Enlace Judío México e Israel.- El poder judicial jordano disuelve el movimiento radical de la Hermandad Musulmana Islámica que ayudó a fundar el grupo terrorista Hamás en Gaza.

PAUL SHINDMAN

El tribunal superior de Jordania disolvió la rama del país del movimiento de la Hermandad Musulmana, alegando que el grupo islámico radical no “rectificó su estatus legal”, informó Asharq Al-Awsat el jueves.

“El Tribunal de Casación ayer (miércoles) emitió un veredicto final que dictaminó que el grupo de la Hermandad Musulmana se disolvió y perdió su estatus legal por no rectificar su estado legal bajo la ley jordana”, dijo un funcionario judicial, según publicación en World Israel News.

A fines de la década de 1980, la Hermandad Musulmana de Jordania formó un partido político, el Frente de Acción Islámica, y ganó poco más de un cuarto de los escaños en las elecciones de 1989 al parlamento de Jordania. En ese momento, pidió una mayor radicalización islámica, incluido un mayor apoyo al grupo terrorista Hamás en Gaza, que había sido fundado por seguidores de la Hermandad Musulmana.

Después de presionar por reformas que les dieran más poder y restaran autoridad al Rey Abdullah, Jordania tomó medidas para degradar a la Hermandad. En 2014, las autoridades jordanas dictaminaron que la Hermandad Musulmana era ilegal y dijeron que, según una ley sobre partidos políticos, la licencia del movimiento no podía renovarse, informó el periódico londinense Asharq Al-Awsat.

Sin embargo, la Hermandad Musulmana continuó operando en el Reino Hachemita, incluso cuando el gobierno jordano en 2015 autorizó un grupo derivado, la Asociación de Hermandad Musulmana, compuesto por miembros descontentos que querían una postura más moderada.

Egipto, Bahrein, Rusia, Siria, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita han prohibido el movimiento y lo consideran una organización terrorista, aunque Qatar y Turquía continúan apoyándolo.

El año pasado, la administración Trump tomó medidas para designar a la Hermandad Musulmana como una organización terrorista extranjera.

Según los informes, el asesor de seguridad nacional en ese momento, John Bolton, y el secretario de Estado Mike Pompeo apoyaron la idea, pero el Pentágono, así como el personal de carrera de seguridad nacional, abogados del gobierno y funcionarios diplomáticos, expresaron objeciones legales y políticas y estaban buscando un paso más limitado que satisficiera a la Casa Blanca.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío