avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- El sueño de Koftan Halabi, fundador de la Asociación de Veteranos Drusos de Israel, comienza a operar este verano en Usfiya.

ANNA AHRONHEIM

El primer Centro de Empoderamiento Druso de Alta Tecnología (DTEC, por sus siglas en inglés) comenzó el 25 de julio en Usfiya, una ciudad y consejo local de mayoría drusa en el norte. Más tarde abrirá sus puertas a más de 140,000 miembros de la comunidad drusa de Israel.

El centro fue el sueño del fundador de la Asociación de Veteranos Drusos Koftan Halabi. Le dará poder a miles de drusos para integrarse en el sector de la alta tecnología en lugar de los habituales campos militares, policiales u otros relacionados con la seguridad, dijo.

Koftan Halabi, presidente de la Asociacion de Veteranos Drusos. (Cortesia)

Halabi fundó la Asociación de Veteranos Drusos en 2009. Desde entonces, ha obtenido becas y ha encontrado trabajo para cientos de jóvenes drusos que, después de ser dados de baja de las FDI, buscaban un empleo significativo, dijo a The Jerusalem Post.

Muchos drusos han tenido éxito en los campos legal, médico y militar, pero Halabi vio la necesidad de presionar para que más drusos entraran en el sector de alta tecnología “ya que todos los israelíes merecen disfrutar de los beneficios de la Nación Start-Up”.

El objetivo de la asociación es aumentar el acceso e integrar plenamente a los veteranos drusos en todos los aspectos de la sociedad israelí, dijo.

DTEC aumentará la motivación de los veteranos drusos para ingresar al mundo de la innovación tecnológica y reducirá significativamente el número de los que abandonan la universidad, dijo Halabi. Proporcionará tutoría y generosa asistencia financiera, agregó.

El centro también alentará a las mujeres drusas a luchar por una carrera en tecnología, algo que pocas han considerado hasta ahora, dijo Halabi.

“DTEC proporcionará las capacidades, mentores y más para que los veteranos tengan éxito en su educación y luego tengan la puerta abierta para empleos y oportunidades que antes estaban cerradas”, dijo.

El centro estará ubicado en la cima de una colina en Usfiya, dijo Halabi, señalando cómo domina el norte de Israel. Tendrá tres pisos de altura, con la primera planta para espacio educativo y administrativo y la segunda para industrias y asociaciones de alta tecnología. El tercer piso, que se construirá cuando estén disponibles los fondos necesarios, se alquilará a pequeñas industrias adicionales y tendrá un restaurante kosher para grupos de visitantes.

Varios funcionarios del gobierno y líderes de la comunidad de alta tecnología de Israel están apoyando el proyecto, dijo Halabi, y agregó que espera reunirse pronto con el Jefe del Estado Mayor General Aviv Kochavi para promover DTEC en el ejército.

El año pasado, la comunidad drusa, una de las minorías más pequeñas de Israel, estaba alborotada por la propuesta Ley del Estado-Nación, y muchos dijeron que rompían la tradicional “alianza de sangre” entre Israel y los drusos.

Los partidarios de la controvertida Ley del Estado-Nación dijeron que consagra los valores judíos y democráticos. Pero los críticos dijeron que discrimina a las comunidades minoritarias como los drusos y los árabes israelíes porque rebaja el idioma árabe de oficial a “especial”.

Al igual que los judíos, los miembros de la comunidad drusa son reclutados en gran número en las FDI, y muchos sirven en unidades de élite. Hay varios oficiales drusos de alto rango, y el primer druso que se convirtió en piloto recibió sus alas en junio de 2019.

Pero desde la controvertida Ley del Estado-Nación, ha disminuido la motivación para servir en unidades de combate, dijo Halabi al Post.

“Nos sentimos traicionados”, dijo, y agregó que, sin embargo, los drusos no dejarían de servir en el ejército de Israel.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo