avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Expertos del hospital Cedars-Sinai Los Ángeles reportan que en tiempos de incertidumbre, el autocuidado y la estructura son clave para una buena salud mental.

Ya sea preocuparse por la salud de un ser querido, sentirse estresado por la seguridad laboral o estar inquieto después de semanas de estar encerrado en la casa, la pandemia de COVID-19 (coronavirus) está afectando la salud mental de casi todos.

“La base de la salud, tanto física como mental, es la seguridad”, afirma el Dr. Itai Danovitch, presidente del Departamento de Psiquiatría y Neurociencias del Comportamiento del Hospital Cedars-Sinai Los Ángeles.

En una crisis, menciona Danovitch, percibimos amenazas externas a esa sensación de seguridad. Y para aquellos que ya luchan con problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad, la pandemia actual puede intensificar sus síntomas. La buena noticia, según Danovitch, es que hay algo que podemos hacer al respecto.

“Uno de los principios básicos de cómo manejar la salud mental en una crisis como esta es asegurarse de que uno se está ocupando de sus propias necesidades básicas como tomar recesos, descansar y dormir, tener una nutrición adecuada, hacer ejercicio, tener compasión por uno mismo y por los demás”, afirma Danovitch.

Para aquellos que enfrentan problemas de salud mental, está disponible atención de salud mental a distancia sin tener que visitar físicamente el consultorio de un médico.

“Las personas pueden comunicarse con sus médicos de forma remota para informarles si presentan nuevas inquietudes, ansiedad o cambios en el estado de ánimo, para obtener orientación y tratamiento adecuados”, dijo Danovitch.

Crear una estructura basada en horarios de actividades puede ayudar. Danovitch sugiere crear bloques de tiempo separados para comer, trabajar, relajarse y entretenimiento.

“Esto ayuda a no estar preocupado todo el día, porque nuestro miedo y nuestras preocupaciones, cuando no tenemos control sobre ellos, a veces inhiben desarrollar otras actividades”, dijo.

“Es importante reconocer nuestras emociones. Está bien preocuparse, y está bien tener miedo. Por otro lado, es importante contener las emociones para que no consuman los demás componentes del día”. Y como mencionamos al principio es vital el autocuidado y conexión”.

Cuando recibes noticias e información acerca de la situación actual, Danovitch enfatiza la importancia de asegurarse de que provenga de fuentes confiables “Obtener información precisa incluye aceptar áreas donde hay incertidumbre”, dijo Danovitch. “También incluye responder a áreas donde hay instrucciones muy claras de autoridades y expertos confiables”.

El optimismo y la compasión pueden ayudar en tiempos inciertos, dijo Danovitch. Sugiere llamar o chatear por video con aquellos que están aislados o en riesgo de sufrir problemas de salud mental.

“Creo que escuchar, escuchar con empatía, escuchar con compasión, es muy poderoso”, dijo. “No podemos cambiar cada circunstancia difícil, pero al estar con personas, al dar testimonio de lo que están pasando, al conectarnos con ellos y hacerles saber que estamos allí para ellos, incluso si no estamos allí físicamente. Creo que ayuda mutuamente”.

Los que tienen ciertos talentos o habilidades pueden estar excepcionalmente calificados para echar una mano a los demás, dijo Danovitch. “Este es un momento para profundizar en nuestros valores y pensar en cómo podemos tomar los talentos y las habilidades y la capacitación la energía, y aplicarlo para tratar de ayudar a nuestra comunidad”, dijo.

 

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí