avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Según los informes, la familia real de Arabia Saudita está dividida respecto a los posibles vínculos futuros con Israel tras los acuerdos históricos con los Emiratos Árabes Unidos y Baréin, informó el viernes el Wall Street Journal.

El príncipe heredero de Arabia Saudita parece estar a favor de la medida, que podría brindar oportunidades comerciales y coordinación sobre Irán, pero el rey está firmemente comprometido con la demanda palestina de un estado.

Según el informe, el rey Salman bin Abdulaziz ha entrado en conflicto con su hijo, el líder de facto, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, y se dice que este último está a favor de la medida.

El periódico informó que el monarca sigue comprometido con un boicot a Israel, junto con una postura firme a favor de la demanda palestina de un estado independiente, mientras que el príncipe heredero está abierto a la normalización con el estado judío y las oportunidades comerciales que podría traer como coordinación pública en la lucha contra Irán, publicó The Times of Israel.

Arabia Saudita, Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Baréin comparten a Teherán como enemigo común y mantienen estrechos vínculos con Washington.

El presidente de EE UU, Donald Trump, junto al rey Salman de Arabia Saudita. B. ALGALOUD GETTY IMAGES

Según el informe, citado por las noticias del Canal 13, el príncipe heredero conocía de antemano las negociaciones de Israel con los Emiratos Árabes Unidos y Baréin, pero no le dijo a su padre por temor a que intentara sabotear los esfuerzos, una medida que enfureció al rey. Bin Salman supuestamente sabía que la oposición pública de su padre a un acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos podría dificultar las negociaciones.

El rey ordenó a su ministro de Relaciones Exteriores que declarara una vez más el compromiso del reino con el establecimiento de un estado palestino y uno de los asociados del rey escribió un artículo en un periódico de propiedad saudí en el que reiteró la posición pro palestina de la casa real, informó el sitio de noticias Walla, citando el informe del Wall Street Journal.

El artículo también insinuaba que los EAU deberían haber presionado a los israelíes para que hicieran más concesiones respecto a los palestinos.

Bajo la Iniciativa de Paz Árabe de 2002, formulada por el ex rey Abdullah de Arabia Saudita, los estados árabes acordaron forjar lazos con Israel solo después de llegar a un acuerdo con los palestinos basado en las líneas del armisticio de 1967.

Arabia Saudita guardó un notable silencio tras el anuncio de un acuerdo de normalización entre Israel y Baréin. Pero Baréin se considera un estado cliente de su vecino y aliado cercano Arabia Saudita, y no es probable que el pequeño estado del Golfo haya avanzado hacia la normalización sin la aprobación de Riad.

El primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han indicado que varios países más podrían estar en línea para establecer relaciones abiertas en un futuro próximo y el jefe de la agencia de espionaje Mossad de Israel, Yossi Cohen, indicó en una entrevista transmitida el miércoles que Arabia Saudita podría estar en línea para normalizar los lazos con Israel, mientras se niega a comentar si se había reunido con los gobernantes del reino árabe.

El jefe del Mossad Yossi Cohen habla en una conferencia cibernetica en la Universidad de Tel Aviv el 24 de junio de 2019 (Flash90).

Cohen ha sido citado como figura clave en los Acuerdos de Abraham patrocinados por Estados Unidos con Abu Dabi y Manama, firmados en una ceremonia festiva en la Casa Blanca el martes. Según los informes, Cohen viajó a los estados del Golfo en numerosos viajes secretos en los últimos años para estrechar lazos clandestinos con las naciones árabes.

Cuando se le preguntó si la principal potencia regional de Arabia Saudita podría actuar para hacerlo en el futuro previsible, Cohen respondió: “Creo que podría suceder”. Y cuando le preguntaron si se había reunido con el príncipe heredero, sonrió y dijo: “Me gustaría no comentar sobre ese punto”.

Trump dijo el martes que esperaba que Arabia Saudita normalizara las relaciones con Israel luego de la medida diplomática tomada por Baréin y los Emiratos Árabes Unidos.

También dijo que creía que unos cinco o seis países estaban en el camino hacia la paz con Israel, y luego ese mismo día revisó ese número a nueve naciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con el principe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, durante la cumbre de lideres del G20 en Osaka, Japon, el 28 de junio de 2019. (REUTERS / Kevin Lamarque)

Cuando se le preguntó si esperaba que Arabia Saudita siguiera a los Emiratos Árabes Unidos y Baréin, Trump dijo: “Sí. Hablé con el rey de Arabia Saudita”, y agregó que llegaría “en el momento adecuado”.

El New York Times a principios de este mes citó a funcionarios anónimos de la administración Trump que han estado presionando a los saudíes para que reconozcan a Israel diciendo que esta posibilidad sigue siendo remota en el mejor de los casos por ahora.

Abrir lazos oficiales con Arabia Saudita sería un logro histórico para Israel y marcaría un cambio significativo en la región. Sin embargo, los saudíes no se han comprometido, a pesar del apoyo a la normalización de Washington y los intereses compartidos con Israel.

En lo que se consideró un importante paso adelante, Arabia Saudita permitió que aviones israelíes atravesaran su espacio aéreo el mes pasado.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo