avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El Ministerio de Salud de Israel dio a conocer este miércoles que un manifestante que asistió a una protesta masiva contra el gobierno el sábado en Tel Aviv fue diagnosticado con el coronavirus, de acuerdo con The Times of Israel.

Las autoridades no dijeron cuándo el individuo había dado positivo a la prueba de detección de coronavirus, por lo que no estaba claro si, en su caso, rompió una cuarentena domiciliaria obligatoria para asistir a la manifestación, a la que asistieron unas 10,000 personas.

El Ministerio dijo que el individuo estuvo en la Plaza Rabin de Tel Aviv entre las 7 p. m. y las 9:30 p. m. del día sábado.

La protesta, la más grande en Israel desde el comienzo de la pandemia, se dirigió en contra de los pasos en materia económica dados por el gobierno de Benjamín Netanyahu ante la crisis financiera que ha golpeado al país, al tiempo que un rebrote de COVID-19 se mantiene en curso en el país.

Ha habido una ira generalizada por parte de varios sectores de la economía cuyos miembros dicen que el gobierno no está haciendo lo suficiente para ayudarlos a salir de la crisis, acompañado por la indignación por lo que consideran una mala dirección de la ayuda financiera y las complejidades burocráticas de obtener asistencia.

El profesor Ran Belcer, un experto en salud pública que asesora al gobierno sobre el virus, dijo a la Radio del Ejército el miércoles que, estadísticamente, era probable que hubiera varios portadores de coronavirus en la manifestación.

“Espero que se hayan asegurado de usar cubrebocas y mantener la distancia. Si es así, uno puede esperar que esto no termine con una gran cantidad de infectados. El tiempo lo dirá”, manifestó.

Los funcionarios del Ministerio de Salud advirtieron anteriormente que la protesta del sábado por la noche podría causar un aumento en los nuevos casos del virus debido a que los manifestantes no hicieron caso a las reglas de distanciamiento social.

“Incluso al comprender el dolor y la preocupación de los manifestantes, es una reunión peligrosa que me temo que verá resultados en los próximos días en el número de personas infectadas”, dijo el domingo el director general del Ministerio de Salud, Jezy Levy, a la Radio del Ejército.

“Está bastante claro que la manifestación es una gran congregación sin cumplimiento de las normas contra el contagio y la transmisión del virus de persona a persona”, agregó Levy.

El viceministro de Salud, Yoav Kisch, condenó la protesta como un “ataque terrorista contra la salud”.

Kisch, miembro del partido Likud de Netanyahu, dijo que reconoció “el alcance de la crisis económica”, pero se comprometió a prevenir las reuniones para frenar la propagación del virus.

“Estamos haciendo todo lo posible para evitar reuniones y estamos pagando un alto precio (social y económicamente) para detener el virus y luego ver imágenes de la plaza ayer. Un megaataque terrorista contra la salud”, escribió en Twitter.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo