avatar_default

Enlace Judío México e Israel – En conversación con Carol Perelman, el doctor Francisco Moreno Sánchez, infectólogo y jefe de Medicina Interna del Centro Médico ABC, habló sobre el panorama que enfrenta México en las próximas semanas, ante el fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia. 

“La pandemia no se acaba” con el levantamiento de la Jornada Nacional de Sana Distancia, previsto para el 1 de junio, aseguró en exclusiva para Enlace Judío el doctor Francisco Moreno Sánchez, jefe del departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC.

Para retomar la normalidad o lo que el gobierno mexicano ha llamado la “nueva normalidad”, hay que “disminuir progresivamente los casos, que no tengamos rebrotes, esa es la idea. Y que si tenemos rebrotes, que se llaman ‘olas’, sean cada vez más pequeñas que la ola anterior. Y que esas olas nada más sirvan para que se inmunice más gente”, hasta alcanzar la inmunidad de rebaño.

Para el experto en infectología, que diariamente combate la epidemia de Covid-19 desde su posición en uno de los más importantes hospitales privados de México, las escuelas deberían de permanecer cerradas el resto del ciclo escolar. También recomienda que, en caso de ser empleado, hay que asegurarse de que las condiciones laborales permitan conservar la sana distancia.

Actos que antes eran naturales, como abrazarnos y besarnos, también deberían evitarse hasta que no exista una vacuna efectiva contra el SARS-CoV-2, virus causante de Covid-19, la enfermedad que ha causado cientos de miles de muertes en el mundo desde que apareció en China, en diciembre pasado.

Fiestas de contagio

Esta semana circuló por redes sociales un audio en el que una mujer aparentemente joven, con acento de la Ciudad de México, invitaba a alguien a asistir a una “fiesta de contagio”, donde muchos infectados con covid-19 acudirían con el propósito de infectar a los invitados y, así, quedar inmunizados de una buena vez.

Al respecto, nuestra colaboradora Carol Perelman le preguntó su opinión al doctor Sánchez Moreno, en una transmisión que Enlace Judío ofreció a través de la plataforma Facebook. La respuesta de Moreno Sánchez fue bastante categórica:

Este tipo de iniciativas son un despropósito, pues “a pesar de que son jóvenes (los convocados), hay mortalidad en gente joven. Es un 0.2% pero son dos en cada mil. Y tú no sabes si ese joven vas a ser tú.”

Además, aseguró que “el riesgo aumenta si tú lo haces en este momento, porque en este momento estamos saturados de pacientes. Entonces, si tú haces esa fiesta y de esa fiesta resultan 200 personas enfermas y de esas 200 personas hay 20 que necesitan venir al hospital, esas 20 no van a tener lugar en los hospitales.”

Finalmente, apeló al aspecto ético, al asegurar que “es una enfermedad, esta, en donde tienes una responsabilidad contigo y con los demás. Si tú vas, te infectas, es muy probable que cuando regreses a donde vives o alrededor de donde estás, es muy probable que infectes a gente que tiene riesgo, gente con factores como edad, diabetes, obesidad, etcétera.”

El retorno

El 31 de mayo termina la Jornada Nacional de Sana Distancia. El gobierno de México ha establecido un “semáforo” que permite ordenar el regreso paulatino a las actividades productivas, recreativas y sociales para minimizar el riesgo de un rebrote epidémico. El anuncio del gobierno ocurre justo cuando atravesamos el momento de mayor intensidad de la epidemia. Por eso, Moreno Sánchez recomienda:

“Estas dos semanas, cuídense. Sé que el decir que vamos a empezar a abrirnos es algo necesario por le economía del país, lo entiendo, pero hay cuestiones de trabajo… vamos a decir, algunos tipos de profesiones, que van a poder abrir un poquito antes y otras que tienen que retrasarse.”

Por ejemplo, “si tú trabajas en un lugar en donde conviven 50 personas en un lugar cerrado, no vas a poder salir rápido; si tú trabajas en un área abierta, en donde puedes mantener una distancia adecuada, en donde puedes estar con cubrebocas… así va a ser el mundo ahora y por un rato; no vamos a volver a una realidad como la de antes en mucho tiempo.”

Añadió que “es muy importante entender que es el periodo de mayor transmisión y es el peor momento para salir.”

Las famosas pruebas

A pregunta expresa, y a pesar de que en numerosas ocasiones, el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell ha explicado por qué el gobierno mexicano optó por un modelo de control epidemiológico que no requiere del uso masivo de pruebas de detección de SARS-CoV-2, el doctor Sánchez Moreno opina que “el problema en México es que se fue por un modelo que no es el que ha recomendado la Organización Mundial de la Salud. Somos el país número 18 en casos, el día de hoy; somos en número 14 en defunciones, y somos el número 147 en pruebas.”

Explicó que “cuando tú no tienes pruebas no sabes cuándo es el pico, por eso hemos estado diciendo ‘en las próximas dos semanas’ y ‘en las próximas dos semanas’, porque no sabemos realmente cuáles son nuestros números. No sabes cuánto dura esa meseta, no sabes cuánto tiempo va a durar el pico y, por lo tanto, también es muy difícil saber cuándo puedes salir.”

Tampoco se habían comenzado a aplicar las pruebas serológicas hasta en días recientes. Estas pruebas, a diferencia de las de CPR, no diagnostican la enfermedad sino la presencia de anticuerpos específicos en el organismo, y sirven para saber si una persona cuenta con inmunidad contra el virus.

Al tratarse de un virus nuevo para los humanos, todavía no se sabe con exactitud qué tanta inmunidad desarrolla quien ha transitado la enfermedad con éxito ni por cuánto tiempo, pero la experiencia con otras enfermedades virales hace suponer a los expertos que los pacientes que ya cursaron la enfermedad pueden desarrollar inmunidad prolongada.

Además de la tranquilidad del paciente, otra aplicación es determinar si este es un buen candidato para donar plasma, un tipo de intervención terapéutica que podría ser útil para tratar a pacientes que no han logrado desarrollar la inmunidad necesaria para vencer a la enfermedad y que corren un riesgo fatal.

“Cada persona que dona plasma, dona 600 mililitros, es aproximadamente el 10% de lo que tiene circulando en el cuerpo, y eso se le pasa a tres personas, es decir, cada quién recibe 200 mililitros; una persona puede ayudar a salvar a tres.”

Sánchez Moreno explicó que el Centro Médico ABC está en espera de la aprobación para comenzar a practicar esta opción terapéutica que podría ayudar a salvar la vida de los pacientes que no están respondiendo favorablemente por sus propios medios.

Sobre el tema de los niños que han presentado complicaciones muy similares a las provocadas por la enfermedad de Kawasaki, que provoca, entre otras cosas, algunos problemas cardiacos que pueden llegar a ser fatales, Moreno Sánchez dijo que, aunque se trata de casos que “se salen de la norma”, pues solo un muy pequeño porcentaje de casos graves de Covid-19 se presenta en niños, el Centro Médico ABC ya se encuentra en preparación para atender cualquier caso que pueda presentarse.

 

Puedes consultar otras dos entrevistas de Carol Perelman con el Dr. Francisco Moreno Sánchez sobre el coronavirus en las siguientes ligas:

¿Hay pruebas de coronavirus en México? ¿Dónde y cuánto cuestan? Responde infectólogo

Carol Perelman y Dr. Francisco Moreno Sánchez: lo último que sabemos sobre el coronavirus

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí