Enlace Judío México e Israel.- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reconvirtió el viernes formalmente la icónica Hagia Sophia del siglo VI de Estambul en una mezquita y la declaró abierta al culto musulmán, horas después de que un tribunal superior anulara una decisión de 1934 que la había convertido en museo.

La medida para permitir la oración musulmana en la icónica antigua catedral del siglo VI llega a pesar de las protestas de los líderes cristianos ortodoxos de EE. UU. y podría inflamar las tensiones con Grecia y Chipre.

Pero había júbilo fuera de Hagia Sophia. Decenas de personas que esperaban el fallo de la corte afuera corearon “¡Alá es grande!” cuando salieron las noticias.

El alto tribunal administrativo de Turquía apoyó una petición presentada por un grupo religioso y anuló la decisión del gabinete de 1934 que convirtió el sitio en un museo. En cuestión de horas, Erdogan firmó un decreto entregando Hagia Sophia a la Presidencia de Asuntos Religiosos de Turquía.

Hagia Sophia tiene casi 1,500 años y sirvió como uno de los lugares más exaltados de culto cristiano y musulmán en el mundo.

La decisión de reconvertir Hagia Sophia, una antigua catedral convertida en mezquita tras la conquista de Estambul por el Imperio Otomano y que había servido como museo durante 86 años, provocó una gran consternación entre los cristianos ortodoxos.

El presidente Tayyip Erdogan firmó el decreto el viernes abriendo Hagia Sophia de Estambul como mezquita tras la anulación de un tribunal turco de un decreto del gobierno de 1934 que la había convertido en museo, dictaminando que era ilegal, allanando el camino para convertir el edificio en mezquita a pesar de las advertencias internacionales contra tal movimiento, según publica The Jerusalem Post.

Erdogan compartió en su cuenta de Twitter una copia del decreto que había firmado en el que decía que se había tomado la decisión de entregar el control de la mezquita de Ayasofya, como se la conoce en turco, a la dirección religiosa del país y volver a abrirla para el culto.

El presidente Tayyip Erdogan había propuesto restaurar el estado de la mezquita del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, un punto focal de los imperios cristiano bizantino y musulmán otomano y ahora uno de los monumentos más visitados de Turquía.

La decisión fue hecha por el Consejo de Estado, el tribunal administrativo superior de Turquía.

Hagia Sophia tiene casi 1,500 años y fue uno de los lugares más exaltados de la fe cristiana y musulmana en el mundo, lo que significa que cualquier cambio en su estado tendrá un profundo impacto en los seguidores de ambas religiones. También es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Estos son los hechos clave de la historia de Hagia Sophia, la campaña para cambiar su estado y las declaraciones de líderes religiosos y políticos sobre su destino.

DOS FES

Hagia Sophia, o “Sabiduría Divina” en griego, fue completada en 537 por el emperador bizantino Justiniano.

La vasta estructura abovedada dominaba el puerto del Cuerno Dorado y la entrada al Bósforo desde el corazón de Constantinopla. Fue el centro del cristianismo ortodoxo y siguió siendo la iglesia más grande del mundo durante siglos.

Hagia Sophia permaneció bajo control bizantino, excepto por una breve captura por parte de los cruzados en el siglo XIII, hasta que la ciudad fue capturada por las fuerzas musulmanas del sultán otomano, Mehmet el Conquistador, que la convirtió en mezquita.

Los otomanos construyeron cuatro minaretes, cubrieron los iconos cristianos de Hagia Sophia y luminosos mosaicos de oro, e instalaron enormes paneles negros adornados con los nombres de Dios, el profeta Mahoma y los califas musulmanes en caligrafía árabe.

En 1934, el primer presidente de Turquía, Mustafa Kemal Ataturk, forjando una república secular del imperio otomano derrotado, convirtió Hagia Sophia en un museo, ahora visitado por millones de turistas cada año.

Algunas personas ahora quieren cambiar eso.

¿UNA FALSIFICACIÓN?

Una asociación turca comprometida a hacer de Hagia Sophia una mezquita nuevamente ha presionado a los tribunales turcos varias veces en los últimos 15 años para anular el decreto de Ataturk.

En la última campaña, le dijo al tribunal superior de Turquía que el gobierno de Ataturk no tenía derecho a anular los deseos del sultán Mehmet, incluso sugiriendo que se falsificó la firma del presidente en el documento.

Ese argumento se basó en una discrepancia en la firma de Ataturk en el edicto, transmitida aproximadamente al mismo tiempo que asumió su apellido, de su firma en documentos posteriores.

Erdogan, quien ha defendido el Islam y la observancia religiosa durante su mandato de 17 años, apoyó la campaña de Hagia Sophia, diciendo que los musulmanes deberían poder rezar allí nuevamente y planteó el tema, que es popular entre muchos turcos piadosos que votan por el AKP, durante las elecciones locales el año pasado.

El encuestador turco Metropoll descubrió que el 44% de los encuestados cree que Hagia Sophia fue incluida en la agenda para desviar la atención de los votantes de los problemas económicos de Turquía.

El periódico progubernamental Hurriyet informó el mes pasado que Erdogan ya había ordenado que se cambiara el estado, pero que los turistas aún deberían poder visitar Hagia Sophia como una mezquita y que el problema se trataría con delicadeza.

REACCIÓN

Fuera de Turquía, la perspectiva de cambio ha despertado la alarma.

– El patriarca ecuménico Bartolomé, jefe espiritual de 300 millones de cristianos ortodoxos, dijo que alterar el estado de Hagia Sophia fracturaría los mundos oriental y occidental. La iglesia ortodoxa de Rusia dijo que convertirla en una mezquita era inaceptable.

– El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que cualquier cambio disminuiría su capacidad “para servir a la humanidad como un puente muy necesario entre los de diferentes tradiciones religiosas y culturas”.

– La vecina Grecia, un país abrumadoramente ortodoxo, dijo que Turquía se arriesgaba a abrir un “gran abismo emocional” con los países cristianos si convierte un edificio que era central para el imperio bizantino de habla griega y la iglesia ortodoxa.

– Turquía ha criticado lo que dice es interferencia extranjera. “Este es un asunto de soberanía nacional”, dijo el canciller turco, Mevlut Cavusoglu. “Lo importante es lo que quiere el pueblo turco”.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈