avatar_default

(JTA) — Para los rabinos, el final de Pésaj marca el comienzo de una nueva temporada: la planificación de Rosh Hashaná y Yom Kipur, las fiestas navideñas en otoño, cuando los judíos llenan los santuarios de las sinagogas.

Este año, esa planificación incluye lidiar con la realidad de que los servicios en persona aún podrían ser imposibles, dependiendo del curso que tome la pandemia de coronavirus entre ahora y entonces.

Las sinagogas estadounidenses han estado prestando servicios virtualmente, o nada en absoluto, durante más de un mes.

Cuando cerraron sus puertas, muchos esperaban que transcurrieran varias semanas o, como máximo, unos pocos meses antes de que la pandemia estuviera lo suficientemente controlada como para que los servicios religiosos en persona se reanudaran.

Pero a medida que pasan las semanas, cada vez es más claro que la reanudación de la actividad normal sigue siendo una propuesta lejana. Incluso cuando algunos estados comienzan a permitir la reapertura de algunas empresas, las pautas de distanciamiento social siguen vigentes, y algunos funcionarios de la ciudad y expertos en salud pública han advertido que es poco probable que las grandes reuniones sean seguras hasta algún momento en 2021.

Eso deja a Rosh Hashaná, que este año comienza el 18 de septiembre, como un importante signo de interrogación.

“Estamos asumiendo que para septiembre no va a estar bien tener a miles de personas juntas en una habitación, por lo que estamos tomando eso como un punto de partida”, dijo el rabino Barry Leff de Herzl-Ner Tamid, de una sinagoga conservadora a las afueras de Seattle en la isla Mercer, Washington.

Leff dice que en los próximos meses, la congregación, que tiene 750 familias miembros, estará planeando una serie de posibilidades. Eso incluye pensar en cuántas personas cabrían en el santuario de la sinagoga, que puede albergar regularmente hasta mil, si se aplican medidas de distanciamiento social.

También significa pensar en quién podría asistir si el estado levanta su orden de quedarse en casa y permite reuniones más pequeñas de personas.

“Si dicen bien, pueden estar 50 personas “, ¿cómo eliges qué 50 personas serán las que estarán allí? ¿O configura una rotación, donde las personas pueden inscribirse en un horario de una hora? Puede complicarse muy rápidamente ”, dijo.

(Photo by TIMOTHY A. CLARY / AFP) (Photo by TIMOTHY A. CLARY/AFP via Getty Images)

Es demasiado pronto para decir con certeza cómo serán las cosas en septiembre, dijo Stephen Buka, profesor de epidemiología en la Universidad de Brown. La conveniencia de reunirse en persona dependerá de una serie de factores, que incluyen cómo se desarrolla la infraestructura de pruebas del país y si las infecciones por coronavirus aumentan nuevamente a medida que las temperaturas se enfrían.

“En este momento, el requisito es que todo sea virtual, y creo que eso no sería necesariamente necesario en julio, y es demasiado difícil decir lo que se necesitará en septiembre”, dijo.

Buka dice que incluso si los servicios de Yamim Noraim pudieran celebrarse en persona, no serían los mismos que en años anteriores. Probablemente se necesitarían medidas de distanciamiento social y se podría advertir a los grupos en riesgo sobre su asistencia.

“Creo que un escenario muy probable para predecir en este momento es que si tienes más de 70 años, no te congregues, quédate en casa, y que si las familias con niños pequeños quieren venir y distanciarse socialmente, eso podría ser un compromiso razonable”, dijo.

Las recomendaciones y políticas que cambian rápidamente para evitar la propagación del coronavirus, que hasta ahora ha matado al menos a 44 mil personas en los EE.UU, tienen a algunos rabinos esperando para planificar Rosh Hashanah y Yom Kippur.

“Todavía no estamos pensando en eso, así que no puedo decirte qué va a pasar”, dijo el rabino Hershel Billet de Young Israel de Woodmere, una sinagoga ortodoxa en Long Island, que no celebraría servicios virtuales en lugar de presenciales. “Si esto se extiende hasta el verano, tendremos que empezar a pensar en ello”.

Pero muchas otras sinagogas han comenzado a planificar para múltiples contingencias.

El templo Rodef Shalom en Falls Church, Virginia, ofrece ocho servicios en la primera noche de Rosh Hashaná, y 3 mil personas suelen pasar algún tiempo en los tres espacios de la sinagoga. “El aeropuerto más activo de EE.UU es  como suele lucir nuestro edificio”, dijo el rabino Amy Schwartzman.

Con esa experiencia cada vez más improbable, Schwartzman y los otros cuatro miembros del clero en Rodef Shalom están celebrando una reunión de planificación de escenarios esta semana para explorar otras posibilidades, incluido el hecho de que la sinagoga puede no tener ningún tipo de adoración en persona debido al coronavirus.

“Sabemos que en el peor de los casos podríamos proporcionar a la congregación una experiencia de adoración en línea durante todas las festividades”, dijo.

El rabino Joshua Stanton, en el East End Temple de Nueva York, ha estado explorando cómo su comunidad podría realizar ciertas partes de los rituales de Yamim Noraim en persona. Por ejemplo, si los funcionarios permiten que las personas se reúnan afuera en grupos más pequeños, la sinagoga de la Reforma puede hacer Tashlij, el ritual en el que las personas se reúnen afuera para arrojar pan en un cuerpo de agua y representar arrojar sus pecados.

“Creo que complementaremos con elementos virtuales tanto como sea necesario mientras damos prioridad a las experiencias en persona tanto como sea seguro”, dijo.

El rabino Danny Burkeman del Templo Shir Tikva en Wayland, Massachusetts, dirige servicios virtuales para sus congregantes desde su hogar. (Cortesía de Burkeman)

El rabino Robert Harris, profesor de Biblia en el Seminario Teológico Judío que también sirve como rabino a tiempo parcial en el Templo Beth Shalom en Cambridge, Massachusetts, envió un correo electrónico a los feligreses el lunes solicitando sus ideas sobre una serie de posibilidades.

Harris, quien hizo una súplica temprana y audaz a sus colegas para que cesaran todos los eventos de sinagogas en vivo en marzo, dijo que espera que los servicios se realicen a través de una transmisión en vivo. Pero dijo que aún está descubriendo detalles como si los miembros de la sinagoga no denominacional se unirán virtualmente o si un Minyan, el quórum de oración de 10 personas requerido para decir ciertas oraciones, se reuniría en un lugar si es permitido y el resto se uniría a través de transmisión en vivo

“Ninguno de nosotros somos profetas”, dijo Harris, “pero creo que si no estamos planeando la eventualidad de que este otoño sigamos alejados socialmente entre nosotros mismos, entonces estamos abandonando nuestras responsabilidades con nuestras comunidades”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí