avatar_default

Enlace Judío México e Israel – La semana pasada, la Unión Europea canceló por primera vez una subvención a una organización no gubernamental palestina por negarse a firmar una cláusula que la obligaría a garantizar que ninguna organización terrorista se beneficiara de los programas financiados.

La organización Centro de Recursos Badil para la Residencia Palestina y los Derechos de los Refugiados, había asegurado 1.7 millones de euros para un proyecto de tres años llamado “Movilizando por la Justicia en Jerusalén”, que buscaba exponer presuntas violaciones israelíes de los derechos humanos y “crímenes internacionales en Jerusalén”.

Pero la Unión Europea informó al grupo en una carta el viernes que debido a su negativa a firmar el artículo 1.5 del Anexo II de las “Condiciones generales aplicables a los contratos de subvención financiados por la Unión Europea para acciones externas”, estaba obligado a “considerar no válida la solicitud”, dijo la ONG en un comunicado de prensa emitido el martes.

El artículo 1.5, que se introdujo en el requisito de la Unión Europea en sus contratos con las ONG, estipula que los beneficiarios de las subvenciones “se aseguren de que no se detecten subcontratistas, personas físicas, incluidos los participantes en talleres y/o capacitaciones y receptores de apoyo financiero a terceros, en las listas de medidas restrictivas de la UE”.

Esta lista incluye varios grupos palestinos, como Hamás, la Yihad Islámica Palestina y el Frente Popular para la Liberación de Palestina.

Badil se negó a firmar la cláusula porque “criminaliza la lucha palestina contra la opresión y requiere que la organización receptora realice procedimientos de ‘selección’ que equivalen a vigilar a su propia gente”, según su comunicado.

“La inclusión de este artículo en los contratos con organizaciones palestinas contradice el papel nacional de las instituciones de la sociedad civil palestina en la lucha por la libertad del colonialismo israelí y el apartheid“, decía la declaración de Badil. “Además, el artículo viola el derecho palestino e internacional, así como las obligaciones declaradas de la propia Unión Europea”.

Consciente del requisito de la Unión Europea de garantizar que ningún fondo vaya a medios ilícitos, Badil propuso una alternativa al artículo 1.5, que habría visto al grupo comprometerse a no transferir fondos a grupos políticos y solo usarlos para “promover los derechos humanos y democráticos principios y valores de acuerdo con los estándares del derecho internacional y las mejores prácticas”.

Pero la Unión Europea rechazó esta sugerencia, diciendo que el requisito de firmar la cláusula antiterrorista se aplica a la financiación que provee en todo el mundo y no es específico de las ONG palestinas.

“Ciertas disposiciones no pueden ser enmendadas o derogadas”, dijo un portavoz de la Unión Europea a The Times of Israel. “Por lo tanto, el proceso fue cancelado”.

Badil dijo al respecto: “El rechazo de la Unión Europea del lenguaje alternativo propuesto por Badil al artículo 1.5 revela que el artículo es más que un texto de paso para garantizar que los fondos no se transfieran a los partidos políticos, de acuerdo con las afirmaciones de la Unión Europea, sino más bien la aceptación y la adopción de las acusaciones del lobby sionista y las campañas israelíes”.

El grupo exigió que todas las ONG palestinas que firmaron el artículo cancelen inmediatamente sus acuerdos con la UE.

Fundada en 1998, Badil es “una organización independiente sin fines de lucro dedicada a los derechos humanos comprometida a proteger y promover los derechos de los refugiados y desplazados internos palestinos”, según su sitio web.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí