avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Cuando uno empieza a respetar las fiestas judías, hay dos días que pueden causar confusión. Estos son Sheminí Atzeret y Simjat Torá, primeramente ocurren después de Sucot en octavo día de la semana, sin embargo se nos dice que son una festividad aparte y no en sí la conclusión de Sucot. Por si fuera poco en Israel Sheminí Atzeret y Simjat Torá se celebran en el mismo día, mientras que en la diáspora son dos días distintos, para mucha gente, a veces no queda claro qué es lo que estamos festejando, qué día es realmente Simjat Torá y cuál Sheminí Atzeret y si realmente son dos festividades distintas o la misma.

La diferencia entre ambas

La primer diferencia es el origen mismo de las festividades Sheminí Atzeret es una festividad que aparece en la Torá y que D-os le pide al pueblo judío festejar. Las condiciones de la misma están delimitadas por el Talmud y se encuentra en todos los textos clásicos. Simjat Torá por su lado es una tradición que se hizo popular con el tiempo y a la larga tuvo más fama que la misma festividad, sin embargo, no aparece ni en la Torá, ni en el Talmud. Sabemos que surgió en Babilonia y con el tiempo se extendió a todas las comunidades judías, sin embargo, antes de ello no era obligatorio celebrarla.

El origen de Simjat Torá

Simjat Torá es una tradición en donde celebramos la alegría de la Torá. Lo hacemos sacando los rollos de Torá de las arcas y bailando con ellos en círculos, mientras se canta y se reparten dulces a los niños. También celebramos haber terminado el ciclo de lectura anual de la Torá, por lo cual también en algunos lugares se acostumbra dar aliot (lecturas) a todos los presentes, grandes y chicos por igual.

Esta tradición no siempre existió y únicamente se celebraba en las comunidades judías de Babilonia. No se sabe a ciencia cierta si siempre existió la lectura pública de la Torá, hay fuentes que aseguran que dicha obligación fue establecida por Moisés mismo y existe desde ese entonces, sin embargo, hay quien duda de su veracidad. Lo que si es seguro es que Ezra estableció la lectura pública de la Torá durante los días Lunes y Jueves. Sin embargo, el orden de dicha lectura y los pasajes que debían ser leídos no fueron establecidos. Por lo cual cada comunidad arreglo el ciclo de lecturas conforme a su preferencia.

En los centros judíos más importantes (Israel y Babilonia) surgieron dos sistemas distintos. En Israel la Torá se dividía en 150 partes para completar la lectura pública de la misma cada tres años, mientras que en Babilonia se dividió en 54 partes para ser leída cada año (exceptuando los Sábados que coinciden con otras festividades) y se escogió el segundo día de Sheminí Atzeret para terminar de leerla; de esta forma los pasajes del Deuteronomio que hablan del arrepentimiento la corrección y la esperanza serían leídos durante los días cercanos a Rosh Hashaná y Yom Kipur. Cada comunidad escogió su propia forma de celebrar la lectura y se hacía en la fecha en que la Torá terminaba de leerse.

¿De dónde surge la confusión?

En la diáspora las festividades judías que aparecen en la Torá (exceptuando YomKipur) se celebran dos días consecutivos, mientras que en Israel se festeja un sólo día. Cuando la tradición de Babilonia se volvió popular en Israel y se convirtió en una tradición que todas la comunidades empezaron a seguir la celebración de Simjat Torá (bailar con la Torá para festejar el ciclo de lecturas) empezó a hacerse en el único día que se festejaba Sheminí Atzeret. Por lo cual las dos celebraciones se juntaron: la festividad de la Torá por la cual prendemos velas, hacemos kidush y nos abstenemos de trabajar y la celebración con la cual festejamos la alegría de la Torá. Por eso la gente popularmente empezó a llamarle al día de Sheminí Atzeret “Simjat Torá” aunque en esencia fueran festejos diferentes. Ello también impacto en la diáspora, pues al segundo día de Sheminí Atzeret se le empezó a llamar también “Simjat Torá”

¿Por qué se escogió Sheminí Atzeret?

La tradición de Simjat Torá es muy extraña pues le roba popularidad y solemnidad a la fiesta que la Torá marca. En ningún otro lado vemos que una costumbre suplante, se empalme o tenga prioridad sobre algún festejo marcado por la Torá. Generalmente este tipo de festejos o tradiciones se posponen precisamente para no quitarle seriedad o fama a la festividad. Por ejemplo, se hace el calendario especialmente para que las festividades no coincidan con Shabat y si algún ayuno se empalma con Shabat mismo éste se pospone. En este caso particular los sabios no sólo no decidieron posponer la celebración de “Simjat Torá” para darle respeto a Sheminí Atzeret, sino que activamente escogieron uno de los días de la festividad, que en teoría deberían ser dedicados a ella para hacerlo.

La respuesta radica en la naturaleza misma de la festividad. Como explicamos en el artículo pasado (Sheminí Atzeret y la importancia de la alegría en la relación con D-os) en Sheminí Atzeret se festeja la preservación del espíritu de Israel. Así como en Sucot celebramos que D-os protegió y dio sustento al pueblo judío en su travesía por el desierto, en Sheminí Atzeret festejamos que D-os mantenga vivo el espíritu de Israel; que de vida constantemente a la Torá a través de las generaciones y que el hombre pueda siempre acercarse a Él y procurar tener una relación con D-os. Simjat Torá celebra la alegría de la Torá, a diferencia de Shavuot no estudiamos de ella sino bailamos con ella, celebramos la relación con D-os y la cercanía que establece con nosotros a través de su Torá. Sheminí Atzeret también, al final la tradición popular adorna el mandato divino.

avatar_default

Aranza Gleason se define a sí misma como una judía en el exilio. Nació con una raíz divida como su poeta favorita; busca y ama al judaísmo, pero como a los personajes que lee, éste, también se le escapa de las manos como el agua. Para hablar de Torá y mitzvot se basa en textos de rabinos ortodoxos, experiencias personales y clases a las que asistió. En cambio, para hablar de historia y cultura judaica trata de observar todo lo que hay; desde lo más hereje hasta lo más sagrado. Sabe que judaísmo encuentra en todos los rincones de la Tierra y se vive con todos los colores de la luz. Cuando escribe busca compartir y busca encontrarse. Espera profundamente que sus textos sirvan para que una persona descubra algo que le era desconocido y lo disfrute.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo