Enlace Judío México e Israel – El Ministerio de Salud de Israel está negociando la adquisición de una vacuna experimental contra COVID-19 que está siendo desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.

La primera fase de los ensayos clínicos de la nueva vacuna muestra que es eficaz para tratar a pacientes sanos y ofrece una protección dual contra el virus, según un artículo publicado el lunes en la revista médica The Lancet.

Hasta ahora, los ensayos han incluido a 1,077 personas y, de acuerdo a los resultados iniciales, la vacuna fomenta la producción de anticuerpos y de células T, glóbulos blancos que juegan un papel importante en la respuesta inmune del cuerpo a agentes externos, informó The Jerusalem Post.

Se espera que la creación de anticuerpos y de células T no sólo prevenga la infección, sino que también elimine los virus que ya han infectado al paciente.

El estudio muestra que “una sola dosis de la vacuna provoca un aumento de los anticuerpos específicos después de 28 días y de anticuerpos neutralizantes en todos los participantes después de una dosis de refuerzo”, mientras que “no se produjeron reacciones adversas graves”. Los efectos secundarios más observados fueron fiebre, fatiga, y dolor en el punto de inyección de la vacuna.

Tras la finalización de la tercera fase de ensayos, que según los científicos “se realizan actualmente en Brasil, Sudáfrica y el Reino Unido”, la empresa recibirá luz verde para la producción en masa de la vacuna.

Israel firmó un acuerdo de adquisición con la compañía biotecnológica americana Moderna Inc. pero ahora está considerando añadir la vacuna del Reino Unido para estar lo más preparado posible.

Más de 100 vacunas se encuentran en diferentes etapas de desarrollo en todo el mundo, todas compitiendo para completar pruebas en humanos y llegar al mercado.

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico