avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Científicos israelíes están analizando una nueva prueba rápida de detección de coronavirus por medio de enjuague y saliva en cientos de pacientes, que, según sus estudios, tiene un alto nivel de efectividad.

Los científicos han construido una máquina alimentada por USB del tamaño de un cenicero, que tarda solo un segundo en realizar un análisis ligero del enjuague bucal que realiza un paciente.

Están aproximadamente a la mitad de una prueba de 400 personas en el hospital más grande de Israel, el Centro Médico Sheba, y afirman que si los niveles de precisión continúan siendo efectivos, esperan que esté disponible a nivel internacional para fin de año.

El equipo de innovación, con personal del Sheba y la compañía de imágenes Newsight, dice que la tecnología tiene el potencial de reemplazar las actuales pruebas de PCR, las usadas como método estándar para detectar el coronavirus.

El proceso de las pruebas de PCR incluye un proceso de introducción de un hisopo en la nariz y garganta, y requiere un análisis de laboratorio prolongado. Se cree que las pruebas de PCR tienen una precisión de alrededor del 80%.

“Este sistema es muy rápido, barato y parece confiable”, dijo al sitio The Times of Israel el profesor Eli Schwartz, director del ensayo y del Centro de Medicina Geográfica del Centro Médico Sheba. “Es adecuado para la detección masiva, así como para la detección en el aeropuerto, la detección en hogares de ancianos e incluso la detección en el hogar”.

Añadió: “La idea es reemplazar principalmente las pruebas de PCR, especialmente en lugares donde se necesita una detección masiva”. Schwartz dijo que el sistema dará resultados positivos-negativos altamente precisos y que la prueba de PCR solo será necesaria si los resultados están en el límite o si los profesionales médicos necesitan información detallada sobre la carga viral, que su prueba no proporcionará.

Los pacientes harán un simple enjuage bucal con 10 mililitros de un líquido especial luego deben de escupirlo en un tubo. La muestra se coloca en una máquina que la analiza e informa si coincide con el perfil de una muestra infectada con COVID-19.

La máquina, llamada SpectraLIT, no requiere ningún producto químico y no se requieren habilidades médicas para operarla.

Eli Assoolin, director ejecutivo de Newsight, le dijo a The Times of Israel que la máquina proyecta luz a través de la muestra y sobre un chip especial. “Una fuente de luz lo atraviesa y parte de la luz es absorbida y el resto es capturado por los sensores”, dijo.

El proceso se conoce como determinar la “distintivo espectral” de la muestra: la materia refleja diferentes distintivos de luz, según su composición. Las herramientas de inteligencia artificial han hecho posible que los desarrolladores determinen cómo se ve el distintivo del enjuague bucal de una persona positiva a coronavirus, a diferencia del enjuague bucal de cualquier otra persona.

En las semanas previas a la prueba actual, el personal introdujo en el chip datos de distintivos espectrales de numerosas personas cuyo estado de positividad/negatividad ya se conocía.

Los datos recopilados por los sensores para el distintivo espectral de cada persona se ingresaron en un algoritmo, que lo utilizó para construir un perfil de personas infectadas y no infectadas.

Si el nuevo método de detección se generaliza y hace que las pruebas sean más accesibles, como él espera, Schwartz dijo que resultará “salvar vidas” al alertar a las personas para que se aíslen lo más pronto posible.

Assoolin dijo que también resolverá un problema importante de escasez de suministro de PCR. “Hay una gran escasez de kits de prueba de PCR, y nos estamos deshaciendo de la necesidad de estos costosos kits y productos químicos necesarios para el procedimiento”, comentó.

Assoolin dijo que se han presentado patentes para la tecnología a nivel internacional. Virusight Diagnostics, una empresa establecida conjuntamente por el Centro Médico Sheba y Newsight, podría iniciar rápidamente la producción en masa de las máquinas y los materiales para las pruebas, afirmó.

Añadió: “Esperamos que para fines de este año el sistema esté disponible comercialmente para todos, y antes de eso esperamos que se utilice en grandes pruebas pilotos, incluso en aeropuertos”.

El tubo y el enjuague bucal especialmente formulado que se les daría a los pacientes tendría un costo de 25 centavos de dólar. Los desarrolladores dicen que esperan que una vez que las máquinas estén en producción en masa, estén disponibles desde 200 dólares.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo