avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Un estudio sin precedentes de la Universidad de Tel Aviv combina el conocimiento de la escritura humana con la informática de vanguardia para analizar la alfabetización de los judíos en el siglo VII a. C..

The Times of Israel publicó el reportaje de Amanda Borschel-Dan que traducimos aquí completo.

En un nuevo estudio de tiestos de cerámica de 2.500 años de antigüedad, investigadores de la Universidad de Tel Aviv (TAU, por sus siglas en inglés) combinan el anticuado análisis forense policial con algoritmos informáticos de alta tecnología, y concluyen que la alfabetización estaba lo suficientemente extendida como para que el incipiente Pueblo del Libro haya escrito partes de la Biblia en el siglo VII a. C.

“La alta tasa de alfabetización detectada dentro del pequeño bastión de Arad … demuestra una alfabetización generalizada a fines del siglo VII a. C. en los aparatos militares y administrativos judaítas, con la capacidad de componer textos bíblicos durante este período como un posible subproducto”, escriben los investigadores.

Este es el primer estudio que combina fuerzas entre los algoritmos de inteligencia artificial (IA) y el conocimiento forense humano, señalan los investigadores. El estudio, “El examen forense de documentos y el análisis algorítmico de escritura a mano de las inscripciones del período bíblico judío revelan un nivel de alfabetización significativo”, se publicó el 9 de septiembre en la prestigiosa revista en línea PLOS.

El estudio combina métodos de imágenes de alta resolución y algoritmos informáticos complejos con análisis de escritura policial confiable para demostrar que los 18 textos examinados tuvieron no menos de 12 autores diferentes alrededor del año 600 a. C.

Un tesoro de unos 100 ostraca (tiestos de cerámica con inscripciones) fueron desenterrados en una excavación de la década de 1960 de una pequeña y remota fortaleza militar en Tel Arad en el Néguev. Los tiestos se utilizaron para la correspondencia diaria entre los amos de suministros militares, y en su mayoría estaban dirigidos a una persona llamada Elyashiv, que se cree que es el intendente de la fortaleza.

Inscripciones en hebreo antiguo que datan de hace 2.500 años descubiertas cerca de Arad. (Universidad de Tel Aviv / Michael Cordonsky, Autoridad de Antigüedades de Israel)

Como era de esperar, la mayor parte del lenguaje trata con palabras que se centran en alimentos y pedidos de envío, pero una inscripción incluye “el Rey de Judá” y otra dice, “la casa de YHWH”, que los autores hipotetizan se refiere al Templo en Jerusalén.

Si bien el alijo ha sido estudiado en profundidad por académicos desde su descubrimiento, en 2017 nuevas técnicas de imágenes multiespectrales desarrolladas por un equipo de matemáticos aplicados, arqueólogos y físicos de TAU, codirigidos por el profesor de arqueología Israel Finkelstein y el profesor de física Eli Piasetzky, reveló nueva escritura paleohebrea antigua adicional en tiestos previamente “en blanco”.

Para esta investigación adicional, ahora sobre la autoría de los textos de los tiestos, los científicos de la Universidad de Tel Aviv llamaron a los grandes: la especialista forense en escritura Yana Gerber, quien ha trabajado durante 27 años en el Laboratorio de Documentos Cuestionados de la División de Identificación y Ciencias Forenses de la Policía de Israel, y en la Unidad de Investigaciones Criminales Internacionales de la policía.

La especialista forense en caligrafia Yana Gerber trabajó durante 27 años en el Laboratorio de Documentos Cuestionados de la Division de Identificacion y Ciencias Forenses de la Policia de Israel y en la Unidad de Investigaciones Criminales Internacionales de la policia. (Yana Gerber)

La especialista forense en caligrafia Yana Gerber trabajo durante 27 años en el Laboratorio de Documentos Cuestionados de la Division de Identificacion y Ciencias Forenses de la Policia de Israel, y en la Unidad de Investigaciones Criminales Internacionales de la policia. (Yana Gerber)

“Este estudio fue muy emocionante, quizás el más emocionante de mi carrera profesional”, dijo Gerber en un comunicado de prensa. “Estas son antiguas inscripciones hebreas escritas con tinta sobre fragmentos de cerámica, utilizando un alfabeto que antes no me era familiar. Estudié las características de la escritura para analizar y comparar las inscripciones, mientras me beneficiaba de las habilidades y conocimientos que adquirí durante mi licenciatura en arqueología clásica y griego antiguo en la Universidad de Tel Aviv”.

Además de las contribuciones de Gerber, el equipo incluyó dos “algoritmos mejorados de identificación de escritores”, que también se probaron en el ostraca de Arad. Mientras que el análisis informático solo identificó de cuatro a siete autores frente a los 12 de Gerber, según el artículo de PLOS, no hay casos en los que las investigaciones forenses y algorítmicas hayan llegado a conclusiones contradictorias.

¿Quién pudo haber escrito la Biblia y cuándo?

La pregunta de investigación básica formulada por los coautores de PLOS, el Dr. Arie Shaus, Shira Faigenbaum-Golovin, el Dr. Barak Sober, Gerber, Piasetzky y Finkelstein rodea el largo debate sobre cuándo se escribió la Biblia, específicamente los libros de Deuteronomio, Joshua, Jueces, Samuel y Reyes. Hay una escasez de textos escritos después de la conquista babilónica del 586 a. C., lo que lleva a los investigadores a preguntarse si la alfabetización realmente estaba lo suficientemente extendida en ese momento como para permitir la composición de los textos sagrados altamente estilizados.

Estos ostraca, que datan de un período de tiempo similar a la conquista de Babilonia, ilustran que incluso en Tel Arad, un pequeño puesto militar en la frontera sur del Reino de Judá que albergaba entre 20 y 30 soldados, hay indicios sólidos de una multitud de escribas.

Las letras inscritas en ceramica, conocidas como ostraca, desenterradas en una excavacion de un fuerte en Arad, Israel, y que datan de alrededor del año 600 a. C., poco antes de la destruccion de Jerusalen por Nabucodonosor, en el Museo de Israel en Jerusalen, el martes de abril. 12 de diciembre de 2016. (Foto AP / Dan Balilty)

Los ostraca de Tel Arad se encuentran hoy en varios lugares, incluida una exhibición prominente en el Museo de Israel, el Museo Eretz Israel, el Instituto de Arqueología Sonia y Marco Nedler de la Universidad de Tel Aviv y los almacenes de la Autoridad de Antigüedades de Israel en Beit Shemesh, todos los cuales permitieron el acceso de Gerber.

La nueva información de autoría discernida por la especialista forense Gerber ya ha cambiado las percepciones de los investigadores sobre la correspondencia.

“Un experto en análisis de escritura a mano sabe no solo cómo detectar las diferencias entre escritores con mayor precisión, sino que en algunos casos también puede llegar a la conclusión de que varios textos fueron escritos por una sola persona”, dijo el autor principal Shaus en un comunicado de prensa. Después de ver las conclusiones de Gerber, el equipo elaboró ​​un “diagrama de flujo de la correspondencia relativa a la fortaleza militar, quién escribió a quién y sobre qué asunto”, que arroja luz sobre la cadena de mando del ejército judío.

Doctor en Matematica Aplicada de la Universidad de Tel Aviv Dr. Arie Shaus. (cortesia)

“Por ejemplo, en el área de Arad, cerca de la frontera entre los reinos de Judá y Edom, había una fuerza militar cuyos soldados se conocen como ‘Kittiyim’ en las inscripciones, muy probablemente mercenarios griegos”, afirmó Shaus. “Alguien, probablemente su comandante judío o su oficial de enlace, solicitó provisiones para la unidad Kittiyim. Le escribe al intendente de la fortaleza de Arad “dale harina, pan, vino a los Kittiyim”, etc. Ahora, gracias a la identificación de la caligrafía, podemos decir con alta probabilidad que no solo había un comandante judío escribiendo, sino al menos cuatro diferentes. Es concebible que cada vez que se enviaba a otro oficial a unirse a la patrulla, se turnaban”.

Del mismo modo, según el artículo de PLOS, hay al menos tres escritores entre los 20-30 militares estacionados en la remota fortaleza de Arad. A partir de esto, y del simple hecho de 12 autores para 18 textos, el coautor Sober extrapola que había una alta densidad per cápita de oficiales alfabetizados.

“Las filas de mando y los oficiales de enlace en el puesto de avanzada, e incluso el intendente Elyashiv y su adjunto, Nahum, sabían leer y escribir. Alguien tenía que enseñarles a leer y escribir, por lo que debemos asumir la existencia de un sistema educativo apropiado en Judá al final del período del Primer Templo”, dijo Sober.

Ejemplos de dos ostraca hebreos de Arad. El mal estado de conservacion, que incluye manchas, grietas y texto borroso, es evidente. Los tiestos de arcilla son significativamente diferentes en forma, tamaño, tipo de arcilla y en su letra. (Yana Gerber y la Autoridad de Antigüedades de Israel)

Advirtió que no está postulando que haya una alfabetización casi universal, como la que se ve en la sociedad israelí contemporánea, sino que “una parte significativa de los residentes del reino de Judá sabían leer y escribir”.

Sin embargo, como dice el artículo, “escritos generalizados dentro de las burocracias militares, religiosas y civiles insinúan la existencia de un sistema educativo apropiado en Judá al final del período del Primer Templo”.

El arqueólogo israelí líder Finkelstein dijo que, si bien las discusiones anteriores sobre el judahita han consistido en “argumentos circulares” basados ​​en la evidencia de los escribas que se encuentran en la Biblia, “hemos cambiado la discusión a una perspectiva empírica”.

Excavaciones en Tel Arad en el desierto del Neguev vistas el 16 de marzo de 2006. (CC BY-SA Wikimedia commons)

“Si en un lugar remoto como Tel Arad hubo, en un corto período de tiempo, un mínimo de 12 autores de 18 inscripciones, entre la población de Judá, que se estima en no más de 120,000 personas, significa que la alfabetización no era del dominio exclusivo de un puñado de escribas reales en Jerusalén. El intendente del puesto de avanzada de Tel Arad también tenía la capacidad de leerlos y apreciarlos”, dijo Finkelstein.

Sin embargo, esta alfabetización puede haber sido de corta duración: el artículo afirma que “a juzgar por los datos arqueológicos, la destrucción de Jerusalén por Nabucodonosor en 586 a. C. provocó el declive, si no el cese de esta importante actividad literaria hebrea en las tierras altas del sur durante los siguientes cuatro siglos”

Tras la pista de un escriba

Incluso los primeros estudios de la ostraca de Arad apuntaron a diferentes autorías. De manera algo divertida, un ejemplo muy conocido ve a un escriba confundir las letras “peh” y “bet” en el fragmento Arad 28, y como resultado una palabra para el hebreo “alma” o “nefesh” se escribió incorrectamente como lo que podría ser leído como “nebbish” (en yiddish, hombre débil). Otros tiestos no incluyeron este cambio de letra y presumiblemente fueron escritos por otra mano.

Los 16 tiestos inscritos en particular fueron elegidos debido a su “relativa claridad y potencial para la reconstrucción de la letra”, según el artículo de PLOS. Dos de los tiestos tenían inscripciones en ambos lados, por lo que se cuentan como dos textos cada uno.

Para obtener una mirada de 360 ​​grados a los 18 textos, Gerber dijo que profundizó en los detalles microscópicos de las inscripciones escritas por estos judíos del Primer Templo, “a partir de cuestiones rutinarias como las órdenes relativas al movimiento de soldados y el suministro de vino, aceite y harina, a través de correspondencia con fortalezas vecinas, a órdenes que llegaban a la fortaleza de Tel Arad desde los altos rangos del sistema militar judío.

“Tuve la sensación de que el tiempo se detenía y no había una brecha de 2.600 años entre los escritores de la ostraca y nosotros”, dijo Gerber.

Gerber explicó que la escritura a mano se compone de patrones de hábitos inconscientes que son únicos para cada persona y es una especie de “huella digital” del autor. Claramente, no todos los caracteres escritos por la misma persona son idénticos, ni una persona copiaría el mismo texto de manera idéntica. “Por lo tanto, el análisis forense de escritura a mano tiene como objetivo rastrear las características correspondientes a individuos específicos y concluir si un solo o más bien [múltiples] autores diferentes escribieron los documentos dados”.

Dijo que el examen de escritura a mano se divide en tres procesos: análisis, comparación y evaluación. Durante el análisis, realiza un examen holístico de cada inscripción individualmente y traza los rasgos característicos, como el espaciado entre letras, sus proporciones y la inclinación. En la etapa de comparación, contrasta las “huellas dactilares” en varios textos manuscritos diferentes.

“Se identifican patrones consistentes, comunes para diferentes inscripciones; es decir, las mismas combinaciones de letras, palabras, puntuación”, dijo. En la etapa final, Gerber evalúa la “identidad o distinción” entre las muestras.

Estas mismas técnicas se utilizan hoy en día, en investigaciones policiales con consecuencias potencialmente más nefastas.

“Cabe señalar que, según un fallo de la Corte Suprema de Israel, una persona puede ser condenada por un delito basándose en la opinión de un experto en escritura forense”, dijo Gerber.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo