Inicio » Entretenimiento » Cine » La verdadera historia detrás de “Hunters”, la nueva serie sobre cazadores de nazis

La verdadera historia detrás de “Hunters”, la nueva serie sobre cazadores de nazis

(JTA) — Hunters, el nuevo programa coproducido por Jordan Peele y creado por David Weil para Amazon Prime, cuenta la historia de un equipo de cazadores de nazis en la década de 1970 en EE.UU. Están dirigidos por un misterioso hombre llamado Meyer Offerman, que tiene un fuerte acento idish y no es otra persona que Al Pacino.

LIOR ZALTZMAN

La serie ha recibido críticas mixtas y ha planteado preguntas sobre la ética de los judíos que se vengan violentamente. Pero hay otra pregunta persistente: ¿había tantos nazis en EE.UU. en la década de 1970 que debían ser perseguidos?

El programa, protagonizado por un grupo de estrellas judías: Logan Lerman, Saul Rubinek, Josh Radnor y Carol Kane, quienes interpretan a los cazadores nazis, es en gran medida una ficción que cae en extravagancias. Cuenta con una estética más parecida a la de un cómic que un libro de historia, pero sus historias y tramas se basan en bastantes hechos reales.

Analicemos el hecho de la ficción nazi sobre el melodrama posterior al Holocausto.

¿Existieron los cazadores nazis en la década de 1970 en EE.UU?

La respuesta a eso es un poco complicada: sí, en las décadas posteriores al Holocausto, académicos y sobrevivientes judíos y no judíos trabajaron para llevar a los nazis ante la justicia. Algunos eran estadounidenses y otros europeos.

Pero Hunters exagera el drama de la caza, por así decirlo.

El escuadrón de caza de nazis del programa es un grupo disfrazado y listo para la acción compuesto por un veterano del ejército (interpretado por Louis Ozawa Changchien), la estrella de cine Lonny Flash (Josh Radnor), dos expertos en armas (Saul Rubinek y Carol Kane), un experto (Tifanny Boone) y una monja británica (Kate Mulvany).

No hace falta decir que los cazadores reales en los que se basaban eran un grupo menos ecléctico y glamoroso.

Los cazadores nazis de la vida real tampoco disfrutaron de la oscuridad como la de Bruce Wayne que ofrecían Offerman de Pacino y su grupo de cazadores. Tampoco andaron clandestinamente torturando a los nazis con estiércol de caballo (sí, esto sucede en el programa) y asesinándolos, según nuestro conocimiento.

Pero sí lograron descubrir y llevar ante la justicia a algunos criminales de guerra nazis.

Entonces, ¿quiénes eran estos cazadores nazis de la vida real?

En realidad hay demasiados para nombrar. Pero aquí están los más famosos.

El más destacado fue probablemente Simon Wiesenthal, quien sobrevivió a cuatro campos de concentración. Wiesenthal y su esposa, Cella, perdieron a unos 89 familiares a manos de los nazis.

Comenzó su caza de nazis poco después de ser liberado del campo de Mauthausen. Todavía demacrado y frágil, Wiesenthal comenzó a documentar nombres y detalles de nazis y colaboradores, desde guardias hasta funcionarios de la Gestapo.

Después de la guerra, Wiesenthal lanzó el Centro de Documentación de la Asociación de Víctimas Judías del Régimen Nazi en Viena en los años 60 y se convirtió en un agente del Mossad. Si bien probablemente no fue instrumental en la captura de Adolf Eichmann, como a algunos hicieron creer, ayudó a encontrar a otros nazis, especialmente a Karl Silberbauer, el oficial de la Gestapo que arrestó a Anne Frank, y a Franz Stangl, el comandante de los campos de Treblinka y Sobibor. También proporcionó inteligencia clave sobre muchos exfuncionarios nazis. Wiesenthal murió en 2005.

En 1977, el año en que tiene lugar Hunters, el rabino Marvin Hier comenzó el Centro Simon Wiesenthal en EE.UU. (Wiesenthal no estaba afiliado personalmente al centro). Al año siguiente, Hier nombró a otro cazador nazi, Efraim Zuroff, para que encabezara el centro, que se describe a sí mismo como “una organización global de derechos humanos que investiga el Holocausto y el odio en un contexto histórico y contemporáneo”.

Zuroff, un nativo de Nueva York de 71 años, vive en Jerusalén. Su trabajo ha llevado a los juicios de más de 40 nazis y sus colaboradores, y él todavía está trabajando para llevar a los criminales nazis ante la justicia.

Luego estuvieron Serge y Beate Klarsfeld, quienes recientemente ganaron un Premio Nacional del Libro Judío por sus memorias sobre sus días de caza de nazis.

Serge es un judío rumano cuyo padre fue asesinado en Auschwitz. Beate es alemana, y sus padres, aunque no eran nazis, votaron por Hitler como canciller antes de la Segunda Guerra Mundial. Primero se enfrentó a las atrocidades cometidas por el régimen nazi mientras se desempeñaba como niñera en París.

También fue en Francia donde conoció y se casó con Serge. A través de la investigación y el activismo, los Klarsfeld ayudaron a llevar ante la justicia a los nazis y sus partidarios de Vichy, como Klaus Barbie, el funcionario de las SS llamado “el carnicero de Lyon”.

Los Klarsfeld fueron arrestados varias veces durante sus carreras de caza de nazis, incluido Serge en Alemania en 1972 por intentar secuestrar al exfuncionario de las SS Kurt Lischka, y Beate en Siria por intentar capturar a Alois Brunner, el asistente de Eichmann.

En 1969, Beate interrumpió una reunión del Reichstag en Alemania Occidental para gritarle al canciller alemán Georg Kiesinger: “¡Eres un nazi!”

Después de eso, según The Guardian, ella “interrumpió una manifestación política al saltar al podio y abofetearlo”. Fue sentenciada a un año de prisión y cumplió cuatro meses.

¿Hubo realmente nazis en los años 70 en EE.UU?

La mayoría de los criminales de guerra nazis que escaparon, se dirigieron a Sudamérica después de la guerra a través de rutas de escape llamadas ratlines. Países como Argentina y Brasil se convirtieron en refugios donde estos funcionarios nazis vivieron en el anonimato.

Pero se cree que miles de nazis también escaparon a EE.UU. Hubo algunos casos prominentes de nazis capturados en EE.UU; el primero de ellos fue Hermine Braunsteiner Ryan, conocido como La Yegua de Majdanek. Según los reportes, la guardia femenina pateó a prisioneros judíos hasta la muerte.

Después de la guerra, conoció a su esposo estadounidense, Russell Ryan, y emigró a Nueva Escocia, Canadá, y luego a EE.UU., donde se estableció en Queens, Nueva York, no muy lejos de donde se lleva a cabo gran parte de Hunters.

Fue Wiesenthal quien ayudó a capturar a Braunsteiner Ryan basándose en la inteligencia que obtuvo de un sobreviviente de Majdanek. Braunsteiner Ryan renunció voluntariamente a su ciudadanía estadounidense y fue extraditada a Alemania Occidental en 1973. Fue sentenciada a cadena perpetua en 1981, pero fue liberada en 1996 debido a problemas de salud. Ella murió tres años después.

También estaba Feodor Fedorenko, un guardia ucraniano en el campo de exterminio de Treblinka. Fedorenko vivió en Waterbury, Connecticut, y solo fue descubierto en 1977, el año en que se desarrolla Hunters. Tres años después fue extraditado a la URSS, donde fue juzgado, condenado y ejecutado.

Otro de estos nazis fue Boļeslavs Maikovskis, un colaborador nazi letón que ingresó a los EE.UU. en 1950 y mintió sobre su participación con los nazis en su solicitud de visa. En 1965, un tribunal letón encontró a Maikovskis, que vivía en Mineola, Nueva York, culpable de asesinato por su colaboración con los nazis. Sin embargo, Maikovskis permaneció en EE.UU. hasta 1987, cuando quedó claro que sería extraditado a la URSS y probablemente condenado a muerte.

Puede haber otros nazis que no conocemos, y aún podrían estar viviendo entre nosotros. En el libro The Nazis Next Door: How America Became a Safe Haven for Hitler’s Men de 2014, el periodista Eric Lichtau escribió que las agencias de espionaje estadounidenses contrataron al menos a 1,000 exnazis durante la Guerra Fría y varios de estos espías nazis fueron recompensados ​​con la ciudadanía estadounidense.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *