avatar_default

Enlace Judío México e Israel – La farmacéutica Moderna, con sede en EE.UU., anunció hoy que los resultados preliminares de una vacuna que ha desarrollado han sido positivos.

La compañía anunció este lunes que su vacuna desarrollada, denominada mRNA-1273, pareció producir una respuesta inmune en ocho personas que lo recibieron en una primera fase experimental, similar a la observada en personas que han superado la enfermedad.

“Estos datos provisionales de la fase 1, aunque tempranos, demuestran que la vacunación con mRNA-1273 provoca una respuesta inmune de la magnitud causada por una infección natural”, afirmó en el comunicado el jefe médico de Moderna, el Dr. Tal Zaks, un israelí egresado de la Universidad Ben-Gurión del Néguev.

“Estos datos corroboran nuestra creencia de que el mRNA-1273 tiene el potencial de prevenir la enfermedad de COVID-19 y avanzar en nuestra capacidad de seleccionar una dosis para ensayos fundamentales”, agregó.

Moderna, fundada hace nueve años, dijo que la vacuna “en general era segura y bien tolerada” y que los pacientes no sufrieron más que enrojecimiento o dolor por las inyecciones.

En una entrevista en hebreo este lunes con el Canal 12 israelí, el Dr. Zaks dijo que confiaba en que, hacia fines de año, “podremos presentar los primeros resultados que demuestren que nuestra vacuna realmente previene la enfermedad”.

“Obtuvimos los primeros resultados hoy… y hoy estamos demostrando que realmente funciona… somos capaces de estimular el sistema inmunológico”, dijo el Dr. Zaks.

“Hacia fines de año, al comienzo del próximo año, existe una probabilidad razonable de que veamos esta vacuna en el mercado, al menos en el mercado estadounidense”, señaló el Dr. Zaks desde la sede de Moderna en Massachusetts.

El Dr. Zaks dijo que la batalla contra el COVID-19 marcó el noveno intento de la empresa para desarrollar vacunas contra virus, “y tuvimos éxito con los ocho anteriores”. Por lo tanto, dijo, “el grado de confianza dentro de la empresa siempre fue alto” de que también tendría éxito esta vez.

Si la vacuna, denominada mRNA-1273, continúa mostrando resultados positivos, con una siguiente fase de pruebas prevista para julio, podría estar disponible en EE.UU. para su uso a finales de 2020 y a nivel internacional a inicios de 2021.

Como jefe médico en Moderna, el Dr. Zaks supervisa el desarrollo clínico y los asuntos regulatorios. Antes de unirse a Moderna, fue vicepresidente y jefe de oncología global en la farmacéutica Sanofi, donde fue responsable de todos los aspectos del descubrimiento, desarrollo y comercialización de fármacos oncológicos.

El Dr. Zaks recibió su grado como médico y un doctorado en la Universidad Ben-Gurión del Néguev y realizó investigaciones posdoctorales en los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. Completó su formación clínica en medicina interna en el hospital de la Universidad del Temple, seguido de una beca en oncología médica en la Universidad de Pensilvania.

Comenzó su carrera en la industria en la farmacéutica GlaxoSmithKline en el grupo de investigación genética, donde formó el equipo de medicina traslacional de oncología y dirigió la investigación traslacional sobre lapatinib, así como el desarrollo clínico y de licencias de foretinib.

Además de su trabajo en la industria, el Dr. Zaks es profesor asociado de medicina en la Universidad de Pensilvania, y se ha desempeñado como médico voluntario en el Centro Médico de la Administración de Veteranos de Filadelfia, tratando pacientes con cánceres genitourinarios.

Es miembro del Consejo de Administración de la firma Adaptimmune Therapeutics plc.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí