avatar_default

(JTA) – Austria está dirigida por uno de los políticos más notables del país en las últimas décadas: Sebastian Kurz, quien fue elegido canciller en 2017 con solo 31 años.

CNAAN LIPHSHIZ

Kurz llama inmediatamente la atención de un líder mundial: es alto y juvenilmente guapo, con una melena de pelo peinado hacia atrás. Desde que tomó las riendas, su conservador Partido Popular ha dirigido la política austriaca con fuerza, legislando una serie de nuevas políticas económicas y tomando medidas enérgicas contra la inmigración.

Tras un escándalo en un partido aliado el año pasado que colapsó la coalición parlamentaria de Kurz y forzó unas nuevas elecciones, el Partido Popular volvió aún más fuerte, ganando nueve nuevos escaños en el parlamento.

Davidi Hermelin, que dirige el Centro Internacional de Diplomacia Pública en Israel, es amigo de Kurz y ha observado su ascenso en la escala de la política austriaca.

“Tiene un carisma silencioso que hace que la gente lo note instintivamente. Es indescriptible, pero se nota su efecto en una habitación: la gente se queda callada cuando abre la boca”, dijo Hermelin, ex presidente de la división Likud Joven del partido gobernante de Israel. “Es cortés, amable, pero no deslumbrante. Se comporta como lo que esperarías de un príncipe”.

Uno de los compañeros líderes mundiales con los que Kurz se siente más cercano es el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. Eso podría ayudar a explicar por qué Kurz ha revertido la postura de su país hacia Israel durante su mandato de muy crítica a muy solidaria.

Austria es la única nación de Europa occidental cuyo gobierno está protegiendo activamente al estado judío de las sanciones de la Unión Europea por el plan de Netanyahu para anexar partes de Cisjordania. Las nuevas sanciones requerirían un consenso completo entre sus 27 miembros.

Kurz, que visitó Israel al menos seis veces desde 2014, “se enamoró del país y de su primer ministro”, dijo Ariel Muzicant, ex líder de la organización sin fines de lucro de la Comunidad Judía de Viena y vicepresidente del Congreso Judío Europeo.

Kurz se llevó bien con Netanyahu cuando aún era ministro de Asuntos Exteriores de Austria, un cargo que ocupó durante unos años antes de 2017. En marzo, fue el único líder mundial que felicitó a Netanyahu por lo que Kurz calificó de “clara victoria electoral” de Netanyahu a principios de ese mes. En realidad, Netanyahu necesitó otros 50 días para armar una coalición bajo la condición de que renunciara como primer ministro después de 18 meses para dar paso a su rival Benny Gantz.

El mayor homenaje del canciller a Netanyahu se produjo durante la crisis del coronavirus, cuando Kurz reconoció públicamente al primer ministro por sus consejos sobre cómo Austria debería manejar la pandemia.

En una entrevista de marzo con el diario alemán Bild, preguntaron a Kurz por qué Austria se encontraba entre los primeros países europeos que aplicaron medidas estrictas de aislamiento y cerraron sus fronteras sobre el virus. Él respondió que tenía algo que ver con la proximidad de Austria a Italia, que durante un tiempo fue el epicentro del brote en el continente, pero agregó una nota.

“Además, puedo decir en este caso: Gracias a Dios por Bibi Netanyahu”, dijo Kurz. “Me contactó hace algún tiempo y me dijo: ‘Oye, estás subestimando esto en Europa. Despierta y haz algo’. Fue una llamada de atención que me sacudió”.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, centro, llega a una conferencia de prensa sobre la situacion del coronavirus en Viena el lunes 6 de abril de 2020. (Helmut Foringer / Pool via AP)

La observación fue inusual porque pocos líderes europeos darían crédito a cualquier extranjero, y mucho menos a uno controvertido de un país que suscita un feroz debate en Europa, por influir en un problema interno tan sensible como su política de coronavirus. (En Austria, la intervención temprana de Kurz es aclamada como un éxito. El país, donde menos de 700 personas han muerto por el virus, tiene la segunda tasa de mortalidad más baja de Europa occidental por millón de habitantes, solo por detrás de Noruega).

Netanyahu le ha devuelto el favor, hablando sobre Kurz como no lo ha hecho con ninguna otra contraparte de Europa occidental.

“Debo decir que es un soplo de aire fresco y esto es liderazgo”, dijo Netanyahu sobre Kurz en una conferencia de prensa que sostuvieron conjuntamente en Jerusalen en 2018, poco despues de que Kurz visitara el Muro de los Lamentos.

“Sebastián, quiero decirte lo emocionado que estaba y cuántos israelíes se han conmovido por el hecho de que realmente has avanzado las cosas, has hecho avanzar nuestra relación, que entre Austria e Israel siempre fue buena, pero la estás llevando a mayores alturas”, dijo Netanyahu. “Has respaldado tus palabras con acciones”.

El primer ministro Benjamin Netanyahu se reune con el canciller austriaco Sebastian Kurz el 26 de septiembre de 2018 en Nueva York (Avi Ohayun / GPO)

“Creo que tienen una fuerte conexión”, dijo Lukas Mandl, un legislador del Parlamento Europeo de Austria que pertenece al partido de Kurz.

La relación Austria-Israel no siempre fue tan acogedora. En mayo de 2010, después de que las tropas israelíes mataron a nueve activistas turcos en una escaramuza a bordo de un barco con destino a Gaza, las autoridades austriacas inmediatamente identificaron a Israel como culpable.

El Ayuntamiento de Viena, en una moción casi unánime, declaró que “condena enérgicamente la brutal acción contra la flota de ayuda pacífica, especialmente en aguas internacionales”. Ignoraba la evidencia de que los activistas atacaron a las tropas israelíes durante la toma del bote, lo cual era legalmente obligatorio según las reglas israelíes.

“Israel debe poner fin a su bloqueo contraproducente en la Franja de Gaza. Tal derramamiento de sangre es impactante y espero una aclaración rápida y completa”, dijo Michael Spindelegger, quien entonces era ministro de Relaciones Exteriores de Austria y ex líder del mismo Partido Popular que ahora dirige Kurz.

Imagenes tomadas de las camaras de seguridad del “Mavi Marmara” que muestran a activistas preparandose para atacar a soldados de las FDI, en mayo de 2010. (Portavoz de las FDI / Flash90)

Lo que Kurz instituyó en relación con Israel habría sido “un gran cambio” para cualquier país de Europa occidental, dijo Karl Pfeifer, conocido periodista austriaco judío y sobreviviente del Holocausto.

“Pero es especialmente notable en Austria”, agregó Pfeifer, haciendo referencia a la tradición de ese país de casi neutralidad y equilibrio hacia numerosos temas divisivos, incluido Israel. Austria también tiene un oscuro pasado nazi: fue absorbida por la Alemania nazi antes de la Segunda Guerra Mundial, y muchos ciudadanos y autoridades austriacos apoyaron a Hitler.

Kurz ha citado el antisemitismo y esta historia nazi como parte de su decisión de apoyar a Israel.

En un video discurso de 2017 para el Comité Judío Americano, Kurz recordó la incorporación de Austria a la Alemania nazi de Adolf Hitler, calificándolo como el período más oscuro en la historia del país.

“Pero también guía mi trabajo político hoy”, dijo.

Esto significa “un enfoque de tolerancia cero” contra el antisemitismo y que “tenemos que ser un socio fuerte de Israel”, lo que significa “trabajar constantemente para profundizar aún más nuestras relaciones culturales, económicas y sobre todo humanas”, dijo Kurz. Expresó su compromiso con una solución de dos estados, pero no mencionó a los palestinos ni una vez en su discurso de tres minutos.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, deposita una corona de flores durante una ceremonia en el Salon del Recuerdo en el memorial del Holocausto Yad Vashem en Jerusalen el 10 de junio de 2018 (Hadas Parush / Flash90)

Un obstáculo en la narrativa de Kurz se produjo a través de su alianza con el partido de extrema derecha Libertad, que ayudó a Kurz a formar una mayoría parlamentaria en 2017. Grupos judíos como la Comunidad Judía en Viena habían instado a Kurz a no asociarse con el Partido de la Libertad, que fue fundado por ex nazis y tiene un largo historial de antisemitismo en sus filas. También fue un tema delicado en las relaciones con Israel, que en su mayor parte se ha negado a tener tratos con el Partido de la Libertad.

Sin embargo, la sociedad se desmoronó el año pasado, luego de la aparición de un video filmado en secreto en el que el ex líder del Partido de la Libertad, Heinz-Christian Strache, acuerda otorgar contratos a un empresario a cambio de una cobertura positiva. El incidente relacionado con el video fue nombrado el “Asunto Ibiza” por la isla española donde tuvo lugar.

Heinz-Christian Strache, ex vicecanciller de Austria y ex lider deshonrado del Partido de la Libertad de extrema derecha (FPOe), hace una declaracion a la prensa en Viena el 1 de octubre de 2019. (Joe Klamar / AFP)

Strache ha renunciado desde entonces. A principios de este mes fue acusado de escribir una dedicación introductoria a un libro notoriamente antisemita.

Desde las elecciones de 2017, Austria bajo Kurz ha tomado medidas: adoptó la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, que incluye algunas formas de odio hacia Israel. Kurz se encontraba entre un puñado de líderes europeos que criticaron públicamente al presidente iraní Hassan Rouhani por decir en 2018 que la tierra de Israel debería ser “devuelta a los propietarios”.

El parlamento de Austria aprobó este año una resolución que llama al movimiento de boicot, desinversión y sanciones contra Israel como una forma de antisemitismo. También ha calificado a Hezbolá como una organización terrorista. Quienes conocen a Kurz en Austria e Israel le dijeron a la Agencia Telegráfica Judía que sus políticas pro-Israel le ofrecen pocos dividendos políticos, pero que se adhiere a ellas en cualquier caso debido a sus convicciones y valores.

El canciller de Austria, Sebastian Kurz (derecha) y el presidente irani Hassan Rouhani dan una conferencia de prensa conjunta en Viena el 4 de julio de 2018 (AFP Photo / Alex Halada)

Kurz a menudo habla de la necesidad de limitar la inmigración para preservar la identidad europea, un tema que Netanyahu ha tratado en Israel en términos de preservar la identidad judía de su país.

“Si no luchamos contra la migración ilegal, Europa no será la misma en cinco, 10 o 20 años”, dijo Kurz al Financial Times en enero. “Si no controlamos a quién se le permite venir, no podremos vivir en seguridad … y no podremos mantener nuestra identidad”.

Entonces, ¿Kurz llamaría a Netanyahu, uno de los estadistas más experimentados del mundo, una figura mentora?

“Diría que el canciller Kurz ciertamente confía en Netanyahu”, dijo Mandl. “[Pero Kurz] no es el tipo de líder que necesita a alguien para que le sostenga la mano. De hecho, no tiene miedo de hacer movimientos impopulares, por lo que recibe muchas críticas, si cree que eso es lo correcto. Creo que él también está actuando por convicción sobre Israel”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí