avatar_default

(JTA) — Los cubrebocas no son sutiles: uno está adornado con la famosa foto de una madre y un niño judíos, con las manos en alto, a punta de pistola de un nazi. Otro muestra una imagen inconfundible de un crematorio de un campo de concentración.

La descripción del producto debajo del cubrebocas de la madre y el niño dice: “Otra imagen atrevida que hace entender sin ser demasiado ofensiva”. Se vende por 12.44 dólares.

Esos cubrebocas y otros similares se venden en línea en HolocaustFaceMasks.com. Otros productos en el sitio presentan fotos de manifestaciones nazis o de un campo de internamiento japonés en EE. UU. Una camiseta vendida en el sitio muestra tres imágenes en orden numérico: primero, un cubrebocas genérico; segundo, una foto de judíos haciendo cola para entrar en un gueto; tercero, una foto de un campo de concentración nazi.

Probablemente entiendas el punto. Pero en caso de que no, el fundador del sitio web explicó su objetivo en la página de inicio. “Nuestro objetivo aquí es proporcionar un recordatorio de lo que puede suceder cuando millones de personas siguen ‘órdenes’ y ‘reglas’ aparentemente inocentes”, dice el sitio. “En los tiempos del [H]olocausto, la gente puede no haber tenido un ejemplo tan reciente del mal para mantenerlos vigilados y cansados ​​[sic] del mal por venir. Nosotros sí”.

El fundador del sitio respondió rápidamente a una consulta de The Jewish Telegraphic Agency. Al identificarse como Tyler Kozdron, dijo que cree que el requerimiento de usar cubrebocas podría conducir a algo como el Holocausto “o incluso algo más siniestro”. Y no se siente mal por decirlo.

“Elegí imágenes del Holocausto porque no podía pensar en un mejor grupo de imágenes para expresar la sensación de que me quitaran todo, y supongo que algunas personas realmente no lo entienden porque todavía no han sentido esa sensación en sus vidas”, escribió Kozdron. “O tal vez simplemente no pueden igualar el sentimiento de usar un cubrebocas, pero yo sí”.

En correos electrónicos posteriores, Kozdron se mostró reacio a decir mucho sobre sí mismo, debido a lo que llamó “las interminables amenazas de muerte que estoy recibiendo”. Pero sí compartió que tiene 28 años, es descendiente de inmigrantes polacos que llegaron a EE. UU. en la época de la Segunda Guerra Mundial, y un extrabajador de una estación de servicio en algún lugar de EE. UU. Su experiencia trabajando en la estación de servicio durante la pandemia, dijo, lo convenció de que las medidas en los EE. UU. para prevenir COVID-19 son fundamentalmente poco serias, porque muchas de las reglas en su lugar de trabajo no tenían sentido para él y no le parecían efectivas.

Entonces, escribió, “pensé, bueno, ¿y si esto ES parte de algo mucho más grande? He leído mucho sobre el Holocausto, entiendo cómo las personas pueden ser manipuladas. Y para mí, personalmente, algo simplemente no está bien aquí”.

Hasta el martes por la noche, Kozdron dijo que había vendido menos de 10 cubrebocas. Los funcionarios de salud pública como los de los CDC recomiendan usar cubrebocas para ayudar a detener la propagación de COVID-19.

Los monitores de antisemitismo están bastante unidos al afirmar que comparar el Holocausto con eventos que no son genocidios es una trivialización inaceptable de la tragedia, y han tenido múltiples oportunidades para presionar el punto en medio de una ola de comparaciones del nazismo con el uso de cubrebocas en los últimos meses. El 5 de julio, Jonathan Greenblatt, el director ejecutivo de la Liga Antidifamación, tuiteó: “Comparar las reglas por COVID-19 con la matanza de millones en el Holocausto es repugnante, incorrecto y no tiene lugar en nuestra sociedad”.

Esta es la primera vez que hace algo así, dijo Kozdron. Y dada la experiencia que ha tenido, probablemente no lo volverá a hacer. Pero no se disculpa. No cree estar trivializando el Holocausto. Él piensa, de hecho, que está “no trivializándolo al traerlo de vuelta a la conciencia en este contexto específico”.

De hecho, dice, son los judíos los que están trivializando el Holocausto.

“Me parece que hay muchos judíos que quieren mantener el Holocausto como una especie de pedestal de virtud para que se arrodillen cuando quieren una oportunidad en sus propias vidas para hablar con alguien más sin miedo a represalias o interrogatorios”, escribió, haciéndose eco de un estereotipo antisemita de que los judíos invocan el Holocausto para protegerse de las críticas. “Si me preguntaras, diría que los judíos que usan constantemente el evento para alentar lo que tengan que decir, es lo que realmente ‘trivializa el holocausto'”.

Y agregó: “Si alguien que estaba dentro de uno de los campos me dijera que está ofendido y que lo que estoy haciendo está muy mal, me disculparía y lo olvidaría todo”.

Mientras tanto, parece bastante decepcionado con los judíos, quienes, escribió, “de todas las personas, pueden estar tan ciegos a lo que está sucediendo en el mundo hoy”.

“Por otra parte”, agregó, “los rumores estereotipados dirían que el pueblo judío está dirigiendo el cambio social”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo