del derecho penal internacional”.

Haciéndose eco de los propios argumentos de Israel sobre la participación de la CPI, Brasil continúa argumentando que “la compleja cuestión israelí-palestina debe abordarse a través del diálogo político entre las partes y no a través de un proceso penal internacional, lo que sería perjudicial tanto para la justicia como para la paz”.

Hungría también señaló que había reconocido previamente a un estado palestino, en 1988. “Sin embargo”, su aplicación dice, “es la posición húngara de que los límites territoriales se establecerán mediante negociaciones directas entre las partes”.

Además, la comunicación, firmada por el ministro de Relaciones Exteriores, Péter Szijjártó, afirma que Budapest “tiene dudas de que Palestina cumpla con todos los elementos constitutivos de la condición de Estado, y por lo tanto la jurisdicción territorial de la Corte no se extiende necesariamente a los ‘territorios palestinos ocupados'”.

Los húngaros también se refieren al voto de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2012 que confirió el “estatus de Estado observador no miembro” a Palestina con una abrumadora mayoría: 138 países votaron a favor; 9 en contra y 41 se abstuvieron, postulando que “no proporcionó una respuesta clara con respecto a la cuestión de la estadidad”.

Más bien, la Resolución 67/19 era un “mero problema de procedimiento” y “no constituía un reconocimiento del Estado palestino”, insistió Budapest.

Juez Peter Kovacs (Cortesia de ICC-CPI / Max Koot)

El hecho de que Hungría haya presentado una solicitud de amicus es particularmente notable, dado que uno de sus nacionales, Péter Kovács, es uno de los tres jueces de la sala previa al juicio.

La solicitud checa dice que la cuestión de la condición de Estado palestino debe analizarse “de conformidad con el derecho internacional general”, y cita la Convención de Montevideo de 1933 sobre los Derechos y Deberes de los Estados, que tradicionalmente se ha reconocido como el punto de referencia para determinar qué constituye un estado bajo el derecho internacional.

Según el primer artículo de la convención, un estado debe poseer las siguientes calificaciones: una población permanente; un territorio y gobierno definidos; y la capacidad de entablar relaciones con los otros estados.

“Ha sido una posición de larga data de la República Checa que Palestina no ha cumplido todos los criterios de estadidad según el derecho internacional”, afirma la solicitud, firmada por el Ministro de Relaciones Exteriores, Tomas Petricek.

Si bien Praga apoya la aspiración de independencia de los palestinos, el hecho de que Palestina no pueda considerarse un estado plantea “dudas” con respecto a la jurisdicción de la CPI sobre Cisjordania y Gaza, concluye el documento.

La solicitud amicus de Uganda expresa “preocupación” por la intención del fiscal de que la cámara previa al juicio emita un fallo sobre “cuestiones controvertidas y políticas de territorio y fronteras, que ambas partes en el presente contexto acordaron resolver mediante negociaciones directas”.

“Las fronteras territoriales entre Israel y Palestina deben ser determinadas por israelíes y palestinos y no pueden ser sometidas a la jurisdicción de la Corte”, sostiene la presentación de Kampala. “Uganda cree además que la Corte, como órgano penal, es fundamentalmente inadecuada y está mal ubicada para tomar decisiones de esa naturaleza”.

Además de los siete estados, docenas de académicos y ONG individuales, de ambos lados del argumento, han presentado sus propias solicitudes de amicus. La mayoría de ellos repiten, de una forma u otra, los mismos argumentos con respecto a la jurisdicción del tribunal, o la falta de los mismos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *