Inicio » Judaísmo » Bendición sacerdotal ¿Cómo nos bendice D-os?

Bendición sacerdotal ¿Cómo nos bendice D-os?

Enlace Judío México e Israel – En los rezos principales de Shabat o Yom Tov existe algo que se llama “Birkat Hacohanim” (“La bendición de los sacerdotes”) en la que uno o más cohanim (descendientes de Aarón) bendicen a la congregación con las palabras que solían hacerlo los oficiantes del Gran Templo. Esta bendición se la enseña D-os a Aarón y aparece en la perashá (porción de Torá) de Naso. En la siguiente reflexión rab. Dovid Green ahonda en el significado tan profundo que esta tradición tiene analizando las palabras de Rab Hirsch, Jofetz Jaim y Rashi (grandes comentaristas de la Torá).

“Que D-os te bendiga y te proteja. Que D-os haga brillar Su rostro frente a ti y te favorezca. Que D-os levante Su rostro hacia ti y te de paz”

Rab. Dovid Green – En el libro de Horeb (cap 112), rab Samson Rafael Hirsch comenta lo siguiente:

“Los cohanim, los embajadores de los ritos sacrificiales, deben bendecir a Israel ¿Cómo? Deben declarar que el Nombre del Primer y Único D-os se cierne sobre ellos (la nación); que todo surge de Él y que Él es la única fuente de bendición. De esta forma D-os se vuelve el dador de toda bendición.

Cuando los cohanim, los representantes oficiales de la nación de Israel, declaran esto, es de hecho la comunidad misma la que está haciendo la declaración a través de ellos. Por inducción se entiende que es el pueblo de Irael quien, a través de sus representantes, debe declararselo a sí mismo. Afirman el deseo de que toda bendición física o espiritual provenga del Único D-os capaz de bendecir. De tal forma que no son los cohanim quienes bendicen o tienen el poder de bendecir, sino D-os mismo es quien bendice.

La bendición sacerdotal… en la forma escrita por la Torá … es entonces un prerrequisito de la bendición otorgada por D-os. D-os únicamente bendice al que sólo espera bendiciones de Él; porque sólo una persona así verá la bendición que recibe como proveniente de Sus manos, para ser usada de acuerdo a Su voluntad. Para un hombre así la bendición se convierte en bendición verdadera. ¿Esperas bendiciones de D-os? Piensa en Él como la Única Fuente de bendición, y Él te bendecirá.”

En su comentario Rashi pregunta por qué la Torá pone dos palabras distintas cuando habla de recibir la bendición de D-os, ¿por qué dice “bendecir” y “proteger”? Al pedirle a D-os que nos bendiga, le pedimos que nos dé un bien material o espiritual, cuando le pedimos que nos proteja, pedimos que ese bien se mantenga a lo largo del tiempo.

El Jofetz Jaim a su vez solía decir:

“La riqueza que nos llega a través de otros medios, que no es la bendición de D-os, es aquella que llega a través de la deshonestidad. Esa riqueza no tiene la protección de D-os, y al final será perdida o uno será incapaz de disfrutar de ella… Por se nos dice en los proverbios ‘La bendición de D-os enriquece y no trae tristeza con ella’ La riqueza que llega a través de cosas ajenas a D-os termina por entristecer.”

Las palabras de Rab. Hirsch, Rashi y el Jofetz Jaim se complementan entre ellas. Cuando alguien siente que todas sus riquezas provienen de la bendición de D-os, sus ganancias no son el resultado directo de sus propios esfuerzos y sabe que la bendición no puede llegar con deshonestidad. A largo plazo no podemos beneficiarnos de lo que no nos fue dado.

Fuente: torah.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *