avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El ministro de Defensa y el primer ministro de Israel defendieron este lunes un proyecto de ley que presuntamente permitiría introducir medidas de emergencia para hacer frente a una segunda ola del conoravirus en Israel.

Gantz aseguró que el gobierno garantizará la protección de las libertades individuales y prometió suavizar ciertas partes del proyecto de ley, informó el portal The Times of Israel.

“Sí, en tiempos de emergencia, el Estado debe protegerse, pero garantizaremos los derechos y la supervisión de los civiles incluso en casos de emergencia. La democracia de Israel es más fuerte que el coronavirus, y así seguirá siendo”, expresó en una serie de tuits apoyando las medidas.

Según un supuesto borrador del proyecto de ley reportado ayer por la televisión israelí, el gobierno obtendría la autoridad de aplicar medidas de emergencia durante 45 días, y la Knéset podría extender este período cada 30 días hasta un máximo de 10 meses.

La llamada “ley del coronavirus”, de acuerdo con el reporte, incluiría la posibilidad de restringir visitas a hogares, permitiría a la policía entrar en los hogares sin una orden judicial y utilizar la fuerza para hacer cumplir las normas. El gobierno también podría decidir nuevas medidas sin la aprobación de la Knéset. El encargado de administrar la ley sería el propio primer ministro.

En respuesta a las críticas de la oposición, Gantz aseguró que el proyecto de ley introducirá un mecanismo de supervisión adecuado para regulaciones de emergencia.

“Administraremos las regulaciones de emergencia a través de una legislación ordenada, a diferencia de lo que ocurrió en la primera ola del coronavirus, en la cual el gobierno actuó casi sin supervisión ni restricciones”, afirmó.

“La nueva legislación mejorará la situación actual inconmensurablemente. Habrá supervisión de la Knéset, la autoridad del gobierno será limitada, y quedará claro exactamente que está permitido y que no”.

Prometiendo “lograr un equilibrio entre las medidas de emergencia y los derechos individuales”, Gantz aseguró que algunas medidas esbozadas en el proyecto de ley se enmendarán antes de que la legislación se convierta en ley. Por ejemplo, la cláusula que permite a la policía entrar en los hogares sin una orden judicial “será reexaminada y se formularán normas proporcionadas”, dijo.

Por su parte, Benjamín Netanyahu dejó claro que “la policía no podrá entrar en las casas privadas, y los niños no tendrán un microchip”.

“Es importante disipar algunas de las noticias falsas que han aparecido en los medios”, enfatizó durante una reunión del Likud. “He hablado con el ministro de Seguridad Pública, y hemos acordado que no permitiremos que la policía irrumpa en las casas de los ciudadanos israelíes sin una orden judicial”.

“Encontraremos el equilibrio adecuado entre la necesidad de hacer cumplir las directrices de aislamiento y la necesidad de proteger los derechos de las personas y las libertades civiles de los ciudadanos israelíes”, continuó.

“Estamos conscientes de que en el público existe la idea de que vamos a desentrañar este equilibrio. No lo hemos hecho hasta ahora, y no lo haremos en el futuro”.

De manera similar, el ministro de Justicia, Avi Nissenkorn (Kajol Laván) escribió en Twitter que “las autoridades obtendrán las herramientas para hacer cumplir las directrices, pero ningún policía entrará arbitrariamente en los hogares de los ciudadanos”.

“En los próximos días, continuaremos el arduo trabajo para asegurar que la legislación sea efectiva pero proporcionada”, añadió Nissenkorn.

Tras los informes del proyecto de ley, el líder de la oposición Yair Lapid dijo que el gobierno está tratando de “barrer las medidas bajo el radar”.

El diputado Ahmed Tibi de la Lista Árabe Conjunta comparó las medidas con “la legislación antidemocrática que hemos visto introducir en la Hungría de Victor Orban. Ahí es donde esto nos llevará”, advirtió.

En las últimas semanas, Israel ha reducido sus restricciones reabriendo escuelas, sinagogas, centros comerciales, restaurantes y otros espacios públicos. Aunque el distanciamiento social y las directrices de higiene siguen en vigor, muchos han adoptado una actitud más relajada a medida que el contagio parecía disminuir, incluso hacia el reglamento que exige el uso de cubrebocas en la mayoría de los entornos fuera del hogar.

Pero ante el reciente aumento de nuevos casos, funcionarios del gobierno han advertido de un nuevo confinamiento. El Ministerio de Salud registró 59 nuevos contagios en las 24 horas anteriores, un aumento considerable con respecto a los 20 casos registrados diariamente hace una semana.

El ministro de Salud, Yuli Edelstein, describió el aumento de las infecciones como un hecho “muy preocupante”, y advirtió que sin la ayuda del público, las cifras seguirán aumentando y que Israel podría volver rápidamente a un nuevo confinamiento.

Israel registra actualmente 1,994 casos activos, la mayoría de los cuales se encuentran bajo atención médica en el hogar y 116 en el hospital. De ellos, 36 están en estado grave y 34 requieren respiradores. Un total de 285 personas han muerto a causa del virus desde que el brote llegó al país a principios de este año.

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí