avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El Banco de México (Banxico) advierte riesgos para la economía como nuevos contagios y el tiempo que lleve la reanudación de actividades productivas, además advierte que este año la economía nacional puede resentir un retroceso de 8.8% del producto interno bruto (PIB) y la pérdida hasta de un millón 400 mil empleos formales.

“Se espera una recuperación durante el segundo semestre de 2020, que se entenderá al próximo año, sin embargo, lo anterior se encuentra sujeto a riesgos considerables, tales como: i) la incertidumbre sobre la duración y severidad de los efectos de las medidas de confinamiento, ii) el tiempo que tomará la normalización de las actividades productivas, y iii) la posibilidad de nuevos brotes de contagio”, informó Banxico en las minuta de la reunión del 14 de mayo.

Además de riesgos adicionales como el resurgimiento de las tensiones entre EE.UU y China, entre otros de carácter político y geopolítico.

La mayoría de la junta de gobierno del Banco de México consideró que la recuperación de la economía nacional está sujeta a “riesgos considerables” como nuevos brotes de coronavirus, de acuerdo a la minuta de su más reciente reunión de política monetaria publicada este jueves.

Aunque algunos integrantes de la Junta de Gobierno señalaron que, antes de la pandemia, la economía ya mostraba debilidad, comentaron que la contracción económica es reflejo de las medidas de aislamiento, la desaceleración en la demanda externa y la disrupción en las cadenas de valor.

Asimismo, señalaron que el confinamiento ha afectado la demanda agregada y que los indicadores apuntan una contracción del consumo y la inversión en marzo y abril.

Sobre la inflación, Banxico espera que para el cierre del año esté “ligeramente” por debajo del 3%.

El contexto económico da margen para mayores disminuciones en la tasa de referencia, señalando que menores tasas de interés contribuirán para promover que el otorgamiento de crédito funcione de manera efectiva.

“La Junta de Gobierno tomará las acciones que se requieran con base en la información adicional y considerando la fuerte afectación a la actividad productiva, así como la evolución del choque financiero que enfrentamos, de tal manera que la tasa de referencia –actualmente ubicada en 5.5%-sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta del Banco de México en el plazo en el que opera la política monetaria”, sostiene la minuta.

La caída en el PIB se extendería a 2021, con una contracción de 0.5 por ciento, que contrasta con la expectativa de crecimiento de entre 1.1 y 2.1 por ciento del informe trimestral previo.

La dependencia explicó que la economía atraviesa por un choque exógeno en la actividad económica y el ciclo financiero, por lo que la recuperación va a depender de cuánto dura el impacto del distanciamiento social.

La evolución de la pandemia tanto a escala global como nacional genera un alto grado de incertidumbre para cualquier proyección de la actividad económica de México, enfatizó Banxico.

El rango de los tres escenarios propuestos por el Banxico, marca que el PIB caerá en 2020 entre 4.1% y 8.8%, nivel que contrasta con las expectativas del periodo octubre-diciembre de 2019 que fijaba una expectativa de crecimiento de entre 0.5% y 1.5%.

Las tres previsiones tienen una diferencia entre escenarios de más de 4 puntos porcentuales tanto en 2020 como en 2021. Ello representa la profunda incertidumbre a la que está sujeta la economía y las diferentes trayectorias que podría presentar el PIB, explicó el Banxico.

Jonathan Heath, subgobernador de Banxico, comentó sobre la actual política gubernamental de tratar de evitar un mayor endeudamiento, dijo, que muchos países están apostando a endeudarse más a corto plazo, pero después van a tener un dolor de cabeza mayor al tratar de resolver sus problemas fiscales; el actual gobierno trata de lidiar con la recuperación sin tomar esa vía.

Recordó episodios, como el de la crisis de 1982, la cual ocasionó que México perdiera una década para resolver el problema de la deuda.

El banco central indicó que la incertidumbre en torno a las previsiones de crecimiento se traduce, a su vez, en dudas respecto de las expectativas para la variación del número de puestos de trabajo registrados en el IMSS.

Con base en los escenarios del Banxico se presenta un rango de posibles resultados en el empleo. Así, en 2020 podría observarse una variación negativa de entre un millón 400 y 800 mil puestos de trabajo, en tanto que para 2021 se podría presentar una pérdida de 200 mil plazas o la creación de 400 mil puestos de trabajo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí