avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Tishá b’Av es el día de duelo nacional del pueblo judío. Este día ayunamos de noche a noche. Este año, 2020, el ayuno comenzará mañana miércoles 29 de julio antes del anochecer y concluirá el jueves 30 de julio al anochecer.

Durante Tishá b’Av nos comportamos como si estuviéramos de duelo por un ser querido que acaba de fallecer. Para expresar y llegar a este estado emocional de dolor durante el día de Tishá b’Av, evitamos participar de actividades asociadas con el placer físico o la alegría. Y también dejamos de lado todo aquello que nos distraiga del estado de ánimo de pesadumbre, que es el más apropiado para un doliente.

Algunos ejemplos
REJITSA (Lavado)

Al igual que en Yom Kippur, tomar una ducha, o bañarnos o lavarnos está prohibido en Tishá b’Av. Sin embargo, si una parte de nuestro cuerpo se ensució, podemos lavarla. Se permite el uso de toallitas húmedas de bebe (wipes) para limpiar el rostro, los ojos, las manos, etc., porque este tipo de limpieza no se considera «lavado». Técnicamente podríamos lavarnos las manos normalmente por la mañana para Netilat Yadayim, porque lo hacemos para cumplir una Mitzvá y no por placer. De todas maneras, la costumbre Sefaradí es lavarnos sólo los dedos de la mano cuando hacemos Netilat Yadayim.

SIJA (Uso de lociones)

Utilizar lociones o aceites por placer no está permitido durante Tishá b’Av. Se permite usar cremas o ungüentos de prescripción médica. Usar desodorante está permitido.

NE’ILAT HASANDAL

Los zapatos de cuero se consideran un artículo de lujo, un calzado de vestir. Y como estamos de duelo, durante Tishá b’Av no vestimos zapatos de cuero. Podemos usar zapatillas de tela u otro tipo de calzado de plástico, etc. Otros artículos de cuero como un cinturón o una Kipa de cuero están permitidos.

TASHMISH HAMITA (Intimidad)

La relaciones íntimas se suspenden en Tishá b’Av. Si la noche del Mikvé cae en la noche de Tishá b’Av, es decir, el miércoles 29 de julio por la noche, el Mikvé tiene que ser postergado para la noche siguiente.

LIMUD TORA

En Tishá b’Av nos abstenemos de estudiar Torá, porque estudiar Torá es una actividad placentera. Podemos leer y estudiar libros o textos conectados con tribulaciones o pesar, como el libro de Iyob (Job) o Ejá, o algunos pasajes del libro de Yirmiyahu o algún Salmos de Tehiim (por ejemplo, 44, 79, 137), o masejet mo’ed qatán, etc.

TRABAJO

En Tishá b’Av no se recomienda trabajar porque el trabajo distrae nuestra atención del duelo. Abstenerse de trabajar en Tish’á beAb, sin embargo, no es una prohibición formal, sino más bien una tradición que algunas comunidades han adoptado y otras no (minhag hamaqom). La decisión de trabajar o no trabajar durante Tishá b’Av también dependerá de la situación financiera o profesional de cada individuo. En cualquier caso, si por no trabajar en Tishá b’Av uno incurriera en pérdidas económicas significativas o arriesgaría su puesto de trabajo, se le permite seguir trabajando en Tishá b’Av.

TEFILÍN

En Yerushalayim los Sefaradim acostumbran a usar Talit y Tefilín normalmente durante la mañana de Tishá b’Av. Sin embargo, en la mayoría de las comunidades de la diáspora, tanto Sefaradim como Ashkenazim, se acostumbra a no vestir el Tefilin por la mañana, ya que el Tefilín es una señal de honor y distinción: como «una corona» (pe-er) en nuestra cabeza que declara que somos el pueblo elegido por Dios. En la mayoría de las comunidades se viste el Talit y el Tefilín a la tarde para Minjá. En algunas comunidades Sefardíes la tradición es que antes de ir a la Sinagoga por la mañana uno se pone el Talit y Tefilin en casa, dice Qaddesh Li y Shema Israel y luego va a rezar a la Sinagoga.

SHE-ELAT SHALOM

En Tishá b’Av no saludamos a amigos y compañeros como lo hacemos habitualmente, ya que nuestro estado de ánimo es (o debemos llevarlo hacia…) el estado de ánimo de un doliente. Si alguien sin querer o sin saber nos saluda, podemos apreciar el saludo con un respetuoso gesto discreto.

SENTARSE EN EL SUELO

La costumbre general es que durante la lectura de la Meguilat Ejá la gente no se sienta en los bancos de la sinagoga, sino en el suelo, al igual que lo hacen los dolientes durante el shib’a (los primeros siete días de duelo por un ser querido). La costumbre Sefaradí es que en la noche de Tishá b’Av, se apagan las luces de la sinagoga, se enciende solo una vela, todos se sientan en el suelo y literalmente lloran contado los años han pasado desde la destrucción de nuestro segundo Bet haMiqdash. Este año 2020 contaremos 1952 desde la destrucción del Bet haMiqdash, años, ya que según nuestra tradición el Templo fue destruido e incendiado en el año 68 de la era común (en hebreo חיים).

¿Quiénes están exentos de ayunar en Tishá b’Av?

Todos aquellos individuos que gozan de buena salud deben observar el ayuno de Tishá b’Av. Hay algunas excepciones, como se explica a continuación.

MUJERES EMBARAZADAS Y LACTANTES

Al igual que en Yom Kippur, las mujeres embarazadas y lactantes deben observar este día de ayuno. En casos de embarazos complicados o debilidad física, o si la madre embarazada o lactante piensa que el ayuno puede afectar su salud o la salud de su bebé, debe consultar a su médico antes del día de ayuno y proceder según lo que recomiende el médico. Si durante el ayuno una mujer embarazada se siente mal, especialmente si está vomitando o tiene algún síntoma de deshidratación, debe interrumpir el ayuno y beber o comer de inmediato. Sin embargo, los mareos leves y las náuseas que se pueden remediar sentándose o recostándose en una cama se consideran normales y no justifican romper el ayuno.

YOLEDET

Durante los primeros 30 días después del nacimiento o después de un aborto , una mujer está exenta del ayuno del 9 de Av.

JOLE SHEEN BO SAKANA

Las personas con una enfermedad crónica como diabetes o los pacientes con algún tratamiento médico o alguien con fiebre alta o con algún síntoma de deshidratación no deben observar el ayuno. En algunos casos, cuando no es posible ayunar durante 24 horas, se recomienda ayunar desde el amanecer (del jueves 30 de julio) hasta el final del día, como lo hacemos el 17 de Tamuz o el 10 de Tebet.

PERSONAS MAYORES

Los ancianos deben consultar con sus médicos para asegurarse de que el ayuno no afecte su salud. Si el ayuno puede afectar su salud, están exentos (o tienen prohibido) el ayuno.

MENORES DE EDAD

En muchas comunidades Ashkenazies, los niños ayunan durante unas horas durante Tishá b’Av una vez que alcanzan los nueve años de edad, porque es importante hacerles compartir la experiencia del duelo nacional. Según el rabino Obadia Yosef, sin embargo, la costumbre sefardí es que los niños menores de 13 años y las niñas menores de 12 años están totalmente exentos del ayuno. Su razonamiento es que, a diferencia de Yom Kippur, no hay necesidad de que los niños ayunen durante unas horas, porque ayunar en Yom Kippur es parte del proceso de Teshuba (= arrepentimiento, mejorar nuestro comportamiento), pero ayunar en Tishá b’Av se relaciona principalmente con el duelo por la destrucción de nuestro Bet haMiqdash. Y aunque obviamente educamos a nuestros hijos a hacer Teshuba, muchos Sabios entendieron que no estamos obligados a educar a nuestros hijos a hacer duelo por el Templo antes de que tengan la obligación formal de hacerlo (12 o 13 años, קטן פטור מאבלות) . ¿Por qué? Porque esperamos que B ”H este sea el último año que lloramos por no tener nuestro Bet-haMiqdash, y que el próximo año, el duelo por el Bet haMiqdash no será necesario.

¿CÓMO PROCEDER CUANDO UNO NECESITA COMER EN TISHÁ B’AV?

En Yom Kippur, cuando se permite comer por razones de salud, la comida se debe comer en pequeñas porciones. Pero Tishá b’Av es diferente, porque a diferencia de Yom Kippur, no es una conmemoración bíblica. Por lo tanto, cuando por razones de salud uno debe comer en Tishá b’Av se puede comer normalmente. Sin embargo, cuando uno come en Tishá beAv, no debe comer comidas sabrosas o en exceso, sino solo lo que necesite para sentirse bien.

RECOMENDACIÓN PARA REDUCIR EL RIESGO DE DESHIDRATACIÓN

Para reducir el riesgo de deshidratación durante el ayuno, especialmente en áreas donde ahora es pleno verano (en Nueva york hay ahora una ola de calor), hay que hidratar al cuerpo con suficientes líquidos para soportar el ayuno. Pero hay que hacerlo de la manera correcta. Beber una gran cantidad de agua justo antes del ayuno es de poco beneficio. La mayor parte de esa agua que bebemos justo antes del ayuno simplemente saldrá del cuerpo en poco tiempo, generalmente la misma noche de Tishá b’Av. Por lo tanto, en lugar de beber mucha agua de una vez, se debe beber agua en pequeñas cantidades durante las 48 horas previas al ayuno. La cantidad recomendada de agua para beber es de aproximadamente un vaso de 0.200 .0250 litros cada hora durante los dos días previos al ayuno para que la hidratación llegue al nivel celular. Esta es también la recomendación que se les da a los atletas antes de correr un maratón.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo