avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Investigadores en Italia estudiaron a 31 mujeres embarazadas hospitalizadas con COVID-19, y encontraron virus en una placenta a término, cordón umbilical, la vagina de una mujer y la leche materna.

PATRICK GALEY

Los científicos dijeron el jueves que hay “pruebas contundentes” de que las madres positivas para COVID-19 pueden transmitir el virus a sus bebés no nacidos, en hallazgos que podrían afectar la protección de las mujeres embarazadas durante la pandemia, publicó The Times of Israel.

Si bien ha habido casos aislados de bebés infectados con el virus, los resultados muestran el vínculo más fuerte hasta ahora entre la transmisión maternoinfantil.

Investigadores en Italia estudiaron a 31 mujeres embarazadas hospitalizadas con COVID-19, y encontraron el virus en una placenta a término, cordón umbilical, la vagina de una mujer y la leche materna.

También identificaron anticuerpos COVID-19 específicos en los cordones umbilicales de varias mujeres embarazadas, así como en muestras de leche.

Claudio Fenizia, de la Universidad de Milán y autor principal del estudio, dijo que los hallazgos “sugieren fuertemente” que la transmisión in vitro es posible.

“Dada la cantidad de personas infectadas en todo el mundo, la cantidad de mujeres que podrían verse afectadas por esto podría ser potencialmente muy alta”, dijo a la AFP.

Fenizia enfatizó que ninguno de los bebés nacidos durante el período de estudio dio positivo para COVID-19.

“Aunque parece posible la transmisión en el útero, es demasiado pronto para evaluar claramente el riesgo y las posibles consecuencias”, dijo.

La Organización Mundial de la Salud dijo el mes pasado que las nuevas madres infectadas con COVID-19 deberían continuar amamantando.

“Sabemos que los niños tienen un riesgo relativamente bajo de COVID-19, pero tienen un alto riesgo de numerosas otras enfermedades y afecciones que la lactancia materna previene”, dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Entre otros hallazgos, el equipo identificó una respuesta inflamatoria específica desencadenada por COVID-19 en la placenta y el plasma sanguíneo del cordón umbilical de las mujeres.

Fenizia dijo que las mujeres estudiadas estaban todas en su tercer trimestre, dado el marco temporal de la epidemia de Italia, y agregó que actualmente se están realizando más investigaciones entre las mujeres positivas para COVID-19 en las primeras etapas del embarazo.

“Nuestro estudio tiene como objetivo crear conciencia e invitar a la comunidad científica a considerar el embarazo en mujeres positivas como un tema urgente para caracterizar y diseccionar aún más”, dijo.

“Creo que promover la prevención es el consejo más seguro que podríamos dar en este momento para estos pacientes”.

El estudio fue publicado durante una semana de la Conferencia Internacional sobre el SIDA, que se celebró en línea por primera vez en su historia debido a la pandemia.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo