avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Cerca de 100 equipos de investigación en todo el mundo están centrados en desarrollar una vacuna o tratamiento para el nuevo virus. En Israel, MIGAL y IIBR están probando posibles vacunas COVID-19 en mamíferos.

MAAYAN JAFFE-HOFFMAN, AARON REICH

Un equipo de investigadores israelíes dice que están a días de completar la producción del componente activo de una vacuna contra el coronavirus que podría probarse en humanos tan pronto como el 1 de junio.

“Estamos en las etapas finales y dentro de unos días retendremos las proteínas, el componente activo de la vacuna”, dijo a The Jerusalem Post el Dr. Chen Katz, líder del grupo de biotecnología de MIGAL.

A fines de febrero, MIGAL [The Galilee Research Institute] se comprometió a completar la producción de su vacuna en el plazo de tres semanas y tenerla en el mercado en 90 días. Katz dijo que se retrasaron un poco porque tardó más de lo esperado en recibir el constructo genético que ordenaron de China debido a que las vías aéreas se cerraron y tuvieron que redirigirse.

Como recordatorio, durante los últimos cuatro años, los investigadores de los científicos de MIGAL han estado desarrollando una vacuna contra el virus de la bronquitis infecciosa (IBV), que causa una enfermedad bronquial que afecta a las aves de corral. La eficacia de la vacuna se ha demostrado en ensayos preclínicos realizados en el Instituto Veterinario.

“Nuestro concepto básico era desarrollar la tecnología y no específicamente una vacuna para ese o aquel tipo de virus”, dijo Katz. “El marco científico para la vacuna se basa en un nuevo vector de expresión de proteínas, que forma y segrega una proteína soluble quimérica que suministra el antígeno viral a los tejidos de la mucosa por endocitosis autoactivada, lo que hace que el cuerpo forme anticuerpos contra el virus”.

La endocitosis es un proceso celular en el que las sustancias se introducen en una célula rodeando el material con la membrana celular, formando una vesícula que contiene el material ingerido.

En ensayos preclínicos, el equipo demostró que la vacunación oral induce altos niveles de anticuerpos anti-IBV específicos, dijo Katz.

“Digamos que es pura suerte”, dijo. “Decidimos elegir el coronavirus como modelo para nuestro sistema solo como prueba de concepto para nuestra tecnología”.

Pero después de que los científicos secuenciaron el ADN del nuevo coronavirus que causa el brote mundial actual, los investigadores de MIGAL lo examinaron y descubrieron que el coronavirus de las aves de corral tiene una gran similitud genética con el humano, y que utiliza el mismo mecanismo de infección, aumentando la probabilidad de lograr una vacuna humana eficaz en un período de tiempo muy corto, dijo Katz.

Para asegurarse de que se acercan a la fecha límite establecida por ellos mismos, MIGAL está trabajando simultáneamente con los reguladores relevantes para garantizar que el producto se considere seguro para los ensayos en humanos. Explicó que debido a que será una vacuna oral, “la calidad de este tipo de vacuna debería estar más cerca de las regulaciones alimentarias que las regulaciones farmacéuticas o en algún punto intermedio. Esperamos no tener que pasar por el proceso completo de purificación como en la industria farmacéutica, porque eso podría retrasarnos”.

El grupo también comenzó pruebas en ratones para apoyar sus pruebas previas en pollos.

Katz dijo que los ensayos en fase I en humanos se realizarían en “individuos jóvenes y sanos” y que probablemente se expandirían a la población general. El grupo, financiado en parte por una subvención de 30 millones de NIS del Ministerio de Ciencia y Tecnología, está en contacto con el Ministerio de Salud, dijo, y señaló que “tecnología inteligente, gente inteligente, tenemos todo lo que hace falta en Israel”. Él cree que la vacuna estará primero disponible en el estado judío.

En febrero, el ministro de Ciencia y Tecnología, Ofer Akunis, dijo que había dado instrucciones al director general de su ministerio para acelerar todos los procesos de aprobación con el objetivo de llevar la vacuna humana al mercado lo más rápido posible. El miércoles, un representante de su ministerio dijo que no estaría directamente involucrado en el proceso regulatorio.

Según Katz, cerca de 100 equipos de investigación en todo el mundo se centran actualmente en desarrollar una vacuna o tratamiento para el nuevo virus, incluidos varios en Israel.

De hecho, el martes, otra compañía, el Instituto de Investigación Biológica de Israel (IIBR), dijo a Reuters que había comenzado a probar un prototipo de vacuna COVID-19 en roedores en su laboratorio de defensa bioquímica.

El primer ministro Benjamin Netanyahu ordenó al IIBR, en la zona rural de Ness Ziona, unirse a la lucha contra la pandemia de coronavirus el 1 de febrero, lo que provocó una disminución de su secreto al cooperar con científicos civiles y empresas privadas.

En una declaración, la oficina de Netanyahu dijo que el director de IIBR, Shmuel Shapira, le había informado de “un progreso significativo” en el diseño de un prototipo de vacuna y que el instituto “ahora está preparando un modelo para comenzar un ensayo con animales”.

Una fuente familiarizada con las actividades de IIBR dijo a Reuters que ya se estaban realizando pruebas en roedores. La fuente se negó a identificar el tipo de roedor.

En raros comentarios públicos, el director de innovación de IIBR, Eran Zahavy, dijo la semana pasada que el instituto había cambiado todo su enfoque hacia el nuevo coronavirus, con tres grupos tratando de desarrollar una vacuna contra la enfermedad COVID-19 que causa, y otros investigando posibles tratamientos.

“Estamos haciendo todo lo posible para colaborar y tener otras ideas de otras personas”, dijo en la conferencia en línea en inglés la semana pasada organizada por Jerusalem Venture Partners.

“Pero las instalaciones del laboratorio están muy llenas y muy ocupadas y muy peligrosas, por lo que se tiene que ser muy lento y muy cauteloso”.

Zahavy describió la organización de un sujeto de prueba animal como “un gran desafío” porque “esta enfermedad no está afectando a los animales”.

Shapiro agregó que muchos experimentos que tienen éxito en animales no siempre tienen éxito cuando se prueban en sujetos de prueba humanos.

“No basta con detectar anticuerpos neutralizantes en el animal. Realmente quieres verlos enfermarse y mejorar con esta vacuna”, dijo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí